Hay quienes ven en las crisis una o varias puertas de oportunidades. Si bien la pandemia sacó a flote y aceleró problemáticas, está también empujando cambios que en condiciones ‘normales’ tardarían años en llegar. Cambios como la perspectiva de género en las políticas y la gran oportunidad de la transformación del empleo femenino, como se titula el más reciente estudio del Banco Interamericado de Desarrollo (BID) sobre empleabilidad de mujeres.

El BID compartió que en el año 2000, la participación laboral de las mujeres en la región representaba el 52,1 % y en 2019 llegó al 58,2 %. Sin embargo, la realidad de las mujeres latinoamericanas no es homogénea. Por eso hay diferencias en los indicadores de participación de país a país, o incluso entre grupos y poblaciones de un mismo país. Pero grosso modo, esa brecha que se estaba cerrando no solo creció, sino que generó un retroceso que tomará años recuperar.

El ‘Índice de Paridad Global 2021 del Foro Económico Mundial’ estima que, como resultado de la pandemia, cerrar la brecha de género global tomará una generación más. Antes del Cóvid-19 se necesitaban 99,5 años; ahora son 135,6. En Latinoamérica, el retraso fue de una década completa.

Para cerrar esta y otras brechas es necesario pisar el acelerador a fondo para que las mujeres logren su independencia económica, bien sea desde la empleabilidad o desde la creación de una mentalidad emprendedora, que pueda traducirse en empresas o en ventas a través del ecosistema que el entorno digital permite.

¿Qué pasa entonces si las mujeres no pueden reingresar al mercado durante y después de la pandemia?

Hablar de reactivación económica a un clic, y especialmente destacando la importancia del comercio electrónico, implica hablar de políticas, públicas o privadas, que tengan en cuenta a las mujeres, no como un requisito o por llenar una lista, sino como motor de una verdadera transformación social y como clave fundamental de la innovación.

Vea aquí: #EventosTIC – e-commerce: la reactivación a un clic.

La gran oportunidad: De la crisis a la transformación del empleo femenino. Fuente: Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Según el Observatorio Laboral Cóvid-19 del BID, en América Latina y el Caribe se llegaron a perder más de 31 millones de empleos durante la pandemia: Las mujeres fueron quienes más empleos perdieron, y son las que más tiempo están tardando en recuperarlos. Las más jóvenes (menores de 25 años) o con menos años de educación son el grupo que se ha visto más afectado por el impacto de la pandemia en los mercados laborales, especialmente las mujeres que se desempeñan en el sector informal.

Laura Sánchez, Bootcamp Manager Colombia de Laboratoria –organización que busca formar y propiciar la inserción laboral de más mujeres en áreas de tecnología- comparte que las cifras son alarmantes. Que si bien la brecha era de por sí grande, venía cerrándose, pero la pandemia la exacerbó, especialmente por temas estructurales. «Si hay una desigualdas de salario en el hogar, quien debe quedarse es quien menos dinero aporta, además los estereotipos llevan a pensar que las tareas de cuidado están en manos de las mujeres. Y de otro lado, estamos por fuera del tipo de trabajo que las empresas hoy más cuidan. Las empresas cuidan a las personas que están vinculadas a ciertas áreas y las mujeres no están ahí, nos estamos quedando por fuera del personal calificado para las áreas que son prioritarias para la economía».

Lea también: Top De Impacto: e-commerce recomendados en Colombia

De ahí el que cada vez sean más y más las convocatorias, no solo desde tecnología, sino desde diferentes campos, que se enfocan en priorizar la formación y la inserción laboral de las mujeres. Es también un tema estadísico: al menos en Colombia, las mujeres representan el 51,2 % de la población total. ¿Qué sociedad será equitativa si quienes representan la mayoría de la población son también las más discriminadas?

«Si no le ponemos enfoque de género a la disminución de la brecha, a la reactivación económica, esas decisiones [políticas] van a seguir manteniendo esas brechas. Hay que entender que las mujeres tenemos contextos diferentes, que deben ser tenidas en cuenta al tomar esas deicisiones, y si no se toman con ese enfoque, entonces hay que entender la gravedad que significa para nuestros país, el seguir perpetuando esas brechas», agregó Sánchez, entendiendo que una cosa lleva a la otra. Justamente, dentro de las violencias contra las mujeres que están tipificadas en el marco legal, hay una que es de vital importancia en términos de reactivación: la violencia patrimonial y económica.

Una mujer empoderada, una mujer liderando y con independencia económica promueve mayor transformación social. Sánchez agrega que la independencia económica habilita otras libertades.

Una mujer que tiene independencia en su ingreso y cómo distribuirlo –no solo para si misma, sino para su hogar, para su familia, para su entorno– es una mujer que está conquistando un montón de espacios. (…) Las mujeres invierten los ingresos que tienen pensando en su hogar, en niñas y niños, adultos mayores y cuidado a su comunidad. Cuando la mujer tiene mayor independencia económica, esto se redistribuye de forma mucho más efectiva en su entorno y en la sociedad de la que es parte. Si queremos reactivar la economía, es super importante priorizar que sean las mujeres quienes tengan esa independencia económica»

Laura Sánchez, Bootcamp Manager Colombia de Laboratoria.

Si no hay ecosistema no hay reactivación económica

Retomando la perspectiva positiva del informe del BID, la aceleración digital que sigue experimentando el mundo ha dejado de manifiesto, de manera explícita, la necesidad de adoptar, desarrollar y adaptarse al uso de herramientas digitales. El sector de la tecnología, a diferencia de otros, es de los que siguen en crecimiento permanente.

Se necesitan profesionales de distintas áreas de tecnología y esa es otra brecha que hay que cerrar, la de talento. «Venimos conectándonos con la educación desde hace más de un año. Lo que empezamos a hacer fue buscar cómo acotar esa brecha digital en el país. Hace un año me dijeron que se trataba de 62.000 puestos de trabajo no copados, pero hace 2 semanas me dijeron que ya eran más de 100.000«, compartió con Impacto TIC Fabiano Matos, gerente de Oracle en Colombia y Ecuador.

En esa línea de trabajo, Oracle, en alianza con iNNpulsa y el Ministerio TIC, creó el programa ‘Academia de Ventas’ que presentó este año su primera edición, en la que se seleccionaron 11 mujeres emprendedoras que recibirán formación y acompañaiento.

El proceso de selección lo hizo iNNpulsa. Está dirigido a mujeres con emprendimientos de base tecnológica, o que hacen uso intenso de base tecnológica, y el objetivo es apoyarlas para que tengan una educación fija y amplia, que pueda ser aplicada en todos los aspectos de la empresa que están montando.

«La idea es que estas mujeres se preparen realmente para emprender, para liderar. Ahí van a tener entrenamiento en diferentes áreas, como marketing y ventas, de la mano de ejecutivos expertos de Oracle. Tener un buen producto no quiere decir que vas a tener éxito, tienes que saber vender lo que estás entregando, por eso vamos a darles conocimiento y a acompañarlas con mentorías», agregó Matos. El curso será de apróximadamente 60 días y luego se iniciará la mentoría que tomará hasta 3 meses. Sin embargo, el gerente de Oracle resalta que una vez se vinculan con la empresa, el acompañamiento es permanente, porque seguirán trabajando juntos a través de otras iniciativas como ‘Oracle for startups’.

Esta será la primera cohorte de la ‘Academia de Ventas’ de Oracle para mujeres, pero vendrán más. «Es algo que queremos mantener en Colombia, es algo que ayuda a acotar la brecha. Veo que podemos hacer mucho con esto. Además de formar mujeres en tecnología, estamos formando mujeres de alto nivel, para que puedan ocupar puestos de alto nivel en este mundo».

Matos destaca que habla desde la la industria que conoce, la de tecnología, en la que ha evidenciado a lo largo de los años la predominancia de hombres. En el caso de Oracle Colombia, destaca que ha logrado llegar a un balance de 50/50; siendo una empresa con más de 900 empleados, que la mitad sean mujeres es relevante.

«Creo que la mezcla entre las ideas y características de cada persona es lo que trae la grandeza de una empresa. Veo que hacen falta más mujeres en esta industria. Como tenemos esta brecha, a mi me encanta cuando sale algo enfocado en mujeres. Porque vamos a atacar esta brecha, que es un mercado que no es fuerte en la industria, entonces traemos gente nueva al ecosistema. Esto es lo más importante para nosotros, el ecosistema. Hacemos esto también en homenaje a los 30 años que nos ha dado Colombia [a Oracle], esta es la manera de entregar de vuelta al país. Ahí las mujeres son super especiales y cambian las características del ecosistema, es algo muy positivo para generar este balance y es fantástico generar este intercambio de ideas».

Fabiano Matos, gerente de Oracle en Colombia y Ecuador.

Sea como proveedores de tecnología, en el caso de Oracle; como espacios de formación, como el caso de Laboratoria; o desde el Gobierno, como iNNpulsa o Ministerio TIC, el fortalecimiento del ecosistema ha sido el foco desde hace años (gobierno, empresas, academia y sociedad). Aunque el avance era tímido, por que no era visto como una necesidad. Esa es la oportunidad que la pandemia deja.

Ante un escenario que sigue siendo incierto, uno de los puntos en común de diferentes espacios de discusión es que el cambio seguirá siendo la constante. Los modelos de negocio que existían cambiaron, los hábitos de compra seguirán cambiando. «Cambia todo, cambia la vida y en ese sentido, todo lo que hacen las mujeres tiene un impacto muy fuerte, porque ellas abarcan mucha conexión con las personas. Si sus emprendimientos son exitosos, lograremos generar un gran cambio», agrega Matos.

El ejecutivo conecta esto con otro elemento clave que caracterizará a las sociedades de aquí en adelante, los cambios de modelos de trabajo: «Es muy importante la independencia financiera y otras independencias que ellas crean, como la independencia creativa y la independencia de tiempos. Estamos viviendo esto al máximo, con el trabajo remoto e híbrido va a ser espctacular y estas mujeres van a poder desarrollarse de manera increíble«.

Desde Oracle, las inversiones en Colombia continuarán porque la empresa cree en el país. «Oracle ha recibido mucho de Colombia y todo esto tiene que volver de alguna manera. Si no hay ecosistema, no hay reactivación económica», finalizó Matos.

No se trata de incluir mujeres porque sí, se trata de entender las diferencias estructurales de lo que significa ser mujer en cada entorno, así como los beneficios a largo plazo, sociales y económicos, de lo que la inclusión de mujeres diversas puede generar. La reactivación ecónómica estará a un clic entre más diversa e incluyente sea.

Claves para potenciar la inserción laboral según el BID
  • Apoyo y financiamiento a empresas y a emprendedoras.
  • Apoyo al desarrollo de habilidades para el talento femenino.
  • Promoción de regulaciones y leyes que dinamicen el mercado laboral.

Foto de portada: Photo by Christina @ wocintechchat.com on Unsplash