fbpx

La memoria RAM es mucho más que un número

A menudo, cuando miramos las especificaciones de un teléfono inteligente, notamos que el tamaño de la memoria RAM aumenta dependiendo de la gama del celular. Hoy en día es muy común para un teléfono de gama media tener 2GB de RAM, mientras que las gamas más altas pueden llegar a 8 o incluso 10GB, como es el caso de los dispositivos que usan el chipset MediaTek G90T.

Por lo general, una mayor capacidad de RAM significa que el móvil se desenvuelve mejor al momento de realizar varias tareas al tiempo y cambiando constantemente entre aplicaciones. Se puede tener, por ejemplo, Facebook o Twitter abiertos en el fondo mientras que también se ejecuta un juego. De esta forma podemos cambiar entre ambas aplicaciones más fácilmente y sin que la aplicación tenga que volver a inicializar.

Y aunque tener más RAM en teoría resulta en una mejora notable de rendimiento, lo cierto es que hay características un poco menos conocidas que tienen un impacto incluso mayor que la sola capacidad de memoria.

Entendiendo mejor la memoria RAM

Empecemos explicando un poco el funcionamiento de la memoria RAM en Android. Al igual que en un computador, esta memoria es utilizada para cargar los programas que el usuario va utilizando, sin tener que sufrir un rendimiento lento debido a la demora que implicaría acceder al sistema de almacenamiento.

El almacenamiento en el ‘disco duro’ de un teléfono –que realmente es un chip– puede tener una velocidad máxima que ronda los 400 MB/s de lectura y 150 MB/s de escritura; esto palidece frente a los más de 8.000 MB/s (8 GB/s) que puede tener una memoria RAM de alta velocidad.

En Android, además de almacenar los programas abiertos en la memoria RAM, el sistema también guarda el estado de la aplicación para que cuando la volvamos a abrir esté como la dejamos y no tenga que volver a iniciar. Esto significa que más memoria RAM se traduce en más programas abiertos, incluso juegos y otras aplicaciones más demandantes.

Sin embargo, no toda la memoria RAM es igual. En primer lugar, en la actualidad existen dos estándares: DDR3 y DDR4. DDR3 fue anunciada en el año 2012 y es la más anticuada de las dos, mientras que DDR4 fue introducida en el 2014. Además de tener más del doble de ancho de banda comparada con DDR3, DDR4 también tiene soporte para velocidades de frecuencias más altas.

Frecuencia y canales: ¿más es mejor?

La velocidad de frecuencia en la memoria RAM es la que dicta qué tan rápidamente puede hacer operaciones de escritura y lectura. Mientras que para DDR3 es muy común ver una frecuencia máxima de 1.866 MHz, con DDR4 MediaTek logró llegar a 4.266 MHz efectivos en el SoC G90T, aunque el P90 –con 3.700 MHz– no se queda atrás en rendimiento.

Estas frecuencias altas se traducen en una mejor respuesta por parte del teléfono, y el rendimiento será mucho más rápido. Así mismo, los tiempos de carga en aplicaciones de alta demanda (como por ejemplo juegos como PUBG y Fortnite) serán reducidos considerablemente cuando se cuenta con una RAM más rápida. Realizar tareas en paralelo también será bastante fácil y Android tampoco se va a ‘colgar’.

MediaTek G90T con 10GB de memoria RAM
MediaTek G90T con 10GB de memoria RAM. Imagen: MediaTek

Otro aspecto importante que se debe tener en cuenta es la cantidad de canales que tiene la memoria RAM. El canal hace referencia a los módulos físicos de memoria con los que cuenta un SoC. 1x4GB significa un módulo de 4GB, lo que se traduce a solamente un canal de memoria. De la misma forma, 2x2GB tendrá un total de 4GB, pero con dos canales. Hasta más o menos el año 2017, la mayoría de los teléfonos contaba con solamente un canal de RAM.

Por lo general, tener dos canales de memoria RAM representa una ganancia en términos de velocidad y rendimiento, ya que el sistema puede hacer uso de un canal cuando el otro ya está recibiendo información. Algunos de los chips más potentes, como el Helio P90, cuentan con 8GB de RAM en un doble canal, lo que se traduce a una velocidad de 13,91 GB/s.

También hay que tener en cuenta que en ocasiones un mismo SoC puede tener distintas configuraciones de memoria. El Helio P70, por ejemplo, puede funcionar con memoria DDR3 en un canal sencillo y con una frecuencia de 1.866 MHz, pero también tiene la capacidad de utilizar memoria DDR4 en canal doble corriendo a 3.600 MHz. Esta variación depende de la configuración deseada por el usuario y también se verá reflejada en el precio final del equipo.

Para acabar…

La memoria RAM es un elemento fundamental en un equipo inteligente y es importante entender todas sus capacidades. Más allá de ver solamente la capacidad, también es fundamental entender los otros elementos que diferencian una memoria RAM de otra.

La frecuencia y los canales son igual de importantes que la sola capacidad, y comprender su funcionamiento permitirá a los usuarios y consumidores tomar mejores decisiones y quedar más satisfechos al comprar su celular.

Este contenido fue desarrollado con apoyo de MediaTek, que no ha influido en el enfoque editorial. Entre MediaTek e Impacto TIC existen acuerdos comerciales a efectos de comunicar información factual y objetiva sobre innovación tecnológica.

Imagen principal: Liam Briese en Unsplash

Sebastián Romero Torres
Filósofo de formación y geek empedernido. Amante de los videojuegos, la tecnología, la música y el espacio.

Contenidos relacionados