fbpx

Higiene y desinfección, hábitos que deben permanecer con o sin pandemia

En este punto, hablar sobre los cambios que ha traído la pandemia suena trillado. Desde el movimiento al mundo digital hasta los cambios en los hábitos de consumo, pocas cosas existen bajo el sol que no hayan sido tocadas por Cóvid-19. Sin embargo, uno de los terrenos que más ha tenido cambios ha sido el de aseo y desinfección de objetos, superficies y ambientes en donde habitamos.

Y es que, si pensamos antes de la pandemia, muchos de nuestros hábitos de desinfección no eran tan importantes como lo son ahora. Desde olvidar lavarse las manos hasta limitarse a desinfectar en ocasiones puntuales, la pandemia ha significado también un salto hacia mejores hábitos de limpieza y de desinfección. Este contexto ha creado una conciencia de higiene mucho más robusta, pero con el reto a futuro de hacer que este cambio sobreviva la pandemia. 

No todo es Cóvid-19

Aunque la pandemia causada por el nuevo coronavirus ha traído al frente la importancia de buenos hábitos de higiene, lo cierto es que el Cóvid-19 está muy lejos de ser el único actor. La gripe o influenza, tan común en los meses de lluvia del país, es responsable de entre 290.000 y 615.00 muertes anualmente, según cifras de la Organización Mundial de la Salud. 

De la misma forma, una realidad en hospitales y clínicas es la de tener que lidiar con enfermedades nosocomiales, es decir, infecciones que son adquiridas después de una visita al hospital. “Realmente la desinfección no es un tema de ahora. Es un tema de hace muchos años. En el tema de [infecciones] existen bacterias que son patógenas, como ahora por ejemplo el caso de las enfermedades nosocomiales en hospitales, que son muy resistentes a todos los desinfectantes e incluso a los antibióticos. Esto es de años”, explica la bacterióloga Luz Stella Villalba, directora del Laboratorio de Sanidad y Control Ambiental SCA.

Estrategias efectivas de desinfección y de limpieza son una de las herramientas más importantes para poder combatir este tipo de enfermedades. Esto no solo aplica para hospitales, sino también para todos nosotros, con o sin pandemia. A su vez, estas estrategias pueden ayudar a reducir no solamente los números de mortalidad, sino también las consecuencias sociales y económicas. 

En efecto, una modesta inversión en un régimen de limpieza eficaz proporciona un valioso retorno en términos de mejora de la salud humana, mayor calidad del ambiente interior, reducción de las pérdidas económicas y aumento de la productividad.

Cita: ISSA

No es raro escuchar que muchas personas, así como no se han infectado de Cóvid-19, tampoco han tenido infecciones de gripe. De hecho, los casos de gripe registraron sus números más bajos entre 2020 y 2021, gracias en gran parte a los nuevos hábitos de desinfección que ha traído la pandemia. Los buenos hábitos de higiene son fundamentales, sin importar qué tipo de bacterias busquemos erradicar.    

Una iniciativa colombiana

En este contexto de la pandemia, un grupo interdisciplinario de distintas áreas del conocimiento se unió para crear una mejor opción para la higiene. Sanidad y Control Ambiental SCA nace justamente en una época en que la sociedad necesita de más y mejores soluciones para poder prevenir el contagio no solamente de Cóvid-19, sino también de otros tipos de agentes patógenos que llevan décadas viviendo entre nosotros.

“Nuestro trabajo nos permite ser aliados en una desinfección juiciosa y profesional a la hora de garantizar espacios saludables en el marco no solamente de esta pandemia que estamos viviendo, sino también otros agentes que son microbianos y patógenos”, dice Villalba. Recalca también que gran parte de la visión de la compañía es crear conciencia sobre la desinfección efectiva, especialmente viendo cómo la crisis sanitaria ha llevado a la proliferación de malas prácticas de desinfección.

Este emprendimiento colombiano se ha enfocado en encontrar una intersección importante entre la digitalización y la desinfección. Utilizando sus teléfonos o una aplicación web en el computador, los usuarios son capaces de controlar remotamente los dispositivos que se usan para desinfectar. De esta forma, se reduce aún más el riesgo de entrar en contacto con microorganismos peligrosos.   

Un punto importante es que SCA se ha empeñado por crear no solamente dispositivos que pueden cubrir desde autobuses hasta bibliotecas, sino también toda la integración en la nube y los químicos que son utilizados para la desinfección. De la misma forma, se pueden programar ciclos de limpieza y el registro de datos en el ambiente, como la humedad, la temperatura y el material particulado.  

¿Cómo desinfectar mejor?

Incluso con la visión empresarial, uno de las misiones vitales de SCA es la de poder ayudar no solamente a superar esta pandemia, sino también apoyar la reactivación económica e ir mucho más allá de la mera lucha contra Cóvid-19. Esto empieza, sin embargo, con la creación de conciencia en el tema de desinfección, ya que no todos los métodos son iguales y en muchos casos se puede estar cayendo en malas prácticas. 

Según Villalba, el uso excesivo de la nebulización –la mezcla entre líquido y gas a alta presión para la transmisión aérea– o de vapores calientes se ha convertido en una práctica común, pero que en realidad no pueden ser aplicada a todo. En muchos casos, los métodos de nebulización no están siendo efectivos o se están neutralizando los agentes activos de desinfección. 

“Siendo muy objetivos y positivos en el marco de lo que está ocurriendo, nos ha permitido ver que somos muy vulnerables. Efectivamente el tema de la limpieza y de la desinfección sí o sí debe realizarse, y de manera técnica y responsablemente”.

Luz Stella Villalba, directora del Laboratorio de Sanidad y Control Ambiental SCA.

Primero que todo, es importante saber que todos los agentes de desinfección tienen tiempos de efectividad. Es decir que deben permanecer en una superficie por algún tiempo determinado antes de que pueda considerarse verdaderamente estéril. Este tiempo varía desde 30 segundos hasta algunos minutos dependiendo del desinfectante. Por esta razón es importante leer las instrucciones de uso de los productos que utilizamos. 

Adicional a esto, también es importante saber qué tipo de desinfectantes son usados. En muchos casos, una mala elección puede provocar irritaciones en la piel y la eliminación de bacterias beneficiosas que habitan en ella. Por otro lado, el uso indebido de estos agentes pueden estar generando resistencias en los microorganismos.

“Si empezamos a usar indiscriminadamente agentes desinfectantes que no tienen tiempos efectivos de desinfección probados en laboratorio, pues también estamos generando microorganismos que van a ser resistentes en el tiempo a todos los desinfectantes. Hay que ser muy juiciosos en ese sentido”, explica Luz Stella Villalba, de Sanidad y Control Ambiental. 

Estas pautas son tan válidas hoy en día como en el futuro. Las recomendaciones de limpieza y desinfección han llegado para convertirse en uno de los protocolos que debe ser tan relevante después como lo es ahora en plena pandemia. “Lo que nosotros pretendemos es ser aliados en la desinfección pero no solo aquí en este momento, sino también a largo plazo porque el virus vino para quedarse”.  


Imagen: Tetiana SHYSHKINA en Unsplash

Sebastián Romero Torres
Filósofo de formación y geek empedernido. Amante de los videojuegos, la tecnología, la música y el espacio.

De otros Especiales 2020