fbpx

En medio de una pandemia, es normal esperar algunas consecuencias inevitables. Una carga mayor en el sistema de salud, medidas de cuarentena, el estancamiento de la economía, entre muchos otros. Sin embargo, también existen algunas consecuencias inesperadas del COVID-19 que difícilmente se pudieron haber predicho.

Algunas son buenas, mientras que otras van mucho más allá de lo que podríamos haber pensado. Este es un listado en el que hemos recopilado algunas de esas consecuencias que están cambiando la forma en la que nos relacionamos, no solo profesionalmente sino también a nivel personal y sentimental.  

Las teorías conspirativas

Aquí encontramos teorías de todo tipo, que pueden ir desde casos muy locales hasta teorías mundiales. Aunque es cierto que las cadenas falsas compartidas en canales como WhatsApp tienden a generar mucho ruido, algunas teorías conspirativas han llegado incluso a destruir infraestructura de siguiente generación.

En el Reino Unido, por ejemplo, se registraron incidentes con antenas celulares que fueron quemadas al parecer como consecuencia de una teoría que vincula al COVID-19 con la red 5G. Por si fuera poco, ingenieros también han recibido amenazas debido a un supuesto vínculo entre las redes celulares y el nuevo coronavirus.

Esto no sólo afecta a personas con sombreros de papel aluminio en la cabeza, sino también a actores e influencers. Keri Hilson, una cantante estadounidense, compartió tuits a más de 4,2 millones de personas en donde relacionaba la ausencia de casos de COVID-19 en África con la ausencia de torres 5G. Woody Harrelson, actor de películas de culto, también compartió en Instagram una imagen en donde habla sobre los efectos del 5G.

Sombrero para desviar ondas. Imagen: Tom Radetzki

Lo cierto del asunto es que los virus no se transmiten por ondas, y que se ha comprobado que COVID-19 ocurrió naturalmente y no en laboratorio.  Por favor piense dos veces antes de compartir contenidos.    

La tasa de divorcios

Es cierto, la tasa de divorcios aumentó en una ciudad china durante el tiempo de cuarentena. La ciudad de Xi’an ha visto un incremento tal que algunos distritos están llenando días enteros con citas para divorcios. Sin embargo, esta ciudad tiene la particularidad de que un proceso de divorcio puede tardar apenas 40 minutos, siendo así mucho más fácil que en otros países.

Pese a esto, abogados en Estados Unidos también predicen dos cosas que van a suceder con la cuarentena: aumento en la tasa de divorcios y aumento de mujeres embarazadas. Y no es un caso aislado, ya que los periodos con más divorcios son después de Navidad y de vacaciones de verano. Todos son periodos durante los que las parejas tienen que pasar mucho tiempo juntos. 

El espacio mental es un elemento importante en las relaciones, y tal parece que periodos extendidos como esta cuarentena pueden resultar agotadores para las personas y sus relaciones. Ciertamente una de las más peculiares consecuencias inesperadas del COVID-19.      

Los matrimonios por videoconferencia

Y mientras que algunos se divorcian, otros no pueden esperar para casarse. Muchas parejas planeaban hacerlo justamente en la época cuando se empezaron a implementar medidas restrictivas para reuniones de personas. Pues bien, esto ha llevado a que muchas parejas hayan decidido casarse por medio de videoconferencia.

Algunas parejas han debido conectarse a distancia para realizar la ceremonia, mientras que otras han simplemente conectado a toda la familia en Zoom para leer sus votos y jurarse eternamente. En Instagram existe el hashtag #ZoomWedding, con el que ya cientos de parejas han subido fotos de la ceremonia en línea.

¿Usted se casaría por medio de Zoom? Imagen: The Verge

Al mal tiempo buena cara. Y dada la incertidumbre de la cuarentena, sitios web como Wedfuly han lanzado planes oficiales en compañía de Zoom para ofrecer organizar toda la logística de un matrimonio en línea. Esta es ciertamente una de las consecuencias más inesperadas del COVID-19.     

Los webinars son una alternativa real

A raíz de los eventos cancelados, muchas empresas han decidido cambiar la dinámica. Es decir, en vez de cancelar eventos e invitados por completo, se ha notado una migración muy marcada hacia los webinars. Un webinar es esencialmente un seminario en línea y que se realiza por medio de videollamada, por lo general con una persona o un pequño grupo hablando. 

Si revisamos las cifras de Google Trends, las búsquedas por el término “webinar” aumentaron  drásticamente hacia finales de febrero e inicios de marzo. Este tiempo también corresponde precisamente con la imposición de muchas medidas de cuarentena y aislamiento preventivo en los países de Europa y el continente americano. 

Dentro de los términos relacionado más buscados encontramos combinaciones como “zoom webinar”, “zoom” y también otros como ”webinar online” y “free webinar”. En Colombia, sin embargo, el término más buscado es “webinar que es”. 

La telemedicina

La telemedicina todavía es un campo con mucho potencial que no ha sido explotado. En estos días en los que el contacto físico se intenta minimizar, una visita al doctor puede ser no solo inconveniente sino también riesgosa. Es por esto que se ha popularizado la idea de visitar al doctor por medio de videoconferencia. 

La rama médica ha sido una de las últimas en afrontar la crisis por medio del video, y ya que es una de las industrias más reguladas en todos los países, los mismos gobiernos han tenido que relajar las reglas para poder darle carácter oficial a la telemedicina. Es precisamente ese el caso de Estados Unidos, en donde el Presidente Trump anunció que los pacientes podrán acceder a citas médicas por medio de apps como Facetime y Skype. No sobra recordar que en Colombia la empresa de medicina domiciliaria EMI presta el servicio de consulta por video desde mucho antes del coronavirus.

Los ciberataques y el phishing 

Los ciberataques en general están aprovechando todo el ambiente de caos que se vive para hacer de la suyas y sacar buen partido de la paranoia. En Internet, redes sociales y correos corporativos han rodado bastantes intentos de ataques que se hacen pasar como fuentes oficiales para pedir dinero o robar credenciales.

La misma Federación de Comunicaciones en Estados Unidos ha intervenido para prevenir ataques y, sobre todo, intentos de phishing en los que se pueda caer. Los métodos son muy variados, y es importante saber el modus operandi para no acabar entregando información sensible a los atacantes.  

La brecha digital no mejora

Mientras que hablamos de la conectividad y de las ventajas que se ofrecen gracias a la educación en línea y el teletrabajo, también suele olvidarse que existe una gran cantidad de gente que en pleno 2020 no tienen conexión a Internet. En Colombia, por ejemplo, más de la mitad de la población no cuenta con Internet fijo, limitando así sus capacidades de relación en tiempos de cuarentena.

Y no es un problema de Colombia, sino que incluso países como Estados Unidos han tenido que afrontar el dilema de hacer clases en línea sabiendo bien que muchos estudiantes tampoco tienen formas para asistir. Los niños que no tienen computador o Internet se están quedando ahora sin educación.

La crisis del COVID-19 ha traído muchas consecuencias, buenas y malas. Pese a esto, es importante pensar cómo podemos mejorar nuestra sociedad después de pasada la crisis. No sólo para prepararnos mejor, sino también para llevar los beneficios de la transformación digital a más personas.

Sebastián Romero Torres
Filósofo de formación y geek empedernido. Amante de los videojuegos, la tecnología, la música y el espacio.

De otros Especiales 2020