Hace algunos meses, la compañía Infinix llegó al mercado queriendo pisar fuerte con su Note 11 Pro, un teléfono que en nuestra reseña recomendamos principalmente por a su gran pantalla y batería. Para no parar con el ritmo de lanzamientos, Infinix lanzó recientemente en el país el Zero 5G. Este es uno de los primeros teléfonos 5G de la compañía y de la gama media en Colombia, por lo que no se puede subestimar el impacto que puede tener en el mercado.

La marca ‘Zero’ de Infinix es técnicamente la insignia de la compañía, en la cual –además del Zero 5G– también vemos otros como el Zero X y el Zero X Neo. Pese a esto, en algunos aspectos las líneas de teléfonos de Infinix pueden ser algo confusas, sobre todo si examinamos de cerca las especificaciones de los equipos actualmente en el país.

Accesorios y especificaciones

El Infinix Zero 5G sigue con la línea de pensamiento de la compañía, y acá encontramos un equipo grande en tamaño, pantalla, batería y rendimiento. La pantalla es IPS LCD con un tamaño de 6,78 pulgadas y una resolución de 1.080 x 2.460 pixeles, lo que resulta en una densidad de pixeles de 388. Por el lado de memoria y almacenamiento, tenemos 128 GB de almacenamiento y 8 GB de RAM, que utilizan los estándares UFS 3.1 y LDDR5x (hasta el momento los más avanzados).

La estrella del paquete, sin embargo, está en el chip que tiene. Acá encontramos un Dimensity 900 de MediaTek. Este chip está fabricado en un proceso de 6 nanómetros. Este Dimensity representa un salto mayor si lo comparamos con otros equipos de Infinix que por lo general solían estar limitados a la muy capaz, pero que ya envejecida línea G (G90T, G80, entros otros).

Pasando a los accesorios, una de las primeras impresiones es que Infinix ofrece bastantes accesorios en la caja. Esto es algo que agradecemos bastante, ya que en nuestra experiencia con el Note 11 Pro ha sido difícil buscar accesorios como forros y protectores para la pantalla. La caja del Zero 5G es bastante más grande que una caja común, aunque en realidad no notamos que haya sido particularmente más útil que una pequeña.

Dentro de la caja encontramos un cargador de 33 W, un cable USB tipo C, un forro transparente y, en algunos mercados, Infinix también ha incluido audífonos alámbricos. Nada de este paquete es particularmente sobresaliente, pero es al fin y al cabo un buen kit de añadidos que otras compañías ya suelen no incluir.

Diseño y sensaciones en la mano

En términos de diseño, el Infinix Zero 5G difiere bastante de lo que estamos acostumbrados a ver en otros teléfonos. La sección de las cámaras, que usualmente suele ser tratada como un componente distinto del cuerpo, en este teléfono se encuentra totalmente integrada en lo que la compañía ha denominado el “diseño uni-curve”.

Si bien el teléfono luce bastante bien, lo cierto es que el plástico que han utilizado no entrega una sensación particularmente premium. El diseño del teléfono está pensado para las curvas, lo que tiene también la desventaja de no tener mucho agarre y de sentir que en cualquier momento puede resbalarse. Por este motivo, recomendamos utilizar el forro incluido. De la misma forma, el acabado brillante del teléfono es un imán absoluto para polvo, huellas y sudor.

Imagen: Sebastián Romero/Impacto TIC

Infinix ha dicho que los materiales y el diseño en plástico han sido enfocados en buscar imitar el vidrio, y creemos que en general esto ha sido logrado de manera exitosa. Pese a esto, la parte trasera del teléfono tiene un ligero sentimiento de estar vacía, pero que en general entrega un teléfono que se siente sólido al mismo tiempo que resbaloso. A modo de preferencia personal, creo que un acabado mate le hubiera entregado más conveniencia y elegancia al Zero 5G, pero este diseño brillante esta bastante decente.

Los botones laterales del Zero 5G son decentes, pero no sobresalientes. El botón de encendido y apagado también incluye el lector de huellas, y en este caso lo hemos encontrado bastante responsivo yen la mayoría de los casos no presenta problemas. Los botones de volumen, sin embargo, no son tan buenos, pero cumplen su trabajo sin complicaciones.

Pantalla y batería

Pasando al apartado de la batería, encontramos varias sorpresas, algunas positivas y otras no tan buenas. Como ya dijimos, el Infinix Zero 5G tiene una pantalla de 6,78 con una resolución Full HD+, una densidad de pixeles de 388 y una tasa de refresco de hasta 120 Hz. Pese a esto, la experiencia en la práctica tiende a dejar algunos aspectos más cortos de lo que dirían las especificaciones.

La pantalla, aunque grande, solamente llega a un brillo de alrededor de 500 nits, lo que significa que en ambientes brillantes o con mucho sol, el usuario probablemente tenga problemas para ver la pantalla. Por el lado de los colores, la pantalla tiene curiosamente un tono azul o cian que permea todo lo que muestra. Este tipo de cosas pueden ser en muchos casos solucionados por ajustes de software, pero el Zero 5G no tenemos esta opción.

Tal vez uno de los aspectos más notables es el tiempo de respuesta de la pantalla. 120 Hz debería entregar una experiencia muy fluida en cualquier tipo de contenidos, pero nuestra experiencia ha sido lo opuesto. En algunos casos, comparado con otros teléfonos con pantallas de 90 Hz, la experiencia es más fluida en esos equipos pese a tener una menor tasa de refresco. Parte de esto se debe al software, pues el Dimensity 900 es suficientemente potente y al utilizando manualmente el modo de 60 Hz la experiencia se vuelve mejor.

Imagen: Sebastián Romero/Impacto TIC

En videojuegos, sin embargo, logramos que varios juegos corrieran a más de 60 cuadros por segundo gracias al chip de MediaTek y la optimización que Infinix ha hecho. Algo que tenemos que mencionar, y que es muy positivo, es la estabilidad y la temperatura del sistema. Después de 30 minutos con gráficos en máximo, el teléfono entregó siempre el mejor rendimiento y se tornó ligeramente caliente. Esto es, de hecho, mejor que chips como el Snapdragon 8 Gen 1 que desmejoran bastante la experiencia de juego a medida que pasan los minutos.

Por el lado de la batería también encontramos una gran experiencia. La batería de 5.000 mAh del Infinix Zero 5G no decepciona y entrega una muy buena duración. Con este teléfono es posible tener los 2 días de uso, incluso con un usuario pesado. El Dimensity 900 prueba ser extremadamente eficiente, especialmente en conjunto con otros componentes como la pantalla IPS. La carga de 33 W suena impresionante, pero en realidad es parecida a las opciones de la competencia, logrando 30 % en 30 minutos y una carga completa en poco menos de 3 horas.

Cámara

La cámara es un aspecto algo diferente a otros teléfonos, ya que en este apartado Infinix ha decidido dotar al Zero 5G de 3 cámaras traseras. La principal es de 48 MP, una cámara de efecto bokeh de 2 MP y una cámara para retratos de 12 MP. Nada de esto es fuera de lo común y, de hecho, se asemeja bastante al paquete que encontramos en el Note 11 Pro.

Imagen: Sebastián Romero/Impacto TIC

En términos generales, la cámara es decente en la mayoría de los ambientes, aunque no esperen tomar fotos con colores especialmente brillantes. Los detalles son decentes y las texturas son preservadas, pero los colores puede que tiendan más a ser mate. El modo nocturno, sin embargo, probó ser bastante decente y es uno de los puntos más fuertes de la cámara del infinix Zero 5G.

La cámara para ‘selfies’ no tiene enfoque automático, por lo que el usuario debe mover el teléfono para poder tener imágenes nítidas. Las fotografías son relativamente buenas, aunque en algunos casos los sujetos tienden a aparecer brillantes y con más exposición.

Software

En cuanto al software nos encontramos con XOS 10, la capa de personalización que Infinix ha hecho sobre Android 11. XOS 10 tiene muchas funciones, pero tal vez esa sea su gran debilidad. Acá encontramos desde traductores en tiempo real, aplicaciones en pantalla partida, migración de datos y control para dispositivos IoT en casa.

Incluso con todas estas aplicaciones, XOS 10 no tuvo mayores contratiempos, y tampoco notamos que el sistema se ralentizara realizando algunas tareas demandantes. Es difícil explicar acá todo lo que ofrece el sistema operativo de Infinix, pero una realidad incómoda es que puede que sea demasiado para el usuario común. Muchas de estas aplicaciones seguramente nunca sean aprovechadas o, quizás, terminen siendo reemplazadas por otros servicios.

Imagen: Sebastián Romero/Impacto TIC

Nos gustaría poder tener un sistema operativo más ligero y sin tantas aplicaciones, y en cambio poder seleccionar qué aplicaciones queremos instalar cuando iniciamos el teléfono por primera vez.

Por el lado de actualizaciones, Infinix no ha dicho mucho sobre una actualización a Android 12 o hacia futuras versiones del sistema operativo de Google, lo que de por sí lo pone detrás de rivales como Samsung y Xiaomi. Pese a esto, durante el periodo de reseña el equipo recibió un parche de seguridad, lo que es un punto positivo para el Infinix Zero 5G.

Conclusiones y veredicto

Después de nuestras pruebas, algo que no podemos negar es que las especificaciones del Infinix Zero 5G hablan mucho más del dispositivo que su funcionamiento cotidiano. En pocas palabras, este es un equipo decente, pero al que le faltan algunos aspectos importantes como para poder sobresalir verdaderamente.

Tal vez más importante aún es el hecho de que este es un equipo difícil de encontrar en tiendas e incluso lugares como Mercado Libre o Linio no tienen este modelo específico en inventario. Podemos asumir que el costo está alrededor de los 700.000 u 800.000 pesos colombianos, lo que lo pone en competencia directa con equipos como el A32 de Samsung o el Redmi de Xiaomi.

Como positivo, el Infinix Zero 5G tiene uno de los procesadores más estables y eficientes del mercado, y se lo podemos recomendar a usuarios pesados o a gamers que busquen una mejor experiencia sin tener que pagar más.


Imagen: Sebastián Romero/Impacto TIC