Para nadie es un secreto: las teorías conspirativas abundan en nuestra sociedad. Desde pensar que el hombre en realidad nunca estuvo en la Luna hasta proponer que los ataques en las Torres Gemelas de Nueva York fueron en realidad planeados por el mismo Gobierno de Estados Unidos. Es normal que las personas recurran a historias de dudosa procedencia para llenar muchos vacíos a sus preguntas. 

Especialmente durante esta pandemia se han disparado los casos de teorías conspirativas, que pueden ir desde eventos muy locales hasta temas mucho más globales. Es mucho lo que se dice sobre COVID-19, aunque no es la primera vez que un tema se presta tanto como para crear teorías conspirativas. 

Uno de estos blancos fáciles también es el mundo bancario: ¿Quiénes están verdaderamente detrás de las entidades financieras? ¿Por qué ocurren ciertos fenómenos? ¿Por qué la inflación pareciera estar subiendo rápidamente? Son muchas las teorías conspirativas bancarias, y aquí traemos 3 de las que más ruido generan pero que son también fáciles de ‘tumbar’.  

La Reserva federal de Estados Unidos de América está detrás de las recesiones

Lo que dicen: La Reserva Federal de Estados Unidos es el banco central de la economía más grande del mundo. Es decir que es también la entidad encargada de regular la cantidad de dólares en el mercado, de moderar las tasas de interés y en general de promover estabilidad económica en la nación y también en un pedazo importante del mundo. 

Pues bien, como era de esperarse, tener tanto poder sobre la moneda más importante del mundo no sienta bien en algunos. Es por esta razón que la Reserva Federal ha sido acusada de manipular el flujo de dólares para así crear artificialmente inflación, recesiones e incluso la Gran Depresión de la década de los 30. 

«¿Dónde es creado el dinero? ¿Hacia dónde se va? ¿Quién lo hace? Este libro es sobre la mayor estafa a plena vista de la historia«. Así lee la descripción del libro de G. Edward Griffin titulado La criatura de la Isla de Jekyll, y desde su publicación ha sido uno de los libros más vendidos que hablan explícitamente sobre el poder detrás de la Reserva Federal.

Imagen: Wordstage

La realidad: Es cierto que la Reserva Federal controla mucho del flujo de dólares en la economía, e incluso puede tomar decisiones drásticas cuando la situación lo amerita. El mes pasado inyectaron 1.500 billones de dólares en el mercado para prevenir condiciones drásticas en las bolsas de valores de la nación estadounidense.

Además de esto, desde su misma fundación en 1913 se ha mantenido como una entidad independiente, pero pública. Es un poco parecido a la Radio Nacional de Colombia, que aunque pública, es independiente en su programación y contenido para prevenir potenciales temas de censura. La Reserva Federal no puede imprimir dinero físico, sino solamente imponer medidas monetarias para regular el mercado. 

Más que crear recesiones, su tarea es precisamente evitarlas y mantener la tasa de desempleo baja para que exista prosperidad económicaSu comité directivo de 12 representantes y bancos es rotativo por periodos de un año para prevenir el nacimiento de intereses personales dentro de la organización. Su independencia política es uno de sus puntos más fuertes, pero es también blanco de muchas teorías. 

La familia Rothschild controla los bancos del mundo

Lo que dicen: Dentro de todas las teorías conspirativas, siempre se busca explicar el orden detrás de todo, de buscar las personas que ‘verdaderamente’ controlan el mundo detrás de bambalinas. Pues bien, la familia Rothschild se ha convertido en uno de los blancos más reconocidos. 

Según las teorías, los Rothschild son los que controlan la mayor parte de los bancos del mundo. También están a la cabeza de lo que se llama una conspiración internacional sionista, enfocada enteramente a imponer lo que se conoce como el Nuevo orden mundial. Su poder va incluso más allá de los bancos, llegando hasta a tener gobiernos enteros trabajando para ellos (como el del Reino Unido) gracias a prestamos gigantescos.

Imagen: Wikimedia

La realidad: Los Rothschild son una familia de judíos alemanes que surgieron al ojo público durante la década de los 1760. Mayer Amschel Rothschild estableció su primer banco en la ciudad de Frankfurt, desde donde después se expandiría hacia el resto de Europa hasta tener sedes en Londres, París, Viena y Nápoles. 

Aunque es un dato poco conocido, durante mucha de la historia europea los judíos tenían prohibido poseer propiedades, lo que los hizo buscar su subsistencia por medio de dinero en líquido. Debido a esto, muchos de los empresarios judíos entraron al mercado por medio de la banca y transacciones de bienes durante gran parte de la existencia del Sacro Imperio Romano. 

Los Rothschild fueron sin duda alguna la familia bancaria más poderosa durante casi un siglo, llegando incluso a ayudar economicamente al Reino Unido durante las Guerras Napoleónicas. Aunque gozaron de mucho poder y dinero, su relevancia ha venido cayendo desde el siglo XX. 

Debido al gran número de descendientes, el poder de la familia Rothschild hoy por hoy está bastante diluido, con el Grupo Rothschild de Alemania generando unos 500 millones de dólares anuales en ganancias. Aunque es un número respetable, palidece mucho frente a los 4.360 millones de dólares del Deutsche Bank o los 131.400 millones de JP Morgan Chase, el banco más grande de los Estados Unidos. Adicionalmente, nunca han sido parte de la Reserva Federal. 

COVID-19 fue creado en un laboratorio para que los bancos y la industria farmacéutica ganaran dinero

Lo que dicen: Estamos en un periodo de pandemia, con más de un tercio de la población mundial en sus casas debido al COVID-19. Este nuevo coronavirus ha tocado muchos sentimientos humanos, llegando así a crear bastante caos en la sociedad. 

Este caos también ha sido propicio para crear bastante teorías conspirativas, muchas relacionadas obviamente con los bancos, el dinero y el nuevo orden mundial. Dentro de estos, una teoría en particular afirma que COVID-19 fue elaborado artificialmente para crear una crisis para que luego los bancos e inversores de las farmacéuticas pudieran ganar millones vendiendo vacunas. 

Esta teoría, obviamente, está ligada al movimiento antivacunas que ha ganado relevancia en los últimos años. La única prueba que tienen es una patente registrada en Inglaterra en el año 2015 que tiene en su nombre la palabra «coronavirus»  

La realidad: Tanto se ha hablado sobre la teoría de que COVID-19 fue creado en un laboratorio que los mismos científicos han sido obligados a estudiar la secuencia genética y mostrar que el virus tiene un origen natural. De la misma forma, la carrera por una vacuna no es una tarea fácil, y todavía no tenemos un tiempo oficial estimado para tener una solución efectiva y para miles de millones de personas.

Por otro lado, la palabra ‘coronavirus’ no se refiere solamente a COVID-19sino a toda una familia de virus que afecta a mamíferos y aves. La patente registrada hace referencia a una vacuna para animales para prevenir enfermedades respiratorias en esas especies.

No existe una organización ni un nuevo orden mundial detrás de COVID-19, y de hecho los mismos bancos han promovido las órdenes de estar en casa y utilizar todos los servicios bancarios en línea.

En otras palabras…

Es cierto que estamos en un momento sin precedentes dentro de la historia moderna. Es la primera vez para casi todas las personas que una pandemia toca las puertas de sus casas y que los gobiernos del mundo han tenido que reaccionar tan rápidamente. 

Dentro de todo este ambiente de caos, la desinformación encuentra raíces más fácilmente, y es importante siempre estar informado. No crea todas las cosas que llegan a su correo o WhatsApp, aproveche las facilidades de la banca en línea, recuerde lavarse las manos cada 3 horas y, sobre todo, recuerde permanecer en casa. 

Este contenido fue desarrollado con apoyo de BBVA, que no ha influido en el enfoque editorial. Entre BBVA e Impacto TIC existen acuerdos comerciales a efectos de comunicar información factual y objetiva enfocada en educación financiera.

Imagen principal: WikiMedia