El comercio electrónico creció en Colombia, no cabe la menor duda. Sí o sí debía hacerlo, las actividades comerciales debían continuar, y con espacios físicos cerrados, no hubo otra salida que volcarse a explorar las opciones que trae el entorno digital. Sin embargo, la categoría que venía siendo la ‘reina’ dentro de las ventas por Internet, el turismo, tuvo un dramático desplome. Según compartió María Fernanda Quiñonez, presidente ejecutiva de la Cámara Colombiana de Comercio Electrónico (CCCE), la contracción de las ventas digitales del turismo en 2020 fue del 93 %.

El Dane reportó en los resultados más recientes de la ‘Cuenta satélite de turismo’ (mayo de 2021) que el flujo de personas del turismo receptor en Colombia (las que llegaron) pasó de 3,5 millones en 2019 a 992.000 personas en 2020; y en el caso del turismo emisor (las que salieron), el flujo pasó de 2,9 millones (2019) a 707.000 personas (2020).

En cuanto al gasto del turismo receptor, se pasó de 24,7 billones de pesos en 2019 a 11,0 billones en 2020, lo que representó un decrecimiento de 55,6 %.

Entre los gastos que se realizaron específicamente dentro de la industria del turismo en Colombia, la compra principal fue de tiquetes aéreos, que sumó 3 billones de pesos. Le siguieron los servicios de provisión de alimentos y bebidas (2,2 billones) y los servicios de alojamiento para visitantes (2 billones).

Y ahora…, ¿qué ha sido o que podrá ser del turismo?

Es una tendencia ya habitual el ponerle la palabra smart (inteligente) a casi todo. Sin embargo, esto va más allá del digitalizar servicios. La inteligencia en estos casos adopta diferentes enfoques y reúne, a su vez, elementos que antes estaban desagregados, y el turismo no es la excepción.

El Smart Turism –o turismo inteligente– es una exploración para implementar innovación, apoyarse en tecnología, con un enfoque de sostenibilidad (ambiental, social y económica). Por ejemplo, el poder hacer reservas en línea, revisar las instalaciones a través de fotos, videos, reseñas (o tal vez aprovechando la Realidad Virtual), priorizar la bioseguridad  y el encontrar un equilibrio con el entorno al que se va son algunas de las cosas que toman mayor protagonismo hoy en día. Los viajeros quieren ser responsables, hasta donde más se pueda, por eso la idea de aportar comunidades tiene un peso enorme.

Para todo esto, contar con tecnología es indispensable. Incluso cuando el deseo del viajero es desconectarse, porque el detrás de cámaras de un negocio de turismo seguirá corriendo con tecnología, desde conectividad, pasando por la nube, hasta las más avanzadas aplicaciones de Inteligencia Artificial.

En la Unión Europea llevan al menos 2 años promoviendo la visión del turismo inteligente y se basa en cuatro categorías:

  • Accesibilidad.
  • Sustentabilidad.
  • Digitalización.
  • Patrimonio cultural y creatividad.

Y para fines ilustrativos, cuentan con un compendio de mejores prácticas, lleno de historias de éxito y guías para profundizar más en todos los diferentes enfoques y cambios para tener en cuenta, desde tazas de café reutilizables, pasando por la gestión inteligente, hasta iniciativas digitales con visión de futuro.

Lea también: Turismo, un sector que requiere de la tecnología más allá de la virtualidad.

Foto: Cortesía Worldpackers.

Sin irnos tan lejos, ya existen avances destacados en turismo, incluso durante la pandemia. Uno de de los casos representativos es el de Worldpackers, una plataforma de turismo colaborativo que logró aumentar cerca del 270 % en ingresos en medio de la crisis del mercado por la pandemia de Cóvid-19.

En esta desaceleración del turismo, en todo el mundo, la plataforma tuvo un aumento promedio del 70 % en el número de anfitriones aprobados, 82 % en el tráfico total de la web, 160 % en número de inscritos de la comunidad y 375 % en ventas realizadas por afiliados.

Estos casos de éxito en medio de un panorama de problemas se da justamente porque van cambiado su modelo de acuerdo a las necesidades del momento. El contenido digital es hoy en día una muy valiosa moneda de cambio, es necesario desarrollar habilidades creativas y ofrecer las condiciones para que se distribuya el mismo.

La gente utilizó el período de aislamiento total para desarrollar habilidades, aprender y prepararse para cuando fuese posible viajar. Cuando se aflojaron las reglas de aislamiento y surgió la posibilidad de viajar siguiendo los protocolos de prevención, hubo una explosión en las inscripciones de viajeros y anfitriones en la plataforma”, afirma Rodolfo Montu, director de marketing de Worldpackers.

Worldpackers nació en 2014 con la idea de ofrecer alojamiento por algo a cambio, no necesariamente dinero. La suscripción a la plataforma es gratuita, tanto para viajeros como para anfitriones. Sin embargo, existen tres planes pagos: ‘Worldpackers Academy’, ‘Worldpackers Trips’ y ‘Worldpackers Pack’.

En ‘Worldpackers Academy’ se puede acceder a 810 clases, con contenidos exclusivos creados por la comunidad de viajeros, influenciadores digitales y el propio equipo Worldpackers, para ayudar a planificar sus viajes futuros, con enfoque en el desarrollo personal y profesional.

En el programa ‘Worldpackers Trips’, el usuario puede conectarse con anfitriones de todos los rincones del mundo y del propio país, para hacer un intercambio de habilidades por alojamiento con enfoque en desarrollo personal y profesional. De otro lado, los miembros de Worldpackers Pack tienen acceso a todas las ventajas de los 2 planes por un año.

Hoy este servicio está en más de 140 países y Colombia es uno de los 5 países con más viajeros y anfitriones en la plataforma. La compañía continúa invirtiendo cada vez más en su comunidad a través de sus programas, en los cuales los miembros más activos y comprometidos de Worldpackers pueden ganar dinero de diferentes maneras mientras viajan: produciendo contenido, promocionando la marca y trayendo más anfitriones a la comunidad.

La reactivación del turismo en Colombia

Que un turista pueda conectarse para publicar sus historias, fotos y videos en redes sociales es sumamente importante. Porque eso atrae a otros turistas (compradores), porque se convierte en una validación o recomendación de un producto o servicio (hoteles, restaurantes, planes, etc.).  

Así como la pandemia empujó el reconocimiento de la importancia de Internet como un servicio esencial, también cambió las prioridades a la hora de hacer alianzas e inversiones. Desde los entes territoriales, como las alcaldías, se están adelantando iniciativas basadas en conectividad para reactivar el turismo. Uno de los más recientes es el de Villa de Leyva (Boyacá) que pasó a la Fibra Óptica de Movistar, para consolidarse como uno de los lugares turísticos de Colombia, avanzando en su digitalización y elevando su potencial con el uso inteligente de la conectividad.

No se trata solo de instalar más puntos de acceso, o de mejorar las velocidades de conexión, que ahora será simétrica, es decir, misma velocidad de subida y bajada –de hasta 300 megas y capacidades hasta 20 veces mayores que con otras conexiones que se brindan por cobre o cable disponibles en el mercado–; se trata de integrar más soluciones a un ecosistema de turismo inteligente.

La conectividad habilita el poner en marcha otras soluciones enfocadas en turismo a través Big Data e IoT (Internet de las Cosas), como es el caso de Luca Turismo, que ofrece información detallada de la cantidad de turistas nacionales e internacionales que visitan una o varias zonas específicas, su comportamiento, modo de transporte del viaje, perfil socioeconómico y análisis de procedencia por tipo de día y franja horaria, Esto permite que las empresas, entidades y negocios definan estrategias y acciones claves para mejorar, optimizar o dinamizar su oferta comercial.

Para Villa de Leyva, Movistar Empresas realizó un análisis –con esta solución– de los turistas que visitaron la ciudad en Semana Santa, generando hallazgos importantes que ya fueron expuestos y están a disposición del municipio.

También se suman soluciones de bioseguridad, control y ocupación de aforos, quioskos de venta y recaudo de planes turísticos, comunicaciones y seguridad electrónica, además de ventas en línea, con servicios específicos como Peiky Corp, que les permite a los negocios de turismo crear su tienda Online de forma gratuita en minutos y comercializar sus productos a través de WhatsApp.

El de Villa de Leyva no es un caso aislado, hace parte de una serie de alianzas. Laura Pérez, profesional de Soluciones Advertising de Movistar Empresas, comparte: «Durante este año estamos realizando varios acercamientos con distintas entidades para apoyarlos en su proceso de reactivación a través de la tecnología. Así mismo, desde Telefónica S.A. tenemos varios casos de éxito alcanzados a través de la solución Luca y que impactan el sector turístico».

Aquí destaca casos internacionales como el Patrimonio Nacional, una agencia gubernamental que se encarga de la dirección y mantenimiento de los emplazamientos Reales; el Festival anual ‘Tiempo de flores’ liderado por el Ayuntamiento de Girona, España y la planificación del evento Festival del Globo, organizado en el municipio de León, México.  

En Colombia, la ejecutiva agrega que la empresa ha apoyado el proceso de reconstrucción de San Andrés y Providencia, luego del paso del huracán Iota. ¿Han notado una tendencia creciente de amigos y familiares disfrutando de las playas de San Andrés? Dan ganas de estar allá. Justamente, este es uno de los destinos de mayor tasa de ocupación en 2021. Este es un caso que reúne un poco de todo lo anterior. Los viajeros quieren contribuir, ayudar a una comunidad, en este caso se trata de una que depende del turismo para subsistir, y que luego del devastador paso de un huracán, no ha sido reconstruída. Los contenidos que desde allí se generan y comparten (gracias a la conectividad), motivan a más viajeros, y todo esto se suma a una rica historia, su patrimonio cultural, además de sus innegables atractivos turísticos (playas y planes).

Que las empresas, emprendimientos y operadores turísticos del país tengan acceso a capacitación en habilidades digitales, sumado a la conectividad y un entendimiento de los cambios de hábitos de consumo es fundamental para la tan citada reactivación. Mientras tanto, se seguirá desplegando infraestrucutura para llevar conectividad o actualizar las redes, dependiendo del caso específico.


Foto de portada: Tatiana Zanon (En: Unsplash)