Aunque el sector financiero –en general– es uno de los que más alternativas ofrecen para realizar transacciones en línea, todavía hay personas que creen que la única manera de utilizar los servicios de su banco es ir a la oficina más cercana. No conocen o no saben usar los servicios de banca digital.

Imagen: Stevepb (Pixabay).

Pero si algo nos ha enseñado la coyuntura actual es que realizar muchas de nuestras actividades diarias (académicas, laborales e incluso algunas sociales) debería ser posible a través de cualquier dispositivo electrónico, sea un computador personal, una tableta o un celular inteligente. ¡Ni qué decir de las actividades financieras!

Tipo de canalNúmero de operaciones monetarias Monto de operaciones (en pesos)
Internet1.415.7029.240.989.313.918
Banca móvil1.354.388446.626.930.217
Corresponsales bancarios1.258.126441.506.371.226
Cajeros automáticos1.195.694496.043.369.471
Datáfonos915.039128.392.039.882
Oficinas562.4193.719.853.245.248
Audio respuesta6.1836.730.350.394
Total6.707.55114.480.141.620.356
Transacciones financieras en Colombia durante la cuarentena. Prestación de servicios bancarios, con corte al 28 de abril de 2020. Cifras de la Superintendencia Financiera.

Por eso, escoger la entidad bancaria de la que vamos a ser clientes ya no es un proceso que solo debe reducirse a verificar quién nos ofrece las mejores condiciones para el bolsillo y que además tenga una sucursal cerca de nuestra casa u oficina, si todavía considera esto último completamente necesario.

Los servicios en línea son ahora un factor fundamental en ese proceso de decisión. Y si bien hoy día prácticamente no existe un banco que no tenga una oferta digital, también es cierto que algunos clientes no la conocen bien o no saben cómo aprovechar estos servicios. 

De manera que si está pensando en abrir una cuenta, cambiarse de entidad o si simplemente la cuarentena lo cogió ‘mal parqueado’, es hora de hacer la lista de las cosas que debe tener en cuenta al escoger su banco digital. 

1. Una oficina entre el bolsillo

De entrada, asegúrese de que su banco le ofrece la posibilidad de realizar virtualmente –a través del sitio web y de su aplicación móvil– prácticamente cualquier transacción que podría realizar en la oficina. Hoy, muchos bancos ofrecen incluso la posibilidad de abrir cuentas sin moverse de la casa.

«Prácticamente» significa que es claro que una consignación o un retiro –por ejemplo– todavía son patrimonio exclusivo del mundo físico (en el que están incluidos los cajeros electrónicos). Pero ¿realmente necesita consignar o retirar efectivo constantemente? Hoy se podría decir que cualquier movimiento que implique recibir o entregar dinero se puede hacer por medios digitales.

De resto, a través de la oficina virtual y de la app del banco usted debería poder realizar pagos a la misma entidad o a terceros (de servicios públicos, por ejemplo), consultar su saldo, descargar extractos y certificaciones…   

Banco digital
Imagen: Cottonbro (Pexels).

¡Y ojo!, que cuando decimos «sitio web y aplicación móvil» queremos decir que su banco debe ofrecerle estas dos alternativas. El sitio web suele brindar una experiencia más robusta, mientras que la app es la oficina que usted lleva en el bolsillo para las transacciones más habituales. 

2. Cobro por servicios digitales

Hay bancos que ofrecen diferentes tipos de cuentas, por las que pueden cobrar más o menos (o simplemente no cobrar) por algunas transacciones digitales, como las transferencias o las descargas de certificados. 

Pero es importante asegurarse de conocer todas las alternativas que le ofrece la entidad de la que vaya a hacerse cliente y mirar cuál le ofrece el mejor balance para su bolsillo. Por ejemplo, hay cuentas en las que no le cobran por una transferencia, pero en ellas solo puede tener montos de dinero limitados. ¿Le sirve así? Adelante… Consulte con su bolsillo la opción más adecuada para sus necesidades.

De cualquier manera, la Superintendencia financiera tiene algunas normas básicas con respecto a los cobros por servicios financieros, que se pueden consultar en este enlace.

3. Pague como quiera… ¡como quiera!

Aunque nunca sobra tener unos pesos en efectivo para alguna emergencia (por ejemplo, pagar en la tienda de la esquina que todavía no tiene datáfono), cerciórese de que su entidad bancaria le ofrezca una variedad de medios de pago digitales

Banco digital
Imagen: Pixabay (Pexels).

La tarjeta débito se da por descontada, de manera que fíjese bien en que además pueda hacer pagos en línea a través de las pasarelas que usan PSE, o que podrá pagar usando códigos QR… ¡o que le ofrecen una billetera virtual! 

4. Notificaciones sin restricciones

Si una entidad no le garantiza que le enviará notificaciones de las transacciones que realiza, piénselo dos veces antes de convertirse en su cliente. 

Al final, lo de menos es recibir un mensaje de texto o por correo electrónico en el que le dicen que usted acaba de hacer un retiro o una compra que sabe que hizo. Las notificaciones son útiles principalmente para saber si se efectuaron transacciones programadas (débitos automáticos de los servicios públicos, la transferencia mensual para sus padres…). 

Pero también son muy importantes para saber si está siendo víctima de un robo a su cuenta o si alguien está pagando obligaciones que no son suyas. Y aunque puede que esta situación no sea lo norma, el hecho de que suceda una vez cada 10 o 20 años ya justifica la necesidad de recibir una notificación. 

De manera que si le llega un mensaje de un pago o de un retiro que no hizo, debe comunicarse con su banco para seguir los protocolos establecido por la entidad, que en un buen caso podrían traducirse en el reembolso del dinero.

Lo anterior significa que estas notificaciones deben ser instantáneas, por lo que un mensaje de texto suele ser lo más efectivo, aunque las entidades también ofrecen notificaciones por correo electrónico. Y si hace un retiro o un pago y no recibe el mensaje, comuníquese con su banco y pregunte qué pasa. 

5. Disponibilidad permanente

Este punto ni siquiera debería existir en este listado, pero la experiencia de algún usuario nos impediría omitirlo sin sentir algún tipo de remordimiento. 

Las sucursales virtuales de los bancos deben funcionar las 24 horas del día los 7 días de la semana. Si usted está de viaje en un país con otro huso horario, no le va a servir de mucho poder hacer transacciones en linea si la sucursal virtual de su banco solo atiende en horas hábiles colombianas. Pregunte, pregunte…

 Algunos consejos adicionales 

La banca digital le permite tener un mejor control de sus transacciones, aunque también requiere una uso más cuidadoso de las herramientas con las que accede a sus servicios, para evitar ser blanco de ataques por parte de piratas cibernéticos.

Si bien una parte de la seguridad de su información está en manos de la entidad financiera de la que sea cliente, recuerde que otra parte muy importante está en las suyas. Por eso, no olvide tener instalada una herramienta de protección en su dispositivo, mantener al día las actualizaciones de seguridad y, sobre todo, evitar caer en la trampa del phishing (mensajes falsos con los que buscan acceder a su información). Aquí puede encontrar recomendaciones más detalladas

Encuentre aquí el informe de la CCIT sobre las tendencias del cibercrimen en Colombia durante el primer trimestre de 2020.

Imagen: Yunming Wang (Unplash).

En cuanto a mayor facilidad para controlar sus transacciones, recuerde la importancia de las alertas, pero también verifique sus extractos, que seguramente le llegarán cumplidamente por correo electrónico. O verifique sus transacciones en línea. Así podrá ver cuánto le descuentan por cuotas de manejo y otros servicios que a veces ‘pasan de agache’ para algunos clientes. 

Salvo que usted todavía tenga una mentalidad ‘uga-uga’, que la tecnologia lo atropelle o que definitivamente sea un conservador empedernido, prácticamente no hay excusas para usar una diligencia bancaria como excusa para salir de su casa en plena cuarentena. Casi todo se puede hacer desde la comodidad de un sillón. ¡Aproveche!

Este contenido fue desarrollado con apoyo de BBVA, que no ha influido en el enfoque editorial. Entre BBVA e Impacto TIC existen acuerdos comerciales a efectos de comunicar información factual y objetiva enfocada en educación financiera.