Fuente controversial de energía: ¿Las hidroeléctricas son realmente energía renovable?

Publicado el 11 Ene 2023

Hidroelectrica foto principal
Por Laura Juliana Guerrero Guerrero. Ecóloga con énfasis en ilustración científica y naturalista. Con experiencia en escritura científica, elaboración de proyectos socioambientales, educación ambiental y divulgación de la ciencia.
Por Laura Juliana Guerrero Guerrero. Ecóloga con énfasis en ilustración científica y naturalista. Con experiencia en escritura científica, elaboración de proyectos socioambientales, educación ambiental y divulgación de la ciencia.

“Esta energía se caracteriza por tener algunas desventajas de tipo económico, logístico y ambientaL. Sin embargo, frente a estas limitaciones, hay muchos beneficios por considerar”.

Esto aseguró Hever Chaves, Ingeniero químico y magíster en ingeniería con énfasis en energías alternativas en Entrevista con Impacto ECO.

¿Qué son las energías renovables?

La energía hidroeléctrica se considera como renovable ya que es inagotable mientras el ciclo del agua siga funcionando. Además, representa alrededor del 16 % de la producción mundial de electricidad, más que todas las demás energías renovables juntas.

Son muchas las controversias frente a los beneficios e impactos de las hidroeléctricas. A continuación señalamos los impactos positivos y negativos de esta tecnología.

Son derivadas de fuentes naturales que se renuevan constantemente y se encuentran de forma abundante a nuestro alrededor. Como ejemplos están la luz del sol, el viento o incluso los caudales de agua. Estos últimos dan origen a la energía hidroeléctrica que funciona a partir de la energía cinética generada por el ciclo natural del agua para producir electricidad.

Impactos positivos:

Central hidroelectrica. Imagen: Russmac en Pixabay
Central hidroeléctrica. Imagen: Russmac enPixabay.
  1. Reducción de la huella ambiental: Evita el uso de combustibles fósiles, reduce las emisiones de CO2 y la producción de gases efecto invernadero (GEI) y partículas que alteran el clima. Aunque mucha gente alega que en los embalses se descomponen residuos orgánicos que producen metano. No obstante, se dice que dichas emisiones son prácticamente insignificantes en comparación con los combustibles fósiles.

2. Ruta hacia la autosuficiencia energética: No se depende de fuentes de combustibles internacionales por lo que se reducen las costosas importaciones que se reemplazan con el recurso abundante y gratuito que nunca se agotará -ciclo del agua-, lo cual también es controversial por que el recurso como tal si es finito.

3. Bajo costo: No solo en la generación de electricidad y su alta durabilidad en el tiempo, también al utilizar estructuras preexistentes para la construcción de las centrales como puentes, túneles o presas. Una vez se han construido las presas y se han instalado las turbinas estas requerirán de un mantenimiento mínimo en comparación con la inversión inicial.

4. Beneficio para la comunidad: Ayuda a controlar inundaciones y a drenar terrenos pantanosos donde se estanca el agua. Brinda agua potable que puede ser utilizada en épocas de sequía para irrigación o para las comunidades donde el agua es muy escasa. De igual forma, una sola central puede cubrir las necesidades energéticas de millones de personas.

¿Estos beneficios son lo suficientemente robustos como para dejar de lado los impactos negativos generados al construir estas represas?

Para Hever Cháves, las hidroeléctricas “poseen algunas desventajas de tipo económico, logístico y ambiental. Entre las que destaca la inversión inicial, los tiempos de construcción y la puesta en marcha que es más prolongada frente a otras centrales como las de tipo térmica”.

Hidroelectrica. Imagen: Pixabay
Hidroelectrica. Imagen: Pixabay.

Impactos negativos:

  1. Afectaciones a la fauna y flora: Se ocasiona la destrucción de bosque nativo y la pérdida de conectividad entre hábitats, lo que causa un desplazamiento y disminución de las especies que allí habitan. También la destrucción del ecosistema acuático que modifica la dinámica hídrica. Por ejemplo, las represas bloquean la ruta natural de migración río arriba de los peces para reproducirse y causa una reducción del tamaño poblacional que llega incluso a números críticos para la supervivencia de las especies.

De acuerdo con el experto, cuando se requiere la desviación del cauce de la fuente hídrica Los impactos ambientales son muy altos en relación con el desplazamiento y la afectación de ecosistemas y poblaciones”.

2. Gases efecto invernadero: Un estudio publicado en BioScience del 2016 muestra que las represas y embalses contribuyen al calentamiento global en un 25 % más de lo estimado, y que el 79 % de emisiones son provenientes del metano que se producen en ellos.

Pero ¿Por qué sucede esto? Las represas crean condiciones necesarias para que surjan organismos que liberan burbujas de metano -un GEI- a la atmósfera que genera una variación e incertidumbre respecto a los cambios en los patrones de lluvias y sequías. Por esta razón se dificulta la evaluación de flujo de los ríos y se generan problemas con el suministro de energía.

3. Impactos sociales: Es inevitable evidenciar la cantidad de población que se ha visto forzada a salir de sus territorios, perder sus viviendas y quedar como población vulnerable y desplazada. Se refleja un atentado contra los derechos humanos no sólo a causa del desplazamiento, sino en términos de la vulneración en sus medios de vida y subsistencia, pérdida del trabajo de pescadores y barequeros al impedir el paso del río. Todo esto sin dejar de lado las amenazas e intimidación que, en algunos casos, reciben activistas y líderes socio-ambientales.

Los impactos negativos sociales, ambientales y económicos que generan las hidroeléctricas no pueden pasar desapercibidos. Por lo tanto es importante reconocer el hecho de que se debe llegar a un equilibrio entre el entorno natural y el desarrollo de estrategias para aprovechar el agua sin dañar el ecosistema en su totalidad, así como a las comunidades que dependen de ella.

Para el Ingeniero Chaves, hay muchos beneficios a considerar. Comenzando porque no se requiere ningún tipo de combustible para su funcionamiento, ni genera residuos para su disposición.

“Se podrá recuperar la inversión inicial debido a los bajos costos de mantenimiento y operación. Además de que los flujos derivados del funcionamiento de una gran central hidroeléctrica pueden adaptarse con facilidad para la instalación de Pequeñas Centrales Hidráulicas, lo que constituye una oportunidad adicional de aprovechamiento energético”.

Las hidroeléctricas llegaron para quedarse, por lo que la idea no es acabar con ellas, sino reestructurar y darle seguimiento a la manera en la que se construyen estos megaproyectos.

Tal vez, con un proceso de descentralización en el que se empiece a ver una participación real y justa de las comunidades o la generación de proyectos más focalizados que no afecten áreas tan grandes. Lo cierto y urgente es que se debe empezar a poner en discusión cuáles son las fuentes de producción de energía más limpia y ecológicamente posibles, para llegar a la descarbonización sin tener tantos impactos negativos y aprovechar los beneficios de desarrollo que estas nos pueden brindar.


Foto principal: Eva Bronzini en Pexels.

¿Qué te ha parecido este artículo?

Colaboradores

Periodistas, líderes de Gobierno y sector público, líderes empresariales, emprendedores, académicos, estudiantes y ciudadanos interesados en las TIC. ¡En Impacto TIC son bienvenidos los aportes de quienes crean, desarrollan o piensan en Tecnología, Innovación y Ciencia, para Colombia y Latinoamérica!

email Sígueme en

Artículos relacionados

Artículo 1 de 5