La educación a distancia –transformada hoy en educación virtual– no es un concepto nuevo en Colombia. Pero que, de la noche a la mañana, estudiantes y profesores hayan tenido que ponerse el ‘uniforme virtual’ como una de las medidas con las que se busca detener el avance del COVID-19 no estaba dentro de los planes de muchas personas o instituciones.

Educación virtual
Imagen: Tumisu (Pixabay)

Por eso, no es completamente errado afirmar que la primera semana de educación virtual tuvo mucho de experimentación, a pesar de que para algunas personas, colegios y universidades esta modalidad no fuera completamente ajena. Lo cierto es que –con excepciones como el caso del Colegio Virtual Siglo XXI– bajo condiciones normales, el modelo virtual no es la norma en Colombia.

Todos esos factores cuentan para que una semana sea un plazo muy corto para hacer un balance, pero no impiden que las lecciones que deja la experiencia permitan trabajar para que al final de los 19 días de cuarentena, que comenzaron a la medianoche del 25 de marzo, nos sintamos mucho mejor preparados ante cualquier eventualidad que requiera adoptar de nuevo el modelo.

Impacto TIC habló con 23 personas –entre profesores y estudiantes de colegios y universidades, tanto públicas como privadas, e incluso algunos particulares– para que nos contaran un poco sobre sus vivencias durante la primera semana de educación virtual. Independientemente del nivel de estudios o del carácter de la institución, hay algunas dificultades –pero también, muchos aprendizajes– comunes para todos, que tratamos de resumir en los siguientes puntos.

No se trata de un estudio estadístico, pero de las respuestas de las personas consultadas se pueden tomar elementos que, como es nuestro objetivo, cumplan con varios propósitos: hacer la experiencia más positiva en los próximos días, avanzar en el camino para que la educación virtual no sea una medida de emergencia y generar una reflexión, una vez más, sobre la necesidad de acelerar la transformación digital de todos los actores.

En esta imagen reunimos algunas de las ideas más recurrentes en los relatos de experiencias sobre esta primera semana de educación virtual.

Infraestructura desigual y necesidad de herramientas

Varias de las personas que respondieron a Impacto TIC han tenido problemas con la infraestructura externa, con los equipos internos e incluso con las herramientas de software. Es decir, la señal de Internet en sus casas no es lo suficientemente buena para sacarle todo el provecho a la educación a distancia –lo que depende esencialmente del proveedor de acceso– o sus equipos ‘se cuelgan’ –una circunstancia ajena a los prestadores del servicio–.

El principal inconveniente reportado es la interrupción del audio y del video, o la desincronización de los dos elementos. De hecho, una de las personas consultadas mencionó que en su caso las clases se dictan solamente con audio, para evitar el consumo de datos que implican las imágenes en movimiento. Pero hay casos en los que renunciar al video no es una opción.

El fenómeno es más evidente en zonas rurales, lo que debe poner el pie en el acelerador de los planes del Gobierno para llevar conectividad a las zonas más apartadas del país. Previamente el Laboratorio de Economía de la Educación (LEE), de la Universidad Javeriana, nos advertía que el 96% de los municipios en el país no podrían implementar clases virtuales.

“Aunque se puede llevar a cabo el debate, en tanto todos los que quisieron participar lo hicieron, no resulta muy fluido y orgánico, pues en primera medida nos encontramos con la limitante de no poder activar la función de video y, segundo, no todos cuentan con las herramientas adecuadas, por ejemplo, micrófono para hacer las intervenciones, así que toca de manera escrita en algunos casos”.

Paula Cepeda Restrepo, Estudiante de último semestre de sociología en la universidad nacional

En cuanto a las herramientas, también se mencionó el hecho de que no es fácil encontrar plataformas para hacer videoconferencia con varias personas. En el caso de las instituciones que tienen este servicio contratado el problema es menor, ya que el proveedor debería incluir esta herramienta. Para los particulares, les contamos que Impacto TIC trabaja con herramientas como Cliq y Meeting (de Zoho) para sus reuniones internas, y StreamYard para sus hangouts.

Aunque no son recurrentes, también se comentaron problemas que no dependen de, pero que sí afectan los sistemas de comunicaciones, como los cortes de luz.

El espacio y el entorno familiar

Educación virtual
Imagen: Energepic.com (Pexels)

Las opiniones estuvieron divididas en cuanto a la colaboración de la familia para que los estudiantes puedan atender sus clases desde la casa. Algunos alumnos y profesores dicen que no tienen problemas para adelantar la actividad académica, pero otros afirman que la familia les pide hasta que realicen tareas del hogar en el horario de estudios o que piensan que están simplemente chateando. En otras ocasiones, simplemente es difícil concentrarse para trabajar en la casa.

“Es difícil tratar de separar el tiempo de estudio con el de trabajo y las labores de la casa. Creo que ha sido lo más rudo, sobre todo si es el mismo espacio para estudiar y trabajar”.

 Nilsson Cajamarca, diseñador

“Difícilmente dentro del entorno se respeta el tiempo laboral en casa y, para ser sinceros, falta también disciplina propia para asumir con respeto el horario establecido”.

Zaira Restrepo, Docente de primaria de colegio público

Aunque no fue un comentario recurrente, se mencionó que el hecho de que varias personas atiendan sus compromisos de manera virtual tiene un lado bueno y uno malo: desde el punto de vista positivo, que diferentes miembros de la familia estén trabajando o estudiando desde la casa hace que todas sean más conscientes del respeto que se debe guardar por las actividades que se adelantan. Sin embargo, no todos los hogares tienen equipos, ancho de banda o incluso espacios disponibles para que varias personas puedan teletrabajar o teleestudiar al mismo tiempo.

En la guía para teletrabajar que publicamos recientemente en Impacto TIC hablamos de la importancia de tener un espacio en la casa dedicado exclusivamente al trabajo o al estudio. Las dificultades de algunas personas confirman esta necesidad: dormir en el mismo espacio en el que se trabajó durante el día no es una experiencia reconfortante para el cuerpo ni para el ánimo.

Recursos pedagógicos

Los estudiantes valoran el hecho de que los profesores estén poniendo lo mejor de sí –en la mayoría de los casos– para dar sus clases de forma virtual. Se destacan valores como la puntualidad y el entusiasmo. Pero prácticamente no se mencionan grandes esfuerzos para usar herramientas pedagógicas diferentes a las habituales, más allá de sistemas de videoconferencia para reunir a estudiantes y alumnos en un solo espacio.

Sin embargo, cabe destacar que la recursividad aflora cuando se trata de encontrar recursos para sacar adelante el propósito de hacer que los procesos de formación no se detengan mientras se supera la crisis. Ante la ausencia de una infraestructura robusta en algunas instituciones educativas, o del recurso en los hogares, se saca el mejor provecho de herramientas tradicionales como WhatsApp, YouTube, Skype, Zoom y otras a las que se puede tener acceso desde dispositivos móviles.

“Siento que en mi caso, en la Universidad Nacional se han dispuesto buenas y diversas plataformas… […] Pero más allá de ello, considero que la verdadera dificultad radica en que muchos de los docentes no se encuentran familiarizados con estas herramientas y no hubo ni hay la intención de capacitarlos, lo cual ha retrasado en gran medida la puesta en marcha de este plan de contingencia. Incluso, nosotros como estudiantes tampoco conocemos todas las posibilidades que nos brindan dichas plataformas”.

PAULA CEPEDA RESTREPO, ESTUDIANTE DE ÚLTIMO SEMESTRE DE SOCIOLOGÍA EN LA UNIVERSIDAD NACIONAL

“En cuanto a los colegios, me parece una tecnología que no están usando de la manera más adecuada, ya que solo se limitan a enviar tareas por la página web. […] No tienen herramientas y los profesores tampoco están actuando frente a esto, el único medio que usan es la agenda virtual, para poner tareas y talleres”.

Andrés Rojas, entrenador físico y padre de familia

“En la Secretaría de Cultura del municipio de Cota decidimos cambiar de presencial a virtual todos nuestros programas… los profesores están dictando clases por Skype y ponen ejercicios constantemente por los grupos de WhatsApp. Hemos hecho reuniones por Skype y Zoom y todo nos ha funcionado bien ya que la gente está en la casa muy dispuesta a nuestro llamado”.

Alejandra Carrasco, coordinadora de registro y gestión veredal cultural de la secretarÍa de cultura y juventudes de Cota (Cundinamarca).

Contingencia, sí; ¿permanente? Hmmm…

Llama la atención que las personas consultadas por Impacto TIC valoran el aporte de la tecnología como un mecanismo para superar la contingencia que se vive actualmente, pero en su mayoría creen que las clases virtuales son una buena alternativa, mas no necesariamente un esquema que pudiera ser exitoso si se implanta de manera permanente. Es decir, lo ven más que como un plan B, una medida alterna.

Los que no están tan seguros…

“El esquema ha venido funcionando con o sin crisis, pero no creo que esta educación sea para todo el mundo. Yo he sido muy reticente a estudiar por Internet porque sí hace falta el trato con los demás. Una cosa es el conocimiento y otra las conexiones que uno pueda lograr. Si tienes el conocimiento, pero no una red que te ayude a crecer, pues ahí hay un desbalance. […] No creo que debamos cambiar estar frente a una pantalla que estar frente a personas”.

Nilsson Cajamarca Diseñador
Imagen: Wokandapix (Pixabay).

“El profesor y las dinámicas con los estudiantes no van a ser sustituidas. El espacio de encuentro es siempre preferible; lo digital es una buena segunda opción, no la primera. Uno sabe, por ejemplo, que esta discusión hubiera sido diferente si la hubiéramos tenido personalmente”. 

Francisco Ortega, Profesor del departamento de historia de la universidad nacional, Coordinador de posgrados

Los que apoyan la educación virtual

“La educación virtual ha funcionado aunque mucha gente la pone por debajo de la educación presencial. Pero bien gestionada, con buenos canales de comunicación y emulando la ‘presencialidad’ se logran resultados, productos y reflexión de los estudiantes sobre lo que están aprendiendo”.  

Francisco Velandia, Docente de colegio público

“Claro que funciona perfectamente sin necesidad de que haya una crisis. Se revalúa el paradigma y estas herramientas hacen que funcione siempre”.

Felipe Corredor, Docente de colegio privado

Una visión más allá de lo académico

“Personalmente creo que este sistema únicamente debe ser utilizado en casos que obliguen a hacerlo ya que es muy importante estar en contacto con personas a diario, con nuestros compañeros y profesores. Socializar no solo hace parte del desarrollo académico, sino del desarrollo como persona que hace parte de una sociedad”.

Juan Manuel Hernández, estudiante de bachillerato

Le recomendamos consultar aquí la oferta de contenidos educativos del portal educativo Colombia Aprende.

Dar y recibir educación virtual, un caso particular

Educación virtual en frases

✅ “Una de las cosas que siento es que los profesores dejaron de ser los transmisores fundamentales del conocimiento y se convirtieron en los facilitadores y los orientadores, que es una labor muchísimo más especial y fundamental”. Francisco Ortega, profesor del Departamento de Historia de la Universidad Nacional, coordinador de posgrados.

✅ “Tenemos una población de padres muy ignorantes de temas digitales.  Solo saben chatear o ver videos. Muy triste realidad. Nos tendríamos que poner en la tarea de enseñarles a ellos primero”. Zaira Restrepo, docente de primaria en un colegio público.

✅ “Creo que esta crisis va a cambiar el paradigma mundial en cuanto al hecho de que la gente se va a replantear las maneras de hacer sus tareas (en general). Muchas cosas para las que no se considere necesario que haya presencia física de las personas, dejaran de tenerla. Aunque tampoco creo que sea bueno cambiar a este tipo de comunicaciones de forma permanente. Aun así hay situaciones en las que, por ejemplo, si un maestro se enferma, perfectamente podría, en vez de cancelar la clase, darla virtualmente, dado que ya todos (incluido el profesor) estarán en capacidad de hacerlo y contarían con experiencia previa”. Juanita Rueda Dávila, estudiante de Derecho.

Imagen: Geralt (Pixabay)

✅ “Lunes y martes me pareció genial, el hecho de que estudio retirado (en la calle 222) y poderme ahorrar la parte económica y de tiempo, poder tomar clase desde la comodidad de mi cama en las peores fachas. A partir del miércoles empece a entrar en crisis, estar encerrado, no poder socializar cara a cara con tus profesores, compañeros amigos. En mi caso, que mi carrera pide hacer prácticas, eso no se puede virtualmente”. Paula Valbuena, estudiante de medicina veterinaria y zootecnia.

✅ “Reconocemos ahora que es importante incorporar en los planes de estudio medios de comunicación virtual, pues en el momento que se dio la circunstancia no hubo forma rápida de comunicar a las familias cómo se iba a proceder”. Zaira Restrepo, docente de primaria en un colegio público

✅ “Lo más difícil al principio fue ‘cambiar el chip’. Increiblemente teníamos que reunirnos presencialmente para evaluar alternativas de trabajo. […] Los aprendizajes se enfocan en explorar posibilidades que antes no existían… Estamos conociendo formas muy útiles de interactuar con los usuarios y hasta ahora estamos aprendiendo a crear ‘retos’ y trivias… cosas más enfocados al entorno digital y que era solamente de adolescentes”. Alejandra Carrasco, secretaria de cultura y juventudes de Cota (Cundinamarca).

✅ “Lo más difícil: concientizarnos que el uso del Internet no es solo entretenimiento. Que los chicos se integren en la clase”. Claudia Díaz, madre cabeza de familia.

✅ “Tenía el temor de que de pronto los estudiantes fueran a perder el interés, pero el entusiasmo es altamente compartido. Eso lo tranquiliza a uno, estamos todos construyendo, no solo desde la buena voluntad sino del entusiasmo”. Francisco Ortega, profesor del Departamento de Historia de la Universidad Nacional, coordinador de posgrados.

Aquí puede encontrar otros testimonios que hemos recibido a través de las redes sociales de Impacto TIC: