fbpx

5 ondas que no vemos, pero que son útiles en el día a día

Aunque no las veamos, una realidad de la vida moderna es que día a día estamos interactuando constantemente con todo tipo de ondas. Ya sean ondas de radio o tal vez de televisión, algo cierto es que nuestro consumo acelerado de teléfonos inteligentes también ha significado un aumento grande en el número de ondas que usamos cotidianamente.

Tanto ha sido el aumento que hoy en día es bastante raro que nuestros teléfonos no estén recibiendo constantemente algún tipo de onda. Incluso en un avión, cuando la señal no llega y se pierde conectividad, Internet satelital ha permitido que incluso a 36.000 pies por encima de la tierra podamos tener señal de Wi-Fi para poder realizar todas nuestras tareas como si estuviéramos tocando tierra.

Y aunque hoy por hoy esto es asunto de todos los días, lo cierto es que su desarrollo e implementación ha tomado varias décadas de avances científicos y en la manufactura de los chips que están integrados en nuestros teléfonos. Este es un repaso por 5 de las tecnologías y tipos de ondas más relevantes con las que interactuamos a diario.

Wi-Fi

Aunque las redes móviles sin duda alguna han ayudado a la ‘explosión’ del mercado de los teléfonos, el desarrollo de Wi-Fi ha cambiado por completo muchos escenarios de la vida cotidiana. Pensemos, por ejemplo, en que televisores, parlantes inteligentes, barras de sonido, smartphones, consolas de videojuegos e incluso refrigeradores cuentan con conexiones Wi-Fi. En muchas formas, Wi-Fi ha pasado de ser una ventaja a convertirse en una necesidad.

Vic Hayes, un ingeniero electrónico de Indonesia, es comúnmente llamado el ‘padre del Wi-Fi’. Hayes empezó a trabajar desde 1974 en un estándar para poder lograr transmisión de datos de forma inalámbrica, aunque para ese tiempo el espectro en países como Estados Unidos era altamente regulado.

Esto cambió en 1985, cuando la FCC (la Oficina Federal de Comunicaciones) de Estados Unidos liberó partes del espectro para ser usado sin necesidad de licencia. Dentro de este espectro se encuentra la banda de 2,4 GHz, que es utilizada por electrodomésticos como microondas y también por Wi-Fi.

Con la apertura del espectro, Hayes –de NCR Corporation– y el ingeniero Bruce Tuch unieron sus conocimientos para hablar con la IEEE –Instituto de Ingeniería Eléctrica y Electrónica– y crear el estándar 802.11, hoy conocido como Wi-Fi. En sus comienzos, este estándar fue diseñado para ser utilizado en cajas registradoras, y en 1997 se publicó formalmente la primera versión.

En 1999 el estándar fue actualizado a la versión 802.11b, que permitía velocidades de hasta 11 Mbits por segundo. 1999 se convirtió en un año importante para el estándar, no solo por la creación de la Wi-Fi Alliance que hoy en día mantiene el estándar, sino también porque tuvo su primer gran momento comercial.

En 1999 Apple lanzó al mercado su nuevo iBook, el primer producto de consumo masivo en implementar Wi-Fi y que fue además creado en colaboración con Hayes y Tuch, sus creadores del estándar.

A lo largo de estas dos décadas Wi-Fi ha sido desarrollado e implementado por miles de productos y compañías. Gracias al desarrollo de empresas como MediaTek, que diseñan muchos de los chips Wi-Fi que usamos en nuestros dispositivos, Internet inalámbrico se ha convertido una realidad. Hoy por hoy, Wi-Fi ya va en la versión 6, y puede tener velocidades de hasta 3,6 Gbits por segundo.

Bluetooth

Desde audífonos inalámbricos como los fabricados por MediaTek Airoha hasta la transferencia de datos, Bluetooth se ha convertido el estándar predilecto para conectar todo tipo de accesorios. Esto, evidentemente, no solo ha impactado a los teléfonos inteligentes, sino también mercados como el de los automóviles y el de industria pesada.

Bluetooth como lo conocemos hoy fue desarrollado por Ericsson en la década de 1990. Su nombre proviene del rey Harald Gormsson, quien solía ser llamado Bluetooth y consolidó los territorios de Dinamarca y Noruega. De hecho, el símbolo de Bluetooth es una mezcla de las runas ᚼ y ᛒ –las iniciales de Gormsson–.

El concepto de Bluetooth nace por la necesidad de sincronizar diferentes dispositivos, como un computador y un asistente digital (PDA). Así como Gormsson unificó Noruega y Dinamarca, Ericsson quería unificar todos los dispositivos que existían en el momento. Aunque la transmisión por infrarrojo era posible, esa señal requería que los dos dispositivos estuvieran en línea visual directa. Bluetooth, en cambio, era omnidireccional y tenía un rango de hasta 10 metros.

En 2001, Ericsson lanzó el T39, un teléfono con Bluetooth, al mismo tiempo que IBM lanzó el portátil ThinkPad A30, que integraba una conexión Bluetooth. La capacidad de sincronizar dos dispositivos probó ser especialmente útil para el mercado de los auriculares. Hacia comienzos de los 2000 muchos países empezaron a prohibir hablar por teléfono mientras se maneja, lo provocó una explosión en auriculares Bluetooth.

Con el tiempo empezaron a salir al mercado audífonos y reproductores MP3 con conexión Bluetooth. A lo largo de los años, Bluetooth ha logrado no solamente aumentar la capacidad de transferencia de datos, sino también su uso de energía, lo que a su vez ha llevado a la creación de audífonos TWS –True Wireless Stereo– y la virtual desaparición del conector de 3,5 mm.

NFC

NFC es una tecnología comúnmente encontrada en teléfonos y tarjetas, aunque sus aplicaciones también han llegado al mundo de los videojuegos. NFC es la sigla de Near-field communication (comunicación de campo cercano), que como su nombre indica está diseñada para comunicación simple de corto alcance (4 cm) y que puede ser implementada fácilmente.

La ventaja de NFC es su versatilidad, y por eso en 2004 Nokia, Sony y Philips se unieron para formar el NFC Forum y promover el uso y las ventajas de NFC. Para 2006 ya existían en el mercado productos conocidos como NFC tags, pequeños objetos que almacenan comandos o información simple.

Imagen: Jonas Leupe en Unsplash

Aunque NFC gana poco a poco terreno en los Estados Unidos, en regiones como Asia y Europa los dispositivos NFC son utilizados para hacer pagos rápidamente por medio de billeteras digitales en nuestros teléfonos. Adicionalmente, Nintendo incluyó en su consola Nintendo Switch la habilidad para leer etiquetas NFC que interactúan directamente con los juegos de la compañía.

Rápidos avances en la tecnología NFC ha permitido que incluso países como Colombia implementen NFC para tarjetas de transporte público y pagos sin contacto.

GPS

Pocas tecnologías han cambiado tanto el terreno de la navegación como el GPS. Aunque fue desarrollada como una tecnología separada, su integración con nuestros teléfonos ha significado también un cambio de paradigma en la forma en que nos movemos de un lado a otro.

GPS significa Global Positioning System (sistema de posicionamiento global), y fue originalmente un sistema de satélites diseñado y desplegado por militares estadounidense en la década de los 60. Estos satélites utilizaban ondas de radiofrecuencia para emitir una señal que luego era captada aquí en la Tierra. Esta señal era analizada y corregida por otros satélites, que por último emitían una señal de ubicación muy primitiva.

Hacia 1983, bajo la presidencia de Ronald Reagan, el gobierno de Estados Unidos liberó por completo el uso de los satélites de GPS para que pudieran ser utilizados por aplicaciones para civiles. Con el tiempo, el gobierno llegó a invertir hasta 9.000 millones de dólares en los satélites para 1994. Aunque en un principio la señal de alta precisión estaba reservada para uso militar, en el año 2000 el presidente Bill Clinton firmó una directiva para ofrecer la misma precisión a civiles y militares.

Debido a sus raíces netamente militares, otras regiones y países han optado por crear sus propias constelaciones de satélites de navegación. Europa, por ejemplo, tiene el sistema Galileo, mientras China cuenta con BDS –BeiDou Navigation Satellite System–. Incluso hoy en día, mucha de la transmisión por GPS está basada en ondas de radio que nuestros teléfonos capturan y analizan en tiempo real. Por otro lado, MediaTek produce algunos de los chips de GPS más sensibles, utilizados por marcas de equipos especializados en geolocalización, como Garmin.

Redes móviles

Por último, pero no menos importante, las redes celulares se han convertido en un pilar fundamental de la conectividad. Como es bien sabido, en un principio estas redes estaban diseñadas para transmitir llamadas, pero su evolución hasta nuestros días permite que podamos conectarnos al Internet sin importar en dónde estemos.

La historia de estas redes comienza con 1G, una red análoga que era utilizada para las transferencias de señales de audio entre 2 dispositivos. La primera generación fue desplegada en Japón en 1979, que en 5 años logró cubrir todo el territorio nipón y convertirse en la primera red nacional. Esta red luego sería también lanzada en Escandinavia en 1981.

En 1991, 2G llegó al mercado siendo la primera red enteramente digital, que además también adoptaba el estándar GSM para crear un sistema verdaderamente global. Adicionalmente a las llamadas, 2G también abrió la puerta a la transmisión de datos, lo que se tradujo en la posibilidad de enviar mensajes de texto y multimedia tanto a teléfonos como a Beepers. 2G tenía una velocidad de transferencia de apenas 40 kbits por segundo.

Si bien 2G abrió las puertas a los contenidos multimedia, 3G permitió por primera vez ver las ventajas la conectividad. Esto se debió principalmente a que 3G tuvo desde sus inicios la meta de aumentar la velocidad de transferencia. Aunque inicialmente esta velocidad era de 144 kbits por segundos, su desarrollo constante significó velocidades de hasta 14 Mbits, y logró tener algunas de las primeras conexiones a Internet móvil.

Así llegamos a 4G, oficialmente lanzada en 2006 y que hoy se ha convertido en la red de más cobertura y de lejos la más popular. De entrada, 4G prometía velocidades de hasta 100 Mbits por segundo, muy por encima de 3G. Así mismo, su despliegue coincidió con el auge de los teléfonos inteligentes y permitió conectar países enteros mucho más fácilmente.

Aunque 5G ya ha sido implementada en algunos países, lo cierto es que todavía está muy lejos de reemplazar a 4G. Sin embargo, 4G y 5G prometen ser tecnologías complementarias por un buen tiempo, logrando tener más cobertura y más beneficios.

Empresas como MediaTek llevan varios años en la industria de los teléfonos inteligentes, cuya relevancia actual es innegable. Pese a que solemos relacionar estas redes móviles con teléfonos, su potencial se extiende mucho más allá y hacia terrenos como la medicina y los automóviles. MediaTek diseña algunos de los módems 5G y 4G más avanzados del mercado, que seguramente permitirán la conexión de muchas más personas y dispositivos en un futuro no muy lejano.


Imagen principal: Jorge Salvador en Unsplash

Sebastián Romero Torres
Filósofo de formación y geek empedernido. Amante de los videojuegos, la tecnología, la música y el espacio.

Contenidos relacionados