“Hay que enseñar que está bien que una mujer quiera hacer robótica”: Lucesita Méndez, gerente de Ingeniería para VMware

Publicado el 17 Mar 2022

Mujeres en Tecnología
Lucesita Méndez, gerente de Ingeniería para el Norte Latinoamérica de VMware

Lucesita Méndez nació en Puerto Rico, es la Gerente de Ingeniería de Soluciones para el Norte de Latinoaméric en VMware. Tiene 2 licenciaturas en Ingeniería Informática y Marketing y una Maestría en Gestión de Tecnología. Es la primera mujer puertorriqueña ingeniera para Latam en VMware. Cuenta con más de 18 años de experiencia en la industria de la tecnología y desarrollo de negocios.

Desde muy joven ha sido la única mujer en el entorno laboral. Por eso, Lucesita Méndez ha sido nombrada ‘Ingeniera del año’ y premiada como la ‘Mejor Ingeniera de la Región’. Como ejecutiva fue reconocida varias veces como ‘Líder de las Américas’. Por su trabajo comunitario recibió el premio Gobernador de Puerto Rico, al dirigir y establecer varias fundaciones sin fines de lucro para terminar con la crueldad animal en ese país. Méndez también ha sido embajadora de mujeres en tecnología en Latam para VMware, siendo reconocida como principal oradora en países como Perú, Surinam, Costa Rica, Panamá, Puerto Rico, República Dominicana, entre otros.

Gracias a su esfuerzo y dedicación, Lucesita se ha convertido en un ejemplo para muchas mujeres de la región. En entrevista para ImpactoTIC, y como parte del especial sobre #MujeresEnTecnología, nos habló de su trayectoria, de su labor para impulsar la participación de las mujeres en este sector, y de cómo se pueden cerrar las brechas de género.

Cuéntenos cómo ha sido su experiencia y camino en el sector de la tecnología

Soy natural de Puerto Rico, actualmente vivo en Miami. Mi rol para VMware es atender el Norte de Latinoamérica para un grupo supremamente diverso, conformado por 15 ingenieros e ingenieras de toda Latinoamérica. Ha sido una tarea y una experiencia muy bonita, son diferentes culturas, géneros, experiencias y clientes.

Estudié Ingeniería y desde los 16 años ya estaba en este sector. Siempre que yo entraba a los salones de clase, miraba a mi alrededor y decía: “Este año va a ser distinto”; volvía de nuevo y miraba a mi alrededor y repetía: “Este año va a ser distinto”. Con distinto, me refería a que probablemente era la única mujer tomando clases de ingeniería, de computación, de matemáticas. Al pasar de los años fueron ingresando más mujeres, entonces me sentí más a gusto con el tema.

Para mí fue un reto poder verme y probarle a una comunidad que lo que yo estaba estudiando, lo que estaba ejerciendo y lo que yo iba a decir sobre todas las cosas era relevante. Eso siempre fue algo muy retador para mí desde la universidad, mi vida profesional y hasta hoy.

Terminé mis estudios, y obtuve mi primer trabajo profesional para el gobierno de Puerto Rico, ahí tuve una oportunidad muy bonita, porque era un rol muy técnico, no era tan ejecutivo como el que tengo ahora. Allí me tocaba usar herramientas, tirar cableado, montarme en una escalera. Siempre era una lucha, no negativa, sino que era una lucha de todo el tiempo mostrar y probar que yo podía hacer ese trabajo. Mis compañeros me querían ayudar pero siempre les decía: “Yo me puedo subir en esa escalera, agradezco que seas un caballero, pero yo quiero hacerlo”.

Con los años fui evolucionando en mi carrera, fui abriéndome espacio de lo técnico al apoyo de la empresas, hasta llegar a apoyo al cliente. En todo este proceso siempre fui la única mujer en el equipo de ingenieros. Yo era parte del ‘boys club’ como se nos llamaba, y yo creo que ellos mismos también aprendieron a entender que era importante darles la oportunidad a las mujeres.

Con mi equipo de trabajo buscamos llevar soluciones más en temas de innovación. Llevo 18 años en el campo de la tecnología. Entre mis pasiones está llevarle mensajes a la comunidad, específicamente con el tema de la diversidad y la inclusión, enfocada en el tema de la mujer. ¿Por qué el tema de la mujer? Porque yo creo que es un tema muy válido al igual que otros grupos que son minoría. Yo creo que el rol de la mujer es bien importante no solo en el tema de la comunidad sino también de las empresas, en los equipos de trabajo. Nosotras las mujeres tenemos un montón de ideas, somos creativas, y eso si lo mezclamos con otros colegas hombres hacemos una colaboración espectacular.

Usted fue la primera mujer ingeniera en VMware y también se ganó el premio de mujer ingeniera en América Latina. Háblenos de esos 2 reconocimientos tan importantes.

Para ese entonces yo estaba trabajando como contribuidor individual, no tenía el rol de gerente. Fui seleccionada Ingeniera del Año y como única mujer de toda América Latina. Me gané el premio por mi desempeño con los clientes y la forma como yo llevé los negocios. En ese momento se sentó un buen presente dentro de la compañía y en Latinoamérica. Ahora en VMware hay un programa enfocado a la diversidad y la inclusión.

De ahí en adelante comenzamos a tener mucho más movimiento de mujeres en Latinoamérica dentro de VMware. Eso también me ayudó a seguir llevando el mensaje como embajadora de VMware en temas de diversidad e inclusión. Fue muy bonito porque me dio la oportunidad de llegar a países de América Latina como Perú, Colombia, Costa Rica, Centroamérica. Hice muchas charlas incentivando a las mujeres a que era posible tener un rol técnico y un rol también ejecutivo.

Ya cuando pasé a mi rol ejecutivo, me dieron el premio de Gerente del Año y de Mujer Emprendedora. A su vez, eso ayudó a que yo formara un equipo de trabajo enfocado en diversidad e inclusión, y comenzamos un proyecto en Centroamérica con un enfoque en la educación. Fuimos a diferentes universidades y realizamos un evento que le llamamos el ‘VMware TechDay’ donde diferentes estudiantes pueden participar de nuestras charlas. También había un espacio de participación para las mujeres, las ayudamos a hacer su currículo para que sea atractivo para empresas multinacionales como la nuestra. Ya llevamos 6 años con esa actividad, y la hemos replicado en otros países de la región como Colombia.

Con todo ese camino recorrido, ¿cómo ve la participación de la mujer en cargos relacionados con tecnología?

Todavía falta mucho por hacer. Estaba viendo las estadísticas que publicó el ministerio de Tecnología de Colombia, y se vé todavía la gran brecha que hay entre las chicas que están optando por estudiar carreras asociadas a tecnología vs. con las del hombre, es una brecha entre el 5 o 6 %. Disminuyó entre el 2017 y 2018, quizás porque en esos años se estaba empezando a crear más fuerza en el tema de inclusión.

Indudablemente falta todavía, no hemos llegado a más de un 30 % de participación de las mujeres en el campo de la tecnología, de la ciencia y las matemáticas. Usualmente a la mujer se le vé más en campos de la salud o la educación. En cambio, en los campos de Stem (ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas) todavía falta mucho camino. Eso le corresponde a cada país y a cada empresa como la nuestra de crear conciencia y abrirse a la participación.

Actualmente hay varios casos de empresas que prefieren contratar hombres porque no se quieren enfrentar a temas complejos como la maternidad, los permisos o tiempos que necesitan las mujeres que tienen hijos. Eso ya tiene que evolucionar, con el trabajo remoto ha sido bien visto que se puede trabajar, estudiar y que se puede hacer una vida totalmente digital y remoto.

Ahora estamos entrando en esa otra etapa que era justa y necesaria donde las empresas están viendo el valor añadido de tener una mujer en una mesa de trabajo en conjunto con otros colegas, eso les agrega mucho valor.

Lucesita Méndez, gerente de Ingeniería para el Norte Latinoamérica de VMware

Desde su experiencia, ¿cómo motivar a niñas y jóvenes a que estudien carreras Stem?

Todo parte de la premisa de la educación, cada país debe hacer muchos esfuerzos en la educación y proveer programas que sean atractivos para las chicas. Hay que enseñar que está bien que la chica maneje una herramienta, está bien que pueda manejar una computadora y trabajar y hacer robótica. Creo que es un tema también cultural del país.

Yo pienso que el miedo es algo que está en la conciencia, en la mente, pero si uno tiene algo que le apasiona, que le encanta, hay que atreverse a experimentar.

Si hay chicas que a lo mejor no se atreven, miren a otras que están ahí afuera, miren a otras mujeres que hacen cosas gratificantes. Inspírense, miren, lean para que vean que realmente se puede hacer la diferencia. No hay que tenerle miedo al qué dirán, no piensen en que no lo pueden hacer. El ‘yo no puedo’, eso hay que sacarlo del medio.

Lucesita Méndez, gerente de Ingeniería para el Norte Latinoamérica de VMware

Yo aplico mucho lo de la actitud. A veces uno no se lo sabe todo, pero si tú tienes una muy buena actitud porque quieres echarle ganas, con la actitud tú te armas de mucho valor y haces las cosas. Lleven sus logros a sus casas, no hay mejor aliado que su familia, sus familias son los mejores porristas que van a estar ahí ayudándolos.

¿En algún momento se ha enfrentado a algún obstáculo por el simple hecho de ser mujer?

Yo tuve la fortuna de tener una familia que me apoyaba en todo y creía en mí desde muy niña. Fui la primera jugadora de béisbol de mi pueblo, en un equipo de solo niños. Yo lo quería porque me apasionaba el deporte, y mis papás me apoyaron. De ahí parte todo, por eso digo que lleven sus logros a su hogar que esa será la mejor fuerza.

¿Que si he pasado retos? Sí, muchísimos. Aunque no me han dicho directamente que porque eres mujer no eres relevante, sencillamente a veces no me ponen de relevante en las conversaciones. Me ha pasado con clientes que me ven y por ser mujer piensan que no es relevante lo que voy a decir y redirigen la conversación hacía un hombre.

Es bien importante tener aliados a tu alrededor, a mí me ha ayudado que cuando suceden esos momentos, mis compañeros les digan que la persona que va a dar la conversación o la charla es Lucesita. Por eso, lo más importante es creer en ti, desarrollar esas destrezas y fortalezas, hay que auto descubrirse. Sigan y nunca paren, porque las que le ponen empeño serán muy exitosas.


Foto Principal: ThisIsEngineering en Pexels.

¿Qué te ha parecido este artículo?

Laura Suárez Bernal
Laura Suárez Bernal

Comunicadora social y periodista. He trabajado en periodismo digital y 'social media', y tengo experiencia en periodismo de investigación y de datos. Ganadora del premio Accenture al periodismo 2022 en la categoría Negocios y Tecnología. Realicé un diplomado en periodismo de investigación con el CIDE México y la Fundación Ford.

email Sígueme en

Artículos relacionados

Artículo 1 de 4