La Inteligencia Artificial puede ser la clave para el desarrollo de la salud digital

Publicado el 09 Dic 2020

inteligencia artificial salud digital cover

El pasado 9 de enero de 2020, la Organización Mundial de la Salud alertó al mundo sobre un brote de gripa en China. Casos de neumonía se habían reportado en la ciudad de Wuhan, y el primer sospechoso fue el mercado de Huanan. Este brote se conocería después como COVID-19.

Incluso antes que la OMS, Centros para el Control y la prevención de enfermedades del gobierno de los Estados Unidos prendieron las alertas el 6 de enero. El primer caso positivo de COVID-19 en el país se confirmaría el 21 de enero.

Aunque ciertamente fueron rápidos, una plataforma canadiense ya había mandado alertas a sus clientes el 31 de diciembre de 2019. Esta plataforma se llama BlueDot –en honor al famoso discurso de Carl Sagan– y su secreto está en el uso de la Inteligencia Artificial para detectar no sólo brotes potencialmente peligrosos, sino también posibles caminos que puede tomar.

Blue Dot, o “Un punto azul palido” en español es el nombre de la fotografía tomada por Voyager 1 que muestra cómo se ve la Tierra a 6.000 millones de kilómetros de distancia. Basado en esto, Carl Sagan escribió un discurso que resalta nuestra existencia en el universo y lo importante de preservar el punto azul pálido en donde vivimos. Puede leer el discurso en esta página.

El potencial de BlueDot

El fundador y actual CEO de BlueDot –Kamran Khan– decidió conformar la empresa hace 17 años, cuando el SARS (Síndrome respiratorio agudo grave) llegaba a 8.000 casos a nivel mundial. Khan es profesor de la Universidad de Toronto, en donde experimentó de primera mano los casos de SARS que lograron llegar hasta Canadá.

Al igual que el actual COVID-19, el SARS fue clasificado como un coronavirus previamente desconocido. En otras palabras, sus síntomas son muy parecidos al COVID-19: fiebre alta, tos y dificultad para respirar que puede evolucionar a condiciones como hipoxia (deficiencia de oxígeno en el cuerpo) o neumonía.

Lo que aprendí durante SARS es a que no seamos atrapados sin preparación, vamos a anticipar mejor que reaccionar”, dijo Khan en un entrevista con CNBC. Su respuesta a esta frase es BlueDot, y se basa bastante en la tecnología de Inteligencia Artificial y Big Data.

Más específicamente, BlueDot utiliza procesamiento de lenguaje natural y machine learning para organizar y clasificar datos provenientes de miles de fuentes. Estos datos incluyen comunicados de entidades de salud oficiales, medios digitales, reportes de tiquetes de aerolíneas e incluso reportes de salud de ganadería.

Esta información es analizada en tiempo real cada 15 minutos y se crean paquetes que luego son evaluados por médicos y programadores para crear reportes que son enviados a clientes y otras entidades.

Incluso más importante que el descubrimiento de una enfermedad infecciosa, la meta de BlueDot es también entender hacia dónde va la enfermedad y cómo se está esparciendo alrededor del mundo. En el caso de COVID, el análisis mostró que ciudades como Hong Kong, Tokio y Taipei serán las primeras en recibir la nueva cepa de coronavirus.

Aunque es cierto que BlueDot y su papel en la pandemia muestran el poder de la Inteligencia Artificial aplicada, es también importante recalcar que estas tecnologías pueden ser aplicadas a otros espacios del campo médico. Desde diagnósticos hasta la cadena de suministros de medicamentos, la Inteligencia Artificial y el manejo de datos pueden revolucionar por completo el campo de la salud.

Imagen: Possessed Photography en Unsplash

La IA aplicada a medicina ya existe en Colombia

La pandemia ha traído consigo aplicaciones importantes de tecnología a la vista pública, pero no hay que olvidar que muchos desarrollos existían incluso desde antes. Estos avances, aunque seguramente ayudan en la pandemia, tienen también la ventaja de durar mucho más que la pandemia.

Un ejemplo importante, y tal vez del que no se ha hablado mucho, es la implementación de sistemas RFID –Radio-frequency identification en inglés– junto con Inteligencia Artificial. “Una tecnología como el RFID ayuda a combatir el contrabando. Se puede monitorear y saber a qué paciente le puse ese medicamento y de dónde viene. En Corea del Sur el 100 % de la mercancía que viene de farmacéuticas lleva RFID”, nos dice Daniel Rodriguez, CEO y cofundador de TechnoApes.

Pensemos, por ejemplo, en la posibilidad de poder hacer monitoreo constante a las vacunas que llegan al país, hacia dónde están siendo enviadas y a qué pacientes se les está administrando. Incluso más allá de las vacunas, toda la cadena de medicamentos puede estar regulada para reforzar la seguridad de los pacientes.

La tecnología del RFID, como la que ofrecemos en TECHNOApes, puede ofrecer soluciones de control y de trazabilidad para cualquier tipo de industria. Es una solución totalmente transversal

Daniel Rodriguez, CEO TechnoApes

Y, así mismo, la IA puede estar integrada directamente en los sistemas de seguimiento clínico y de pacientes de los hospitales. A cambio de tener que hacer todo un procedimiento para controles de seguimiento, la AI puede simplemente asignar de acuerdo con los diagnósticos y bajo la supervisión de los profesionales de la salud.

En el futuro, las máquinas van a hacer los diagnósticos, las lecturas de las placas patológicas las van a hacer las máquinas. En Colombia, una mamología se demora 6 a 8 meses, una citología se demora de 3 a 4 meses. Existen casos en el mundo en donde la misma Inteligencia Artificial es la que optimiza y decide cada cuánto tiempo se hacen los controles”, explica Edgar Eduardo Romero, director del Centro de Telemedicina de la Universidad Nacional de Colombia.

En un periodo durante el que precisamente vemos que la necesidad por médicos y personal médico se dispara, la aplicación de tecnologías como esta pueden aliviar la carga de trabajo. Poder automatizar muchos procesos de investigación y diagnóstico también puede enfocar mucho mejor el trabajo del personal médico.

En patología, cuando se hace una biopsia, hay que pasar por un proceso con formol, esperar que se vuelva duro y que [la muestra] se pueda cortar para luego ponerla en plaquetas. Nosotros somos capaces de segmentar, de encontrar automáticamente las células y hacer un pronóstico. Lo hemos utilizado en cáncer de pulmón para poder evaluar la posibilidad o riesgo de recurrencia de un tumor”, dice Edgar Eduardo.

Que la soluciones también sobrevivan la pandemia

No es un secreto decir que la emergencia de COVID-19 trajo consigo cambios importantes en muchos aspectos de la sociedad, pero pocas áreas han sido tan fuertemente impactadas como el sector médico.

La búsqueda por soluciones a una emergencia que difícilmente dio tiempo para responder dio muestras del ingenio humano para sortear esta nueva barrera. La pandemia pasará, pero la verdadera marca de progreso estará en cómo estas soluciones nos ayudarán en el futuro para prevenir precisamente situaciones similares.

Detectar enfermedades tempranas, ayudar en el suministro de medicamentos o vacunas, ayudar en el diagnóstico de enfermedades o incluso ayudar a decidir los tiempos de control: todos son avances que ya existen, pero queda la tarea a gobiernos y empresas para que estas soluciones nos toquen a todos y lleguemos a la la verdadera medicina del futuro.

¿Qué te ha parecido este artículo?

R
Sebastián Romero Torres

Filósofo de formación y geek empedernido. Amante de los videojuegos, la tecnología, la música y el espacio.

email Sígueme en

Artículos relacionados

Artículo 1 de 3