Debemos sumar líderes y repensar las políticas públicas de las TIC en Latinoamérica

Foto: Twitter ASIET

Pablo Bello, CEO de la Asociación Interamericana de Empresas de Telecomunicaciones (ASIET), presentó algunas conclusiones, durante el cierre del Congreso Latinoamericano de Telecomunicaciones (CLT17), organizado por la CRC, ITU, CAF, GSMA, ASIET y el Ministerio TIC de Colombia, dentro de las cuales se destacó la urgencia de repensar las políticas públicas para el ecosistema digital

A pesar de que existan voces argumentando que la economía digital no ha tenido los resultados tan  que prometía, para otros, como Pablo Bello, la digitalización de las economías es necesaria para elevar la productividad de los países, “sin digitalización, no tendremos crecimiento económico y estaremos condenados a una nueva década perdida”, porque las TIC son fundamentales para el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Los desafíos que tiene Latinoamérica en este aspecto, según las conclusiones de Bello,  son tres:

  1. Cerrar la brecha digital.
  2. Incorporar de forma intensiva las TIC en los procesos productivos.
  3. Desarrollar la economía creativa digital: con el desarrollo de contenidos y aplicaciones.

Pero para poder resolverlos hace falta no solo el deseo de querer hacerlo, también se requiere el liderazgo, tanto de emprendedores, como del sector privado y gubernamental, para que en sintonía se pueda hacerle frente a estos desafíos.

Es ahí donde el tema de políticas públicas es sumamente relevante. “El éxito de las políticas pasa por asumir la responsabilidad del cambio al más alto nivel del Estado”, agregó Bello.

En este sentido, continuó explicando, “es indispensable repensar las políticas públicas bajo el paradigma de la convergencia y del ecosistema digital. Las respuestas clásicas de la regulación ya no son válidas en el contexto actual. Debemos plantearnos qué infraestructura necesitamos; cómo se consiguen las inversiones requeridas; cómo incorporamos las TIC en la matriz productiva; y cómo aceleramos el desarrollo de contenidos, servicios y aplicaciones latinoamericanas para los latinoamericanos”.

Estas políticas son necesarias en todos los desafíos, ya que para cerrar la brecha digital es necesario disponer de una infraestructura de conectividad, y las políticas públicas deben centrarse en cómo generar condiciones para  hacer realidad ese tipo de infraestructuras.

También es necesario “incrementar la cobertura e incorporar las tecnologías más avanzadas, al tiempo que la competencia sostenible permita reducir los precios”, y todo esto depende de que los Gobiernos tengan en sus agendas estos temas como una prioridad.

“Debemos construir agendas ambiciosas e innovadoras. Movilizar los recursos públicos y privados para el cierre de la brecha digital es indispensable. El diálogo y la confianza entre todos los actores es necesario para construir políticas con la mirada puesta en el futuro”.

Y regresando a la sintonía necesaria que debe haber entre los sectores, en cuanto a la parte privada no se limita exclusivamente a las que trabajan en el sector de la tecnología. Vincular a las no tecnológicas “es posiblemente la tarea más compleja de las que debemos enfrentar. Necesitamos involucrar a los gremios y a los ministerios de la producción, a las agencias de fomento y a los sistemas de innovación, además de fomentar las habilidades para la economía que viene” .

Hacer entender la importancia de la transformación digital es antes que nada un tema cultural. De nada sirve tener las políticas, las infraestructura, y todo tipo de recursos si no hay una comprensión profunda del porqué.

Por eso, como bien señala Bello, la necesidad urgente es, sobre todo para las personas quienes ya forman parte de las TIC, la de sumar a quienes no están convencidos. Hay que sumar a personas, líderes empresariales, sociedades y a las máximas autoridades políticas, para que con ayuda de las TIC se pueda llevar a América Latina al desarrollo.

Por otra parte, Bello aplaudió la creación del Observatorio del Ecosistema y la Economía Digital para América Latina y el Caribe, porque saber “dónde estamos y hacia dónde vamos es indispensable para avanzar con decisión en la dirección correcta”.