Educación tradicional, ¿útil para los emprendedores?

Educación, Emprendimiento, Slider

“Más vale un talento sin título, que un título sin talento”. Esta frase, con la que supuestamente Jordi Muñoz intentó explicarle a su padre por qué había abandonado sus estudios dejando su carrera a la mitad para dedicarse a su empresa, expone la gran duda que muchos emprendedores empiezan a tener con respecto a la utilidad que tiene la educación tradicional en esta era.

Y  es que, en el mundo de los negocios, ahora es posible encontrar innumerables casos de emprendedores que no han tenido que pasar por una universidad o terminar una carrera para tener éxito.

El caso de Jordi Muñoz (con la cita arriba mencionada) está documentado en el libro Crear o morir, escrito por el periodista Andrés Oppenheimer hace cerca de 5 años. A los 20 años, Muñoz era un mexicano más que era rechazado por universidades tradicionales por no considerarlo apto para estudiar en sus instalaciones. Apenas 2 años después era el presidente de su propia compañía: 3D Robotics y una de las personas más influyentes en el mundo tecnológico, al revolucionar la industria de los drones en el mundo. Su formación la adquirió principalmente a través de foros y comunidades en Internet.

Bill Gates, quien hace algunos meses cumplió 10 años en su nuevo camino de la filantropía, es otro de los ilustres ejemplos de esta tendencia. Un par de años después de haber iniciado sus estudios de derecho, Gates se retiró de la universidad y se fue a fundar y dirigir su propia empresa. De allí en adelante la historia de Microsoft es ampliamente conocida, así como la de Gates.

En la medida en que aumenta el interés por el emprendimiento, que las tecnologías ofrecen nuevas y mayores opciones de educación, que aumenta la necesidad de transformar digitalmente diferentes sectores y que se posicionan nuevos modelos para compartir conocimiento en el mundo, se generaliza la percepción de que solo basta tener una buena idea –y ejecutarla bien– para ‘sacarla del estadio’.

Son casos en los que la mayoría de las veces la educación formal llega a ser vista como un retroceso o una pérdida de tiempo y la resistencia de los emprendedores frente a este modelo de educación parece crecer. ¿Qué tan útil es o puede ser la educación tradicional para los emprendedores? Si tuvieran la oportunidad, ¿volverían los emprendedores exitosos a las universidades tradicionales y a las clases presenciales para graduarse o actualizarse?

Unir los puntos

Con el objetivo de no permitir que la academia deje de ser una buena opción para las personas que buscan hallar un camino hacia el emprendimiento y los negocios digitales, la oferta académica de diferentes instituciones educativas se empieza a transformar. Este es el caso de la universidad EAN en Colombia.

Tenemos que pasar de las ideas a las acciones, y muchas veces la academia se queda con el conocimiento no aplicado o poco aplicable, y lo que estamos haciendo es tomar ese conocimiento para que transformen realidades. Además, tenemos conocimiento de última generación, metodologías pioneras. Mariano Doncel Moreno, profesor EAN y líder de la acreditación en Negocios Digitales.

En 2018, la universidad logró convocar 75 ideas de negocio para el programa Apps.co, del Ministerio TIC, de las cuales seleccionó 11 para hacer el acompañamiento. Pero más allá de la historia de aceleración, este capítulo fue una oportunidad para demostrarles a los emprendedores que regresar a una universidad puede resultar útil.

Emprendedores como Nelson Bonilla y Javier Páez reconocen haber sido escépticos al iniciar un proceso de 8 semanas, pues tener que asistir una vez a la semana por 4 horas a una universidad no es algo llamativo para emprendedores –que, pese a sus historias de fracaso, mantienen su entusiasmo, una agenda llena de compromisos y mil ideas por desarrollar.

Todo este proceso me ha dado un tema de enfoque. El ejercicio de concreción es bastante intenso. Nelson Bonilla, emprendedor y cofundador de Actívalo.

¿A qué educación apostarle?

Javier Páez y Nelson Bonilla.

A la educación de calidad, que puede venir en diferentes presentaciones.

No se trata de perseguir un diploma para engordar la hoja de vida –que en algunos casos hasta se puede comprar– , sino de aprender para aplicar y trasformar realidades. También hay que tener en cuenta los contextos específicos: no a todas las personas se les facilita una educación en línea, principalmente por rasgos de conducta: ser autónomo y disciplinado no es fácil.

Si bien se fortalecen tendencias como el que no es necesario pasar por una institución formal, porque en muchos casos estas no satisfacen la demanda en cuanto a contenidos actuales y útiles, también se debe reconocer cuando estas hacen la tarea y habilitan ofertas acordes.

Así como existen excelentes referentes de educación en línea, también hay plataformas que dejan mucho que desear.

No porque algo sea digital es bueno a ojo cerrado, lo mismo aplica con las instituciones tradicionales. Sin embargo, ellas también deben hacer sus procesos de transformación digital, en los que cambien su cultura y ofrezcan soluciones a los nuevos desafíos. El hecho de que trabajen en contenidos específicos y no generalistas, o en el caso de la EAN, que promuevan su formación desde un enfoque sostenible (económico, social y ambiental), son valores que marcan la diferencia.

Como consecuencia de todo esto la universidad EAN fue acreditada por el Ministerio TIC como la primera universidad en Colombia experta en Negocios Digitales. Pero, sin duda, el aval más valioso es el de los emprendedores que optaron por regresar a la universidad y encontraron beneficio, y conocimiento en este proceso, uno de cuyos valores agregados que más destacan es el networking.

Con esta metodología consigues materializar y conseguir resultados. Lograr eso en tan solo 8 semanas, y crecer a nivel de conocimiento profesional y de contactos, para mí es supremamente valioso. El proceso fue conciso y puntual.Javier Páez, emprendedor y cofundador de Más Seguros.

¿A cuál modelo de educación le apuestan?

Foto: weisanjiang (Vía: Pixabay, CC)

Last modified: 30 Diciembre, 2018

Contenido anterior

La Transformación Digital y su innegable poder de cambiar realidades

Desde su historia personal, la doctora Carol Hullin invita a descubrir la inteligencia y con ayuda de tecnología, ciencia e innovación, transformar vidas....

Contenido siguiente

Personas, Slider, Transformación Digital

Tendencias: 8 tecnologías que cumplirán sus promesas en 2019

Estas son las tendencias TIC de 2019, y a las que le seguiremos la pista, porque son las que pasarán de la teoría a la realidad y transformarán el mundo....