Bard vs. ChatGPT,  la guerra de la Inteligencia Artificial

Publicado el 08 Feb 2023

Man using digital tablet psd mockup smart technology

El 7 de febrero, Google cedió a la presión mediática, de inversionistas, y de sus propios temores, y liberó a Bard, su plataforma de Inteligencia Artificial para hacerle frente a la sensación del momento: ChatGPT. ¿En qué consiste y qué otros competidores existen?

Hace un par de meses mientras millones hablaban de las virtudes de ChatGPT para hacer tareas de colegios y creación de código para aplicaciones, Google miraba las cosas desde la distancia asegurando que tenía una plataforma igual de potente llamada LaMDA(Language Model for Dialogue Applications) que no la lanzaba por cumplir con sus expectativas. Eso cambio el 7 de febrero cuando anunció a Bard.

Bard es un chat de Inteligencia Artificial que viene hacerle frente a ChatGPT. Aunque, durante meses, se habló de como ChatGPT podía amenazar el reinado de Google en búsquedas por Internet, ese temor tomó forma cuando Microsoft anunció la inversión de 10.000 millones de dólares para integrar esta plataforma con sus aplicaciones y con su propio buscador web: Bing.

Porque ChatGPT trajo algo nuevo sobre la mesa y es responder en forma directa a las inquietudes de los usuarios e interactuar con ellos. Compare esto con el sistema de búsqueda actual donde cada duda se responde con cientos de vínculos desplegados en orden, muchos de ellos patrocinados.

Virtudes como esta hicieron que ChatGPT, que por cierto fue creado por una empresa llamada OpenAI, se convirtiera en la la aplicación de consumo de más rápido crecimiento en la historia, acumulando 100 millones de usuarios en dos meses. Incluso Tiktok se demoró 9 meses en alcanzar esa cifra.

Un nacimiento polémico

¿Recuerda hace un par de meses cuando un ingeniero de Google fue despedido porque dijo que la Inteligencia Artificial con la que trabajaba tenia sentimientos? Bien, esa plataforma era LaMDA y es la madre de Bard. Solo que Bard es un poco más pequeño para poder llegar a más usuarios.

Siendo un poco más técnicos, tanto Bard como ChatGPT hacen parte de una tendencia conocida como LLM (Large language models), plataformas que se ha entrenado con grandes cantidades de datos para producir respuestas similares a las que daría un ser humano. Estas LLM también se usan para transcripción y traducción de textos.

Y aunque ChatGPT, y ahora Bard, se está robando la atención de los medios, lo cierto es que existen más competidores. Incluso algunas iniciativas son impulsadas por gigantes como Meta, que apoya una plataforma llamada BlenderBot, o Anthropic, un joven emprendimiento en el que Google acaba de anunciar una inversión de 370 millones de dólares.

Otro jugador con bastante potencial es Sparrow, producido por DeepMind, y que también hace parte del conglomerado de empresas de Google.

Pero volviendo a Bard, una de las cosas más interesantes que trae es su conexión a Internet, un factor del que adolece ChatGPT que trabaja con archivos históricos pero no con una conexión en tiempo real con la Web. Aunque claro, se dice que OpenAI ya esta trabajando en solucionar esto.

¿Cuándo lanzan Bard?

La respuesta corta: todavía no se sabe. Aunque Google anunció esta plataforma el 7 de febrero, no se ha dado una fecha exacta de lanzamiento. “En las próximas semanas” según Sundar Pichai, el CEO de esta empresa. Sin embargo, se compartió información básica del proyecto en un blog.

Aunque todavía hay más preguntas que respuestas, el anunció de Bard puede tener repercusiones mayúsculas. ¿Cómo afectará el sistema de comercialización de Google?,¿cómo se integrará a la plataforma?,¿qué limitaciones tendrá?. Despues de todo, Google administra más del 91 % de todas las búsquedas realizadas en el planeta y con ese volumen es más fácil perder participación de mercado que ganarla.

Y aunque todavía es pronto para decirlo, quién sabe, tal vez el personaje del año, en el 2023, sea una de estas inteligencias.

Imagen: Flickr

¿Qué te ha parecido este artículo?

H
Jorge Hernández

Periodista, escritor y libretista, ha trabajado en el diseño narrativo de videojuegos y con medios de tecnología como El Tiempo, El Espectador y la revista Esquire, entre otros. Amante del cine, el manga, los comics, las tardes grises de Bogotá, el café y los libros de Neil Gaiman.

email Sígueme en

Artículos relacionados

Artículo 1 de 5