Ser youtuber es una actividad que constantemente se estigmatiza, e incluso se minimiza. Parece sencillo o superficial estar compartiendo videos en Youtube, pero de otro lado podría llegar a pensarse que puede ser una actividad para ganar dinero fácil y así hacerse millonario. ¡Falso!

¿Realmente es buen negocio ser youtuber? Hace algunos años comenzaron a publicarse listados de los youtubers mejor pagados. Las cifras son llamativas desde cualquier perspectiva, dado que ganan millones de dólares anualmente. Según el listado de la revista Forbes, el youtuber mejor pago del mundo en 2020 fue Ryan Kaji, un niño de 9 años, que facturó 29,1 millones de dólares.

Cada año se van actualizando estos listados, algunas de estas personas se mantienen en el top, otras desaparecen y claramente, entran nuevos jugadores. Uno de los casos más representativos en Colombia es el de ‘Nubia e hijos’, la familia campesina que se volvió un hit en Youtube, y que además ha logrado importantes ingresos económicos a raíz de esta actividad. En diciembre de 2020 recibieron 30 millones de pesos de parte de la plataforma.

Entonces es necesario separar algunos puntos relevantes: una cosa es la actividad, el trabajo de ser youtubers, y otra cosa son las temáticas sobre las que se decide crear contenido. Así las cosas, se abre un abanico de posibilidades: hay quienes les apuntan a contenidos de belleza (como maquillajes y peinados), están los que se enfocan en música (bien sea para enseñar sobre un instrumento o para hablar del tema en general), también están los que mueven contenidos deportivos, los que se enfocan más en el ocio, los de humor, los de política, los de sátira, los ambientales, y claro, los de tecnología (aquí incluso se abriría una nueva y exclusiva para gamers) y ciencia, esto solo mencionando algunas categorías.  

¿Realmente es buen negocio el ser youtuber?

Pero si ser youtuber es una actividad rentable o no depende de varios factores. Primero, del objetivo de cada persona (cada creador de contenido), de la estrategia y del tema. Hay diferentes formas de monetizar, o sea, de convertir un activo en dinero. En este caso, el objetivo es que la creación de contenidos que se publican en Youtube genere ganancias económicas.

Iván Luzardo es periodista, director de Folou y youtuber de tecnología; su canal se acerca a los 10.000 seguidores, pero tan solo lleva 2 años trabajando en este campo. «Los primeros 7 meses estuve dudoso, luego decidí que era lo que me gustaba, porque me encanta comunicar y hacer lo que hago. Es buen negocio cuando le has trabajado un montón, los youtubers serios viven de Youtube. Si comienzas a dar, esos videos comienzan a despegar. Entonces, imagínate, habrá valido la pena, más gente se suscribirá y el siguiente video tendrá más vistas y así sucesivamente», comparte Luzardo.

En su caso se ha dado cuenta de que el crecimiento en el sector de tecnología es mucho más lento, por ejemplo, frente al caso de México, donde –según comparte– tienen una cultura más fuerte de youtubers tecnológicos. «Un colega que comenzó un par de meses después de que yo lo hice ya va llegando a 200.000 suscriptores y yo estoy casi llegando a 10.000, que para mí han sido un reto y un tema de trabajo», agrega. Y en cuanto a números, cree que sí es lucrativo, aunque resalta que la monetización no ha sido su foco; su actividad económica principal no es ser youtuber, pero reconoce que es bueno ver que que el canal da resultados.

«Me va bien. Aunque eso depende del objetivo de cada persona. En un primer mes fueron como 30 dólares, que para un canal de 2.000 suscriptores, eso es un montón. Ahora hay meses de 100 a 240 dólares (casi 1 millón de pesos), pero el tema es de analizar cuánto cuesta llegar allá». Y con esto Luzardo se refiere justamente al trabajo que demanda alcanzar una base de seguidores, mejorar los videos, la inversión en conocimientos, en recurso humano y en herramientas de trabajo, solo por mencionar algunos puntos.

Si 10.000 suscriptores dejan una ganancia de 200 dólares al mes, se pueden hacer cuentas alegres, con cientos de miles o incluso, millones de seguidores. Pero hacer crecer esa comunidad, esa cantidad de seguidores, y fidelizarlos es todo un trabajo.

Hay casos, como el del youtuber inglés Lewis Shawcross, que –aunque comenzó con contenidos de videojuegos– durante la pandemia se dedicó a explorar, comentar y reaccionar a la música latinoamericana, y se ha convertido en un éxito. No es músico, ni mucho menos experto, pero ha logrado cautivar a una audiencia de 633.000 seguidores, que constantemente le comparte nuevas sugerencias. Sin embargo, en uno de sus videos compartió que realmente no monetizaba tanto como podría esperarse, por lo que invitaba a sus seguidores a pagar la suscripción en Patreon –una plataforma que facilita a los creadores obtener ingresos– para ver contenido exclusivo, además de tener a beneficios como charlas con él, entre otras cosas. «Básicamente, si escucho una canción que se ha hecho en los últimos 2 años, hay un 90% de posibilidades de que se bloquee [en Youtube]», explica Shawcross.

Shawcross ya ha viajado a México y Colombia para conocer más de la cultura de estos países, y según comparte en sus redes sociales, está haciendo importantes alianzas, que seguramente le generarán otros tipos de monetización. De hecho, sus seguidores, principalmente latinoamericanos, lo han apodado ‘Luisito’, ‘Luchito’ o ‘Tío Lucho’. Su canal tiene una diversidad musical más amplia que la que pueden reunir algunos medios de comunicación.

Todo es estrategia

Hay otros casos en los que los creadores de contenido se han pasado a Twitch, donde solo es necesario tener 50 suscriptores para comenzar a monetizar, aunque hay que aclarar que es una plataforma principalmente para gamers. Entonces este es otro punto: para uno u otro tema, puede ser mejor Youtube, Twitch o Patreon, entre otras.

En el caso de Luzardo, el pasar a Patreon no hace parte de sus planes, porque esto a su vez implica otro tipo de trabajo. «Siento que aún no estoy preparado para ir a Patreon, donde la gente pague por lo que estoy haciendo, por quien soy yo, es un ejercicio de marca personal demasiado fuerte y exigente. Por ejemplo, yo no soy viral para Instagram o en TikTok, no estoy en otras redes. La gente en Patreon paga por la persona».

A largo plazo es posible ganar mucho dinero y vivir solo de ser youtuber, pero es un trabajo que requiere tiempo, inversión y profesionalización (que no es lo mismo que un título universitario), como cualquier otro. No es dinero fácil.

Para que Nubia e hijos llegaran a sus 738.000 suscriptores han tenido que hacer mucho trabajo, además de que abordan un tema social que se adapta a los cambios de hábitos de consumo de las personas. Esta familia suma 43 videos, mientras que ‘Luchito’ tiene casi 500 videos. Es decir, él tuvo que hacer mucho más contenido que Nubia e Hijos (hacer 21 canciones en una semana demanda bastante tiempo y trabajo de pre y posproducción). Pero estas no son las grandes ligas, teniendo en cuenta que numéricamente hay youtubers colombianos con millones de seguidores (que su contenido sea constructivo o no es otra discusión).

Retomando el tema de tecnología, Enrique Cuartas es uno de los youtubers que ya están monetizando desde su canal ‘Nubeléctrica’. Es justamente una de las personas que le están apostando a este tipo de trabajo y comparte que para comenzar a recibir ganancias hay que cumplir con ciertos requisitos mínimos para monetizar, como tener 1.000 seguidores y sumar 4.000 horas de reproducción en los últimos 365 días.

Foto: CardMapr.nl (En: Unsplash).

Hacer videos es un trabajo, la creación de contenido no se trata de grabar cualquier cosa al azar. ¿Entonces de qué se trata?, de estrategia. «Básicamente no se trata de subir [videos], sino de tener una estrategia de contenidos detrás para que sea rentable», explica Cuartas.

Es un punto con el que coincide Luzardo: «Se trata de que tengas como youtuber una estrategia de contenidos de un tema específico, en mi caso, un tema que aporta«. Y también agrega que hay que estar atentos, es necesario escuchar a la audiencia y analizar las temáticas. «Esto es un tema de generar comunidad. Generar contenido no es solo obtener un suscriptor, es que tú seas de valor para ese suscriptor, que te vea un día y otro día, que se motive a activar la famosa campanita. Una campanita activada significa una vista cada vez, y se genera una audiencia fiel. Esto se trata de construir audiencia«.

SER Youtuber no es un negocio, es un trabajo, el término debe cambiar. Ser youtuber es ser un generador de contenido profesional, debes pensar, debes tener una estrategia firme.

Iván Luzardo.

¿Y dónde están las mujeres youtubers de tecnología? Claro que las hay. Una de ellas es ‘Duartericka’ (y también La Profe TIC), que comenzó a trabajar en su canal en 2020, sin embargo, aún no ha llegado a la base mínima para pasar a la monetización.También encontramos el canal de Angélica Casallas . Ambas youtubers comparten reseñas, unboxings, pautas y más contenidos relacionados con productos de tecnología.

Pautas para monetizar en Youtube

Una vez se superan los requisitos para poder generar ingresos, el proceso continúa. De hecho, hay varios procesos. Por un lado, está la creación de la cuenta de Google Adsense para poder monetizar. «Me ha ido bien. Obviamente, por ahora no estoy ganando tanto pero sí es un incentivo, puede generar mayores ingresos. Hay muchos factores que afectan la monetización. Depende del tema del que uno hable. La monetización funciona de manera contraria a como funciona la publicidad en Google, hay palabras clave que pagan más. En mi caso, las palabras que más funcionan son las de empresas de tecnología que están pautando bastante y cuyos clics valen más«, explica Cuartas.

También están los procesos de verificación, tanto del contenido que se va a publicar (el video en cuestión), como los relacionados con la persona, su titularidad y todo lo necesario para hacer las transacciones. El dinero puede llegar a la cuenta de ahorros o a través de un giro por Western Union.

En el caso de Lewis Shawcross, el paso a plataformas como Patreon también se ha dado por el tema que trata: música. Youtube le baja varios videos por tema de derechos, pero esto es una situación que puede solucionar.»El tema de derechos de autor es superimportante; en mi caso, pago a una plataforma para usar música sin problema», explica Cuartas.

También hay normas, las plataformas son claras con ellas, se puede no estar de acuerdo, pero siempre hay que leer las condiciones y los términos de cada caso. Cuartas explica que hay temas de los que no se puede hablar y no se pueden monetizar, como los discursos de odio (o movimientos antivacunas, como lo comprobamos hace un tiempo). «Cuando uno quiere monetizar, Google hace una verificación, con Inteligencia Artificial, va a ver si está bien, si cumple con sus normas o no». La recomendación es visitar el centro de creadores de Youtube, ahí enseñan y explican varios de estos temas en detalle.

Por último, pero no menos importante, hay que estar al día con los cambios. El ecosistema digital se transforma constantemente y en este caso, un tema que afectará a los creadores de contenidos de Youtube en Colombia será el cambio de normas que viene en camino. «A partir de junio, si se gana dinero por visualizaciones de usuarios en Estados Unidos, ese país se va a quedar con un monto, entre el 24 y el 34%, porque Colombia no tiene acuerdos de doble tributación, como sí los tiene México», explica Cuartas.

Top 5 de Youtubers colombianos con más suscriptores (2021)

Foto de portada: NordWood Themes (En: Unsplash)