Mientras avanza todo tipo de iniciativas para sopesar el impacto del nuevo coronavirus en distintos frentes, la necesidad de salir, de informarse y de conseguir conectividad se convirtieron en las principales estrategias para promover la descarga y uso de la aplicación CoronApp Colombia –que hasta el 2 de mayo sumaba más de 4 millones de descargas–, la cual sigue generando preguntas y pocas respuestas concretas.

Previamente realizamos un análisis sobre la CoronApp, teniendo en cuenta aspectos técnicos y su utilidad; ahora se conoció que se eliminó la función de rastreo por contactos después de experimentar fallas, según informó Business Insider.

En una primera etapa, este desarrollo estaba en manos de HypeLabs, cuyo primer piloto sería precisamente Colombia, según se conoció a través de un la agencia AP. El camino apunta a que usarán “tecnología potencialmente más confiable” como la de la alianza entre Apple y Google para el rastreo de contactos a través de Bluetooth.

Hay que tener en cuenta que las aplicaciones de rastreo de contactos son útiles a menos en la medida en que sean descargadas por la mayor cantidad posible de usuarios (de ahí se entiende la cantidad de ‘incentivos’ para lograr descargas), pero en Colombia, donde hay una brecha de conectividad enorme, la función pierde relevancia –este fue uno de los puntos sobre los que llamamos la atención en el análisis–.

Lea también: CoronApp: ¿cuáles son los reparos a la ‘app’ del Gobierno para manejar la pandemia?

El tema central en la discusión es la protección de los derechos de los ciudadanos, en medio de un desarrollo que se está construyendo sobre la marcha. “Ciertamente ha habido varias lecciones aprendidas en este proceso“, dijo a Reuters el asesor presidencial de Colombia, Víctor Muñoz. Previamente, el pasado 21 de abril, el Ministerio TIC le dijo a este medio que el ‘Pasaporte Digital’ o ‘Estatus de Movilidad’ estaba en desarrollo y que la estrategia de uso estaba en etapa de diseño y pruebas.

Seguimiento a las medidas que afectan los derechos humanos

Durante las ‘cenas de desinfoxicación’ que realizó la Fundación Karisma, hubo una sobre derechos humanos en la que explicaban que no hay tal cosa como los derechos físicos y los digitales: son los mismos pero en diferentes escenarios –al igual que los deberes y obligaciones–, y teniendo en cuenta el seguimiento de estas implementaciones de tecnología que inciden directamente en algunos derechos humanos, se lanzó el Índice Coronavirus.

Este índice surgió como respuesta a la inquietud de generar un repositorio en línea en el que se pueda hacer seguimiento a iniciativas de Gobierno y sector privado. El resultado se divide en 4 ejes: acceso, privacidad, control de contenidos y transparencia. El resultado final es producto de la alianza entre la Fundación para la Libertad de Prensa (Flip), el medio digital Linterna Verde, el Centro de Estudios de Derecho, Justicia y Sociedad, la Fundación Karisma, el Centro de Internet y Sociedad de la Universidad del Rosario, y los investigadores Emmanuel Vargas y José Luis Peñarredonda.

Foto de portada Markus Winkler (Unsplash)