Este portátil, situado en la mitad de la gama media de portátiles empresariales de Dell, ofrece un gran balance entre precio, rendimiento y características, y es una opción para no aplazar la actualización de equipos.

La pandemia dejó un mensaje contundente entre las organizaciones de todos los tamaños y sectores, sin excluir las pymes, las microempresas y los emprendimientos: el computador, especialmente el portátil, sigue siendo un aliado clave para su productividad y la operación. Por supuesto, los teléfonos inteligentes, las tabletas –e incluso los televisores y relojes inteligentes– cada vez son más poderosos, más versátiles e incorporan más funciones útiles para las empresas, pero no logran responder a todas las necesidades de una empresa y sus trabajadores.

Aunque las cuarentenas reducen la necesidad de trasladar los equipos en el día a día, el trabajo remoto –en casa o en cualquier lugar– fue una de las tendencias que terminaron de explotar en 2020, y que seguirán creciendo. Y con el portátil como respuesta para la mayoría, en las empresas pequeñas y en las nacientes puede surgir el dilema entre adquirir portátiles para uso personal –generalmente más económicos– o equipos pensados para el ambiente empresarial.

Un dilema que a estas alturas persiste, aunque ya no debería haber dudas: desde su conceptualización, los equipos empresariales están pensados para brindar características necesarias para las empresas, y para protegerlas de riesgos que son mayores que los de los usuarios personales –por ejemplo, los ataques informáticos y la pérdida de datos–.

En este contexto, Dell ofrece en Colombia y Latinoamérica su línea de portátiles empresariales Dell Latitude, que van desde los más económicos (la Serie 3000) hasta los más poderosos (Serie 7000 y Serie 9000). En la gama media se encuentra la Serie 5000 y en toda la mitad de ella, el portátil Dell Latitude 5410, en el que nos enfocaremos.

Al ser un equipo que se encuentra en la mitad del portafolio de Dell, una palabra que lo describe perfectamente es ‘balance’: no es el más económico ni el más costoso, no es un ultraplano pero es suficientemente cómodo y liviano, no tiene el poder de cómputo para procesos ultraexigentes pero responde y excede los requerimientos de la mayoría de los usuarios empresariales. Y, más importante, a pesar de no ser de los portátiles de mayor precio, incorpora la mayoría de tecnologías y avances de las gamas más altas.

Características Premium al alcance de las pymes

  1. Dell Optimizer. Se trata de un software de optimización incorporado y basado en Inteligencia Artificial creado para las empresas, junto a la tecnología Intel Adaptix, que aprenden y responde a la forma de trabajar del usuario. Con base en su comportamiento al usar las aplicaciones, la batería y las características de sonido, Dell Optimizer adapta automáticamente algunas configuraciones –como la del audio en segundo plano– y mejora automáticamente el rendimiento del software y la duración de la batería.
    ExpressResponse es la función que lanza las aplicaciones relevantes más rápido y con mejor rendimiento. ExpressCharge, por su parte, ajusta el consumo de batería para aumentar su autonomía. Y el Audio Inteligente se ajusta para ofrecer la mejor calidad de sonido según las necesidades, por ejemplo en videoconferencias.
  2. Wi-Fi 6. La sexta generación de wifi brinda mayores velocidades de transmisión de datos, un rendimiento muy superior en ambientes con muchos dispositivos conectados –como las oficinas, aunque también cada vez más en los hogares– y menor consumo de energía. Si bien hoy aún son pocas las redes con routers Wi-Fi 6, claramente este es el futuro, así que un portátil como el Latitude 5410 que cuenta con esta tecnología está habilitado para comunicarse a la máxima velocidad posible durante muchos años.
  3. Procesadores Intel Core i7 vPro de décima generación. Estos brindan, como se espera, alto rendimiento, y además incorporan algo necesario en ambientes empresariales: capacidad de gestión, funciones de seguridad integradas y la posibilidad de soportar futuros avances y exigencias en el software.
  4. Construcción sostenible. Si bien esta característica no apunta a las necesidades de productividad o comunicación de las empresas, sí puede ser relevante para las que buscan ser más amigables con el medio ambiente y ser socialmente responsables: este portátil y toda la Serie 5000 utiliza fibra de carbono recuperada en el diseño, e incluye hasta 19 % de material reciclado posconsumo. Además, usa pintura a base de agua y otras características que reducen la contaminación y la huella de carbono.
  5. Otros puntos destacados. Detalles menos relevantes pero que muestran el foco en las empresas son la pantalla antirreflejos de borde estrecho, las opciones de gráficos discretos que mejoran el video de alta resolución y las aplicaciones que usan gráficos de manera intensiva. Y algo de lo que poco se habla, pero que es fundamental para quienes quieren extender la vida útil de un equipo: su facilidad de mantenimiento y actualización. En el Latitude 5410 esta es muy alta, pues ni la memoria RAM ni el módulo wifi están soldados, la batería puede ser remplazada fácilmente, y hay ranuras disponibles para agregar almacenamiento SSD.
Ficha técnica

Memoria: DDR4 3200 MHz Non-ECC SDRAM opera a 2666 MHz con procesadores Intel® 10th Generation Core i 2 ranuras que admiten hasta 32 GB
Integrado con el procesador Intel® Rapid Storage Technology
Seguridad: TPM 2.0 Certificado FIPS 140-2, certificado TCG Lector de huellas dactilares opcional compatible con Windows
Hello en el botón de encendido Cámara de infrarrojos facial opcional (Compatible con Windows Hello)
Paquetes de autenticación de hardware de seguridad opcionales en la ficha técnica
Batería de 42 Wh, SSD M.2, LCD FHD no táctil, UMA

Multimedia:
• Altavoces de alta calidad
• Conector de audio universal
• Micrófonos de matriz con reducción de ruido
• Cámara HD RGB opcional con obturador de privacidad Dell

• Cámara IR opcional con obturador de privacidad Dell
• Opcional: sin cámara
• Certificación de Skype Empresarial

Tamaño y peso:
• Ancho: 323,05 mm
• Altura: 20,26 mm (frontal), 21,18 mm (posterior)
• Profundidad: 216 mm
• Peso inicial: 1,48 Kg

¿Actualizar ahora o esperar hasta que los equipos actuales no den más?

Invertir en tecnología implica costos que para cualquier organización deben analizarse con cuidado. Un par de errores frecuentes –y muy costosos, sobre todo cuando se cometen en ambientes empresariales– son el aplazamiento de las compras –hacerlas solo cuando los equipos actuales dejan de funcionar, después de meses o años de lentitud o fallas– y el tomar decisiones con base en el costo de adquisición y no en el Costo Total de Propiedad (TCO, por sus sigla en inglés).

El primer error es grave, y más costoso incluso que tener la mala suerte de que un equipo falle y tenga que ser remplazado de inmediato: las empresas operan con equipos que se van quedando obsoletos, pero que siguen funcionando y en las áreas de TI o en la gerencia creen que mantenerlos es un ahorro. Pero las consecuencias, que pueden durar años, implican una reducción en la productividad (debido a la lentitud de los equipos o a las pequeñas fallas frecuentes que generan tiempos muertos de mantenimiento y reparaciones; altos costos de estas reparaciones, en parte por la escasez de repuestos; mayor consumo eléctrico, que se traduce en facturas más altas y más huella de carbono de la empresa; desaprovechamiento de funciones nuevas del software, cuando estas usan tecnologías recientes de los equipos, y actualizaciones de software incompatibles con hardware antiguo; mayores riesgos de seguridad, pues los equipos nuevos suelen incorporar mejoras en este campo.

¿Exageraciones? Si solo se calculara uno de los aspectos mencionados, como el del rendimiento, en una sola de las acciones de cada día, la de prender el computador y esperar el tiempo de arranque del sistema operativo, la diferencia entre un equipo de hace 3 o 5 años y la de uno actual puede ser de minutos, los cuales, multiplicados por los días laborales de un año, y por el número de empleados que trabajan con equipos obsoletos, da una suma de horas valiosas y costosas para cualquier empresa.

En cuanto al segundo error, comprar por el precio en un almacén y no por el Costo Total de Propiedad, también genera consecuencias negativas. El Costo Total de Propiedad suma a ese costo inicial de adquisición otros menos evidentes, como los costos de implementación, los de gestión, los riesgos de seguridad o de otro tipo, los tiempos muertos por mantenimientos y fallos, y la vida útil en su máxima capacidad, por un período de tiempo. Por ello, un portátil que sale a la mitad de precio que uno empresarial puede salir, en 1 o 2 años, mucho más costoso en términos económicos, así como en productividad.

Por todo lo anterior, la invitación a los líderes de pymes y emprendimientos es tomar las decisiones de inversión en portátiles y otros equipos con la mira en el mediano y largo plazos, y entendiendo que el concepto de inversión es muy distinto del de gasto, así que conviene apostar por lo que responde realmente a las necesidades y puede ayudar a la sostenibilidad y el crecimiento de la empresa, en lugar de hacerlo por lo que parezca más barato.

Este contenido fue desarrollado con el patrocinio de Dell, con base en información factual y objetiva, y no contiene afirmaciones publicitarias.