fbpx

Por César Celse

Director Regional Latam de Justo

Vitrinas vacías, locales desocupados y el silencio en las calles son una muestra de lo que dejó la pandemia para los negocios pequeños. Al igual que el teletrabajo y las clases virtuales, el comercio tuvo que migrar a las plataformas digitales y adaptarse en un momento difícil.

Si bien muchas empresas y negocios pasaron sus actividades comerciales a plataformas digitales, el desarrollo tecnológico está en mano de unos pocos que brindaron las opciones como una respuesta rápida ante la crisis, y ahora son dueñas del mercado.

Según el último informe sobre el índice de comercio electrónico de empresa a consumidor 2020, elaborado por la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo, América Latina y el Caribe fueron las regiones con menor desarrollo e-commerce a nivel mundial.

Si bien los consumidores en Colombia, Brasil, Argentina, México y Chile lideran las compras en línea, el e-commerce aún no es un pilar fundamental de la economía. Entonces, ¿por qué empresas como Justo  apuestan en este mercado?.

La respuesta es muy sencilla, para que la economía crezca hay que creer en las marcas nacionales. Hay que brindar el conocimiento y las herramientas para entender los beneficios de un modelo de negocio innovador y que funciona durante momentos de crisis.

La clave es que mientras muy pocos saben cómo funciona este modelo, existe un gran potencial de empresarios que pueden hacer el cambio y así expandir sus horizontes de manera autónoma. El e-commerce permite democratizar la economía, permite que las empresas que digitalizan sus actividades mantengan el control y en muchas ocasiones, la tecnificación mejora ciertos procesos.

Más allá de una tienda virtual, en el caso de los restaurantes un e-commerce permite que el proceso de inventario sea automático con el despacho de cada pedido, un mejor monitoreo de gastos e insumos, una conexión libre de intermediarios con el cliente, seguridad para las transacciones, expansión de la base de clientes sin necesidad de gastar dinero de más, y una base de datos sobre los consumidores siempre actualizada.

Redes como Instagram, tiene el 70% de sus hashtags creados por marcas que generan visitas e interacciones diarias. Según Statista, Colombia, Brasil, Argentina, México y Chile tienen previsto un crecimiento de más del 70% de compras en línea. Con esta información, sabemos que el paso a seguir es invertir en los restaurantes para transformarlos al e-commerce. Este cambio activa  el desarrollo económico para la región que tanto lo necesita, para recuperarse después de la pandemia.

Este comunicado, al igual que todos los que están publicados en esta sección, es un servicio de Impacto TIC inicialmente para sus agencias de comunicación aliadas, y no influye en la independencia editorial del medio. En esta etapa de experimentación, su publicación no tiene ningún costo.