Hace 10 años, la Comisión de Regulación de Telecomunicaciones (CRT) estableció que, en ese entonces, Comcel era el operador dominante del mercado de telefonía móvil en Colombia, en servicios de voz (Resolución 2062 de 2009). Con ello, obligaba a la empresa a seguir las reglas que el Gobierno establecía para ajustar sus tarifas. Esta resolución sigue vigente. 

Desde hace unos 3 años, los demás operadores móviles han pedido constantemente que la actual Comisión de Regulación de Comunicaciones (CRC) declare a Comcel (Claro) como empresa dominante en Colombia, pero ahora también para el servicio de datos móviles.

La decisión al respecto se ha aplazado en ocasiones anteriores. Las últimas fueron el pasado viernes 7 de junio y el miércoles 12 del mismo mes. La expectativa continúa. 

En este espacio queremos aclarar qué es la figura del operador dominante y las implicaciones que tiene en el mercado.

¿Qué es un operador dominante?

Aunque hablar de ‘operador dominante’ se ha hecho común y su nombre parezca obvio, aún hoy es necesario navegar por varios documentos antes de encontrar una definición oficial. La más cercana es la que ofrece la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) en el capítulo de definiciones de la resolución 489 de 2002, en la que se refiere a la posición dominante, como «la posibilidad de determinar, directa o indirectamente, las condiciones de un mercado».

Por otro lado, el artículo 4 de las ‘Normas comunes de interconexión‘ (resolución 432 de 2000) estableció que «el proveedor, operador de redes públicas de telecomunicaciones o prestador de un servicio de telecomunicaciones, que es soporte de otros servicios o que tiene posición dominante en algunos mercados relacionados, está obligado a no utilizar tales situaciones para prestar simultáneamente otros servicios de telecomunicaciones en condiciones de mayor ventaja y en detrimento de sus competidores, mediante prácticas restrictivas de la libre y leal competencia».

¿Quién demanda que Claro sea reconocido como operador dominante? ¿Y por qué?

La CRC, de oficio, abrió un proceso para determinar si Claro es un operador dominante. Telefónica Movistar y Tigo son los operadores que esperan que Claro también sea declarado operador dominante en el servicio de datos, porque argumentan que no tienen las mismas condiciones y, por consiguiente, no pueden ofrecer tarifas similares. Al declararlo como operador dominante, según los rivales de Claro, se generarían condiciones equitativas para todos los actores, incluso los más pequeños.

Movistar y Tigo también aseguran que, más allá de la disputa, el tema tiene una trascendencia mayor. Según información publicada en Portafolio, dichos operadores afirman que “bajo las condiciones actuales, Colombia no puede masificar la banda ancha, ni lograr la inclusión digital de todos los ciudadanos”. Esta es una de las metas nacionales enmarcadas en la Ley TIC.

¿Qué dice Claro?

El operador se defiende con el concepto emitido por la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) sobre libre competencia, y en el que dice que no hay evidencia de que Claro sea dominante. El documento afirma que, efectivamente, es más grande que sus competidores, pero porque ha realizado mayores inversiones en el mercado. La SIC agregó que no identificó ningún elemento que disuada o impida a los otros actores de competir con Claro. El tamaño no impide que los demás puedan competir.

Para la Superintendencia no resulta suficiente el soporte probatorio a efectos de acreditar que Comcel [Claro] cumple con todos y cada uno de los elementos que permitan su calificación como operador con posición de dominio en el mercado de servicios móviles, en los términos y condiciones establecidos por la misma CRC. 

Publicado en Digital Policy & Law.

Juan Carlos Archila, presidente de América Móvil Colombia (Claro), le dijo al diario La República: “Esa supuesta dominancia la promueven nuestros competidores para ganar en regulación lo que no han podido hacer a través de inversiones. La Ley TIC busca promover un sector más competitivo y que beneficie a más y más colombianos”.

¿Qué consecuencias traería la decisión?

Si Claro es declarado operador dominante, habría varias consecuencias importantes en el mercado. Por un lado, se tendrían que tomar medidas para reparar la presunta distorsión del mercado y que todos los operadores puedan competir equitativamente. Que se garantice que todos los operadores puedan hacer ofertas similares sin poner en riesgo sus finanzas.

Adicionalmente, implicaría reglas diferentes en la subasta del espectro en 700 MHz y 1.900 MHz, que deben definirse este año. 

¿Quién toma la decisión?

La decisión estará en manos de la directora de Planeación Nacional, Gloria Amparo Alonso; la ministra TIC, Sylvia Constaín, y los 3 comisionados de la CRC: Carlos Lugo, Juan Manuel Wilches y Germán Arias.

¿Qué dicen los demás involucrados?

Marcelo Cataldo, presidente de Tigo Colombia, le dijo al diario La República que «el aplazamiento de la decisión beneficia, indudablemente, al operador Claro, que seguirá aprovechando su posición para trasladar su alcance a servicios fijos, a través de una oferta también conocida como ‘cuádruple play’, lo que no podría ser replicado por otro operador”.

«Resulta contradictorio que, mientras el Gobierno promueve una ley para conectar a más colombianos, al mismo tiempo decida aplazar una decisión necesaria para el sector, que diversificaría la oferta y se traduciría en mayor cobertura (…) Así no hay condiciones para desarrollar la subasta de espectro”, concluyó Cataldo.

Fabián Hernández, presidente CEO de Telefónica Movistar Colombia, también le dijo al diario económico: “Al entrar en vigencia la Ley TIC, el regulador deja de funcionar por falta de comisionados y esto no es bueno porque implicaría un retraso adicional en la toma de decisiones que ya no da más espera”.

Foto: EEIM (vía: Wikimedia Commons, C.C)