CIENCIA

Ciencia por impuestos: Balances y retos para financiar la Ciencia y la Innovación



Dirección copiada

El Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación (Minciencias) tiene entre sus objetivos específicos la definición de instrumentos administrativos y financieros por medio de los cuales se promueva la destinación de recursos públicos y privados al fomento de la ciencia, la tecnología y la innovación.

Publicado el 1 de ago de 2022



Ciencia por impuestos

Por Andrea Navas Calixto (@acnavascalixto), química, magister en Estudios Interdisciplinarios sobre Desarrollo. Asociación Colombiana de Gestión y Administración de la Investigación – COREMA y Red Colombiana de Gobernanza y Gestión de la CTI RedGCTI., y César Orlando Pallares Delgado (@copdeb), economista, master en Estudios Sociales de Ciencia y Tecnología.

El Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación (Minciencias) tiene entre sus objetivos específicos la definición de instrumentos administrativos y financieros por medio de los cuales se promueva la destinación de recursos públicos y privados al fomento de la ciencia, la tecnología y la innovación.

Entre estos instrumentos para impulsar la inversión en el sector privado (personas naturales o jurídicas) se encuentran los Beneficios Tributarios en Ciencia, Tecnología e Innovación (CTI). Este instrumento posibilita que empresas y personas puedan recibir descuentos tributarios, o créditos fiscales, por su inversión o participación en actividades de I+D+i. Para poder acceder a este beneficio, las empresas y personas deben postular sus propuestas la convoctoria del Ministerio y obtener la aprobación del Consejo Nacional de Beneficios Tributarios (CNBT), presidido por esta cartera.

Por lo anterior, en este texto pretendemos aportar algunas reflexiones sobre dicho instrumento, con el fin de llamar la atención sobre sus principales características y proponer unos cambios para incrementar su relación con el crecimiento e impacto del sistema CTI

Los Beneficios Tributarios (BT) cuentan con cuatro líneas de apoyo para las empresas, cada una con características propias. Para participar, las iniciativas deben ser aprobadas por el CNBT. (Ver figura 1):

  • Beneficios tributarios por inversión en CTI o vinculación de capital humano con formación doctoral en las empresas: se otorgan a las empresas que ejecutan proyectos de I+D+i en alianza con un actor reconocido por el sistema nacional de ciencia tecnología e innovación (SNCTI), a través de dos canales: la deducción y descuento tributario por inversiones en proyectos de CTI, o el crédito fiscal para MiPyMES por inversiones en proyecto de CTI.
  • Ingresos no constitutivos de renta y/o ganancia ocasional: se otorga al personal que desarrolla actividades de ciencia, tecnología e innovación (ACTI) en el marco de un proyecto aprobado por el CNBT.
  • Exención del IVA por importación de equipos y elementos: dedicado a centros de desarrollo tecnológico e instituciones educativas que realicen importaciones de equipos en marco de un proyecto aprobado por el CNBT.
  • Beneficios tributarios por donación en ciencia, tecnología e innovación: se trata de deducciones del monto donado al Fondo Francisco José de Caldas (FFJC) para financiar programas y proyectos de CTI con el visto bueno del CNBT.
Fuente. Minciencias 2022
Figura 1. Modalidades del Instrumento de Beneficios Tibutarios. Fuente. Minciencias 2022

En los últimos 12 años, el cupo asignado por el CNBT ha aumentado exponencialmente, si tenemos en cuenta que en 2022 llegó a un máximo de 2,1 billones de pesos, cuando en el 2010 era inferior a $300.000 millones (Ver figura 2). Este cupo es un monto que deja de percibir el Estado colombiano por impuestos de renta, para incentivar que las empresas inviertan en proyectos de I+D+i. Como lo plantea el informe de empalme de Minciencias, para el periodo 2022-2031 se destinarán más de 30 billones de pesos, de los cuales $10 billones son para el Sistema General de Regalías (SGR) y $20 billones para los Beneficios Tributarios lo que evidencia la importancia que tendrá este instrumento en el futuro.

Figura 2. Cupo asignado en los últimos años para beneficios tributarios en CTI. Fuente: Elaboración propia – Datos MinCiencias

Los proyectos que las empresas presentan a la convocatoria de beneficios tributarios pueden enmarcarse en tres tipologías [3]:

  1. Investigación: incluye proyectos de investigación básica e investigación aplicada, que son modalidades para la generación de nuevo conocimiento.
  2. Desarrollo tecnológico: comprende el desarrollo experimental y la aplicación de los resultados de investigación a escala de prototipos.
  3. Innovación: incorpora innovación en procesos, productos o servicios.

Lo que se ha logrado con este instrumento de financiación

El informe de rendición de cuentas de Minciencias del año 2021 muestra que en la modalidad de beneficios tributarios por inversión en CTI, entre 2019 y 2021, fueron asignados 4,4 billones de pesos a 277 grandes empresas, 136 empresas medianas, 61 empresas pequeñas y 21 microempresas. Mientras que en la línea de vinculación de capital humano de alto nivel a las empresas se registraron 7 solicitudes.

En cuanto a las otras líneas de la convocatoria, se presenta a continuación los detalles por cada modalidad de exención:

En el 2021, para la línea correspondiente a los ingresos no constitutivos de renta y/o ganancia ocasional, fueron registrados 49 proyectos y radicados 7.

– En ese mismo año, en términos de la exención del IVA por importación de equipos y elementos se clasificaron 5 proyectos por el mecanismo de ventanilla abierta y 28 proyectos fueron calificados mediante acto administrativo.

– En la modalidad de BT por donación en CTI, se donaron recursos para financiar becas universitarias por un valor de 4.136 millones de pesos en las regiones de Bogotá, Antioquia y Valle del Cauca.

Lo que nos dicen estos resultados al cierre del gobierno de Duque

Los resultados de las tres últimas convocatorias (869, 904, 913) indican que se presentaron 847 proyectos, de los cuales se aprobaron 497 que corresponden al 58,87% de las propuestas presentadas. La mitad de los proyectos se presentaron a la tipología de innovación de procesos, para mejorar funciones operativas de la empresa y promover la eficiencia y competitividad; mientras que el 25% de los proyectos estuvieron enmarcados en la innovación de productos, para desarrollar un producto nuevo o mejorado. De esta manera, el 75% de las propuestas se concentraron en estas modalidades de innovación y en consecuencia dominaron la financiación a través de los BT. La Figura 3 presenta la distribución de los porcentajes entre las distintas tipologías de los proyectos que fueron aprobados por cada una de las convocatorias.

En contraste, la investigación básica y el desarrollo tecnológico representaron el 21,73% de los proyectos validados por el CNBT, principalmente en el ámbito del desarrollo tecnológico, teniendo en cuenta que en estos tres años solo se han financiado 2 iniciativas de investigación básica (convocatorias 869 y 913).

Figura 3. Composición de los proyectos aprobados en beneficios tributarios por tipología de proyecto. Fuente: Informes de resultados de las convocatorias 869, 904 y 913*

Al observar estos resultados, se puede concluir que la aprobación del 100% del cupo asignado en 2021 daría cuenta de una fuerte motivación de parte de las empresas por aprovechar este incentivo tributario. Las cifras muestran que existe una demanda de este tipo de instrumentos, lo que podría explicar la decisión del gobierno nacional de darle prioridad a estos incentivos para los años próximos, al proyectar el cupo de 20 billones para el período 2022-2031.

Adicionalmente, el informe de rendición de cuentas indica que “la estrategia de beneficios tributarios es uno de los pilares para aumentar la inversión en Investigación y Desarrollo (I+D).

Sin embargo, el informe se queda corto en las recomendaciones y retos a futuro para incentivar el aumento de esta inversión y su aporte al desarrollo de más proyectos de investigación básica y aplicada, dado que sólo recomienda mejorar el sistema de medición de la inversión (Inversión en I+D del sector privado como porcentaje del PIB), a través de cuatro estrategias:

  • Inclusión de las inversiones en innovación que hacen las empresas que participan para acceder al cupo de Beneficio Tributario.
  • Nueva realización de la encuesta de I+D país, a cargo del DANE, resultados saldrán en agosto de 2022.
  • Firma de un Convenio entre el DANE y el OCyT para el fortalecimiento de la medición de I+D y ACTI.
  • Entrega de la medición de I+D por parte del DANE al OCyT para calcular el total de la inversión en ACTI 2021.

Preocupaciones y recomendaciones para el nuevo gobierno de Petro

De acuerdo con el CONPES 4069, el instrumento de Beneficios Tributarios tiene un alto potencial para incentivar la inversión en ciencia, tecnología e innovación en el país. Esto es importante, puesto que se espera que el nuevo gobierno trámite una reforma tributaria,y es necesario recordar el rol que tiene este instrumento para construir una sociedad basada en el conocimiento. Además, el peso que tendrá en los próximos años dentro de la inversión estatal hace imperioso que la comunidad analice y debata sobre la configuración del instrumento; esto, con el fin de contribuir a su mejora y pertinencia ante las necesidades del país.

Una de las principales fuentes de financiación para el desarrollo de la Política CTI serán los Beneficios Tributarios ($20 billones); sin embargo, se podría intuir que será necesaria una nueva estrategia para romper la tendencia hacia proyectos de innovación y configurar un balance que incluya proyectos que generen nuevos desarrollos tecnológicos y nuevo conocimiento (investigación básica).

Existen razones suficientes para proponerlo. Por un lado, tenemos que los recursos de estos proyectos provienen del presupuesto de las empresas, que perciben un beneficio aproximado del 50% de la inversión en su declaración de renta del siguiente año de la inversión. Adicionalmente, muy pocas empresas cuentan con capacidad para ir un paso más hacia la independencia tecnológica: solo 13 empresas cuentan con una unidad de I+D reconocida por MinCiencias y 2 son altamente innovadoras. De ahí la necesidad de diseñar un nuevo mecanismo que permita acercar más las entidades generadoras de conocimiento y las empresas. Las condiciones de este instrumento habrá de generar la confianza suficiente en los actores para que le apuesten a este tipo de inversiones, contribuyendo al desarrollo de proyectos que acerquen la independencia tecnológica y el tránsito hacia una economía del conocimiento.

Por añadidura, recalcamos la necesidad de promover que las iniciativas con este tipo de instrumentos estén relacionadas a las grandes metas que nos hemos trazado como país, reflejadas en las misiones y retos planteadas por la Misión de Sabios y el Conpes 4069. La coherencia entre los instrumentos de política es fundamental para alinear las iniciativas de los actores del sistema y acercar los objetivos que persiguen.

Por otro lado, se plantea la posibilidad de modernizar la modalidad de BT en la línea de donaciones utilizando las fintech, ya que facilitarían la direccionalidad de los recursos, permitiendo al donante la opción de destinar parte de su donación hacia el foco o reto de su interés. En este sentido, se podría fortalecer un poco más la iniciativa de donaciones para beneficios tributarios utilizando desarrollos de fintech para financiar proyectos de investigación específicos, los cuales hagan uso de, por ejemplo, estrategias tipo crowdfunding para financiar colectivamente proyectos de investigación que resulten de interés para actores privados. Esta es una posibilidad que ya se está desarrollando a nivel internacional y podría ser un mecanismo interesante para aplicar en el caso colombiano.

En conclusión, esperamos que el carácter aplicado de este instrumento no implique que se deje de lado la inversión en investigación básica en las distintas áreas del conocimiento. Es necesario promover que parte de los recursos de esta convocatoria sirvan para apoyar las convocatorias a proyectos de investigación sin un fin aplicado inmediato, pero que resultan indispensables para construir las capacidades de absorción de conocimiento de frontera y facilitar su incorporación en innovaciones radicales. Así, queremos resaltar la necesidad de dar espacio a los instrumentos para promover la inversión en investigación básica y experimental.

———

COROLARIO: En el diseño actual de la convocatoria de beneficios tributarios, las empresas presentan proyectos requiriendo únicamente el aval de un actor reconocido por el SNCTI. Los actores reconocidos pueden ser los investigadores como personas naturales, los grupos de investigación bajo la representación legal de la institución que los avala, las OTRIs, Centros de Investigación y Desarrollo Tecnológico, etc. En este sentido, los investigadores como personas naturales pueden dar aval, sin necesidad de pasar los procesos internos de aval institucional de su institución empleadora. Esta figura, genera que muchos proyectos no se articulen formalmente para fortalecer esa alianza universidad – empresa con relaciones gana-gana a largo plazo.

Referencias

[1] Informe de Gestión 2021 – Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación

[2] Informe sectorial del balance de cierre de gestión – SECTOR CIENCIA, TECNOLOGÍA E INNOVACIÓN 2018-2022 – Departamento Nacional de Planeación.

[3] Documento de tipología de proyectos de carácter científico tecnológico o de innovación versión 6)

Agradecimientos:

Agradecemos a Tania Arboleda, Adriana Díaz, Juan Pablo Centeno y Alberto Aparicio por su revisión y comentarios.


Autores:

Andrea Navas Calixto (@acnavascalixto)- Química – Magíster en Estudios Interdisciplinarios sobre Desarrollo.

Imagen Principal: fernando zhiminaicela en Pixabay

Artículos relacionados

Artículo 1 de 5