La impresión en 3D parece haber llegado para quedarse y al parecer con una tecnología cada vez más desarrollada que seguramente también contribuirá a seguir transformando todas las industrias.

Si bien es una tecnología que surgió en los años ochenta, solo hasta la década del 2000 se empezó a popularizar con la creación de las primeras impresoras. Con el tiempo se han logrado avances significativos que hoy permiten la creación de forma eficiente de piezas únicas y complejas que solo es posible realizar con este tipo de sistema.

Un ejemplo de lo que se puede hacer es la creación del primer avión no tripulado impreso en 3D, por parte de Airbus, al igual que el Urbee (un automóvil con una carrocería impresa en 3D), creado por KOR Ecologic; a esto podemos sumarle la impresión de alimentos, drones, prótesis y muchos más.

Captura de pantalla de airbus.com.

La impresión 3D ha tenido una rápida expansión de la ingeniería biomédica. La manufactura aditiva –como también se le conoce– se está utilizado para corregir deformidades causadas en áreas sensibles del cuerpo como el cráneo y los órganos internos, los huesos y los tendones; también, para realizar reemplazos de vértebras, cráneo y mandíbula, así como el hueso de la cadera, la tibia y para prótesis externas de todos los tamaños.

Modelo de una calavera impresa en 3D. Imagen: NeOnbrand (Unplash).

«Estoy convencido de que el siguiente paso es la incorporación del concepto de impresión 4D (en nuestro campo), que nos permitirá utilizar un enfoque mínimamente invasivo para implantar piezas de geometría simplificada que, una vez en su lugar y bajo estímulos, se convertirían en una geometría final compleja. A largo plazo, puedo ver implantes que podrán modificar su geometría en función de las demandas mecánicas del cuerpo», comenta Daniel Fiz, fundador de Novax DMA, compañía internacional dedicada a desarrollar implantes médicos para traumatología, ortopedia y cirugía maxilocraneo facial.

En otras áreas, como el diseño, es donde probablemente se encuentre más desarrollada la impresión 3D. Se utiliza en la creación de moldes para resinas hasta diseños finales que pueden ser decorativos. La principal ventaja en este tipo de aplicaciones es la personalización de los diseños y el poder crear formas que antes no se podían hacer con otros tipos de manufactura.

En el segmento de la construcción, algunos expertos creían que en el futuro muchas de las construcciones se harían con bloques de construcción impresos de múltiples formas y materiales.

Ese futuro llegó más rápido de lo que se pensaba. En Beckum, Renania del Norte-Westfalia, se construyó en 2020 una vivienda unifamiliar de 2 plantas, 80 metros cuadrados y 3 capas rellenas de un compuesto aislante, con piezas impresas en 3D y material de alta tecnología i.tech 3D, cemento resultante de la investigación desarrollada por la empresa italiana Italcementi.

Al respecto, Enrico Borgarello, director de Innovación de Producto de Italcementi, responsable del desarrollo de i.tech 3D, señala: «Gracias a nuestro conocimiento, hemos adaptado el hormigón, el material de construcción tradicional, a las posibilidades que ofrece la digitalización. El material innovador para la impresión 3D no solo permite una nueva libertad en el diseño, sino también una mayor variedad, ya que cada componente puede diseñarse individualmente. Como demostró Beckum, el hormigón para impresión 3D permite una aceleración significativa del proceso de construcción y, por lo tanto, puede representar un impulso hacia la innovación para diversas realidades del sector de la construcción».

Otro caso de éxito es el de Baumax, una empresa chilena que utiliza una impresora 3D para construir en un solo día casas de concreto por bloques prefabricados, lo que permite realizar construcciones de alta calidad y rápidas de instalar. Con esta tecnología, la organización ha realizado 35 proyectos, equivalente a 150.000 metros cuadrados.

En la actualidad, son muchos los laboratorios y oficinas de ingeniería que cuentan con una impresora 3D y esto se debe a que este tipo de tecnología permite evaluar diferentes prototipos de forma muy rápida.

Con el tiempo se verán muchas más aplicaciones y desarrollos en esta tecnología que cada vez abarca más sectores, pero los avances que se han logrado en estos últimos años son de gran importancia y utilidad.

Los invitamos a ver este interesante documental de DW sobre el desarrollo de la impresión 3D en el sector industrial.


Imagen principal: Rob Wingate (Unplash).