¿60 Hz? ¿90 Hz? Todo sobre la tasa de refresco en los teléfonos

Publicado el 23 Jul 2020

tasa de refresco en los telefonos

En el mundo de los teléfonos, el avance constante del hardware ha hecho que cada año los fabricantes empujen los límites y pongan la vara siempre más alta. En las últimas generaciones, la tasa de refresco en los teléfonos lanzados ha venido aumentando, mejorando así la experiencia de los usuarios.

La tasa de refresco, pese a ser un tema no muy comentado por parte de los usuarios, es un apartado con el que interactuamos directamente y que es visiblemente de los que más impactan la experiencia de uso. En el mercado de los teléfonos, ya varios fabricantes han dado el salto hacia una tasa de refresco más alta.

Y aunque sus efectos son muy positivos, también trae algunos riesgos en el rendimiento. Estos riesgos, evidentemente, pueden ser mitigados correctamente para ofrecer todas las ventajas y además sin sufrir las desventajas más grandes.

Algunos chips para teléfonos, tales como el MediaTek G90T o la serie Dimensity 1000, son de hecho diseñados para soportar tasas superiores a 60 Hz sin sacrificar mucho.

Entendiendo mejor la tasa de refresco en los teléfonos

El concepto de tasa de refresco no es nuevo en los teléfonos y, de hecho –aunque hasta recientemente no tenía mucha relevancia– siempre ha sido parte de ellos. En todos nuestros dispositivos con pantallas digitales, la tasa de refresco se refiere a la frecuencia con que se actualizan en la pantalla los fotogramas (o frames, en inglés) que estamos viendo. Dicho en otras palabras –y aquí hay que decir que cada fuente tiene su forma de explicarlo–, a la cantidad de cuadros con que el sistema puede actualizar la información en pantalla en un segundo.

Cabe aclarar que la tasa de refresco y los FPS –frames o fotogramas por segundo– son dos cosas distintas. Los FPS se refieren a las imágenes por segundo que la unidad gráfica está procesando (no la pantalla), que varía dependiendo de la intensidad de la aplicación. La tasa de refresco, en cambio, se refiere a la capacidad que tiene la pantalla (no la unidad gráfica) para mostrar esas imágenes y cuantas veces se ‘refresca’ esa imagen cada segundo que pasa. En este video puede encontrar una explicación más detallada de la diferencia entre Hz y FPS, que si bien no son lo mismo, están relacionados.

Como es bien sabido, la ilusión de movimiento en las pantallas se produce esencialmente por la secuencia de imágenes estáticas que cambian rápidamente y hacen a nuestro cerebro pensar que realmente se están moviendo. Cuando hablamos de tasa de refresco nos estamos refiriendo a cuántas imágenes se están mostrando por segundo. Esta unidad es medida en Hertz, abreviada comúnmente como Hz (la unidad de frecuencia en un ciclo de un segundo). En otras palabras, 60 Hz significa que estamos viendo 60 fotogramas o frames cada segundo que pasa.

Cada espacio tiene su tasa de refresco estándar. En las pantallas de computadores, el mínimo es 60 Hz, pero este número puede subir incluso hasta a 144 Hz para tener una experiencia mucho más fluida. En el mundo de los teléfonos, el estándar ha sido tener 60 Hz en aplicaciones del sistema, aunque este número puede bajar hasta a 30 Hz cuando se ejecutan juegos móviles u otras aplicaciones de video.

Realme 6

¿Por qué 60 Hz?

El estándar de 60 Hz ha sido por muchos años indiscutiblemente el más utilizado. Aunque muchos programas para televisión son grabados a 24 o 30 Hz como estándar, la mayoría de televisores modernos tienen una tasa de 60 o 120 Hz. Los monitores de computadores, por otro lado, históricamente han usado 60 Hz como el punto perfecto entre fluidez y facilidad a la hora de producción, aunque en el mercado encontramos tasas de hasta 240 Hz.

60 Hz es aceptado ampliamente como una tasa de refresco adecuadamente fluida, y es precisamente este el mismo estándar el que han heredado los teléfonos. Debido a que la tecnología empleada en las pantallas de los teléfonos es derivada de televisores y monitores, la tasa de 60 también fue empleada como el estándar en los teléfonos inteligentes.

Sin embargo, siempre buscando la mejor respuesta y fluidez en nuestros teléfonos, los fabricantes han empezado a ir más allá de los 60 Hz. Aunque algunas personas pueden afirmar que el ojo humano no puede ver por encima de los 30 Hz, el salto de ir de 60 Hz a 90 Hz o incluso 120 Hz en un teléfono es visiblemente muy diferente.

Ventajas y desventajas de ir más allá de 60 Hz

Inicialmente, la ventaja principal de tener una pantalla que soporta más de 60 Hz será una experiencia mucho más fluida. El salto entre 30 y 60 puede ser visto en comparaciones en YouTube (debemos elegir calidad 720p60 o 1080p60 para poder apreciarlo), e igualmente el salto de 60 a 90 introduce de la misma forma mucha más fluidez.

Pese a que en el mundo de los computadores existen desde hace años monitores con 120 Hz o 144 Hz, el terreno de los teléfonos tiene más desafíos. Aunque incluir una pantalla de 90 Hz es relativamente fácil, la dificultad está en hacer que esta pantalla no signifique aumentar drásticamente el consumo de batería.

Un ejemplo perfecto de esto es el Google Pixel 4, que aunque tiene un display de 90 Hz, tiene un rendimiento de la batería tan corto que vuelve al teléfono prácticamente dependiente de estar conectado a la pared para usuarios intermedios o de trabajo pesado.

Por otro lado, teléfonos con chips de MediaTek son capaces de tener pantallas de 90 Hz pero sin sacrificar batería. El Realme 6, por ejemplo, tendrá un MediaTek G90T para gamers acompañado por un display a 90 Hz y con una batería de 4.300 mAh, que significa un teléfono que dura al menos un par de días antes de tener que ser conectado a la pared.

La decisión final es del usuario

Dada esta gran movida hacia pantallas con tasas de refresco más altas, es importante saber el uso que le damos al teléfono. Por el momento, tasas de 120 Hz están reservadas para teléfonos de gama muy alta. Respecto a 90 Hz, los chips G90 y G90T de MediaTek representan la opción más asequible.

De la misma forma, es importante saber el uso que se le da al teléfono. Es muy probable que gamers o personas que consuman muchos contenidos en video sean también los que más se beneficien de un display de 90 Hz o más. Así las cosas, es importante saber esto para poder elegir un teléfono que se ajuste mejor a mis necesidades.

¿Qué te ha parecido este artículo?

R
Sebastián Romero Torres

Filósofo de formación y geek empedernido. Amante de los videojuegos, la tecnología, la música y el espacio.

email Sígueme en

Artículos relacionados

Artículo 1 de 5