fbpx

5 conceptos clave de la Transformación Digital en Tecnologías Empresariales

Es un hecho, estamos en la época de Transformación Digital. Para quienes aún no lo tengan claro, la Transformación Digital es definida como el proceso de utilizar la tecnología para crear o modificar procesos de negocios, culturales o de servicio al cliente. Este es uno de los elementos fundamentales asociados con la Cuarta revolución industrial o 4RI. 

Y aunque es un proceso fundamental para toda empresa, el camino no es tan sencillo como podría parecer. En Colombia existen ejemplos de digitalización peculiares (como el plan de emergencia montado por Almacenes Only), pero la realidad es que según algunas estadísticas internacionales, el porcentaje de intentos de transformación malogrados puede estar entre el 60 % y el 80 %, con solamente un 5 % de empresas que reportan metas alcanzadas o superadas. 

Y dado que es un camino complicado de seguir, es también muy importante tener claros algunos conceptos clave de la Transformación Digital que facilitarán la elección y el seguimiento de metas corporativas.  

Cultura transversal 

Mencionemos primero uno de los componentes más importantes: la cultura que debe influenciar una Transformación Digital. Un proceso de digitalización exitoso a nivel empresarial es primero que todo un proceso de transformación cultural. Aunque podría pensarse que, dado que es un tema que trata con tecnología, el grupo o departamento de TI –Tecnología de la Información– liderará la carga, lo cierto es que esto es un cambio que incumbe a todos. 

El cambio debe ser transversal, iniciado desde los líderes dentro de la compañía que deben guiar el camino. “Esta nueva normalidad debe ser utilizada por los líderes para rediseñar el plan de transformación digital de sus organizaciones, incrementar los niveles de madurez y volcar el pensamiento organizacional hacia los datos, como un activo que genera valor y con el cual se elabora de ahora en adelante, el plan estratégico”, afirma Carolina Navarrete, directora B2B de Movistar Colombia. 

Una cultura transversal verdadera no será ajena a ninguna persona en la compañía, y de hecho cambiará muchos de los procesos para llegar a una verdadera digitalización. La única forma en la que una Transformación Digital puede cambiar es pasando primero por una transformación cultural.   

Escalabilidad 

La escalabilidad es definida como “la habilidad de un sistema, red o proceso de manejar una cantidad incremental de trabajo de manera ágil o su habilidad de ser aumentada para acomodar un volumen mayor de trabajo”. En otras palabras, es la habilidad de poder ajustar los procesos tecnológicos a volúmenes tan pequeños o tan grandes como se requiera. 

En el contexto de una empresa que da los primeros pasos en su Transformación Digital, la escalabilidad asegurará el futuro de los procesos actuales. El crecimiento constante es la marca de un mercado y de una compañía saludables, y los procesos digitales implementados deben ser capaces de adaptarse a este crecimiento constante. 

Aquí la idea es que la tecnología sea adaptable a los cambios y proyectos internos de la compañía –explica Jorge Mario Sandoval, Gerente de marketing corporativo de Claro Empresas–. Digamos que estoy en un proyecto de la compañía y en el camino de pronto el gobierno sacó una nueva ley y hay que integrar un nuevo campo en el sistema de facturación. El sistema debe ser lo suficientemente escalable y adaptable para poder incluir ese campo«.

“Cuando buscas tecnología, necesitas que sea suficientemente flexible para crecer, decrecer o adicionar nuevas funcionalidades.» 

Jorge Mario Sandoval, Claro Empresas

Aunque está bien pensar en los servicios empresariales y tecnologías que mejor se ajustan actualmente a mi negocio, es también importante pensar en cómo responderán estos servicios en caso de un aumento de usuarios. La pandemia ha mostrado más que nunca que la demanda por servicios digitales puede cambiar de un día para otro, y es fundamental saber responder oportunamente a este aumento.  

Interoperabilidad 

La interoperabilidad es definida por el Vocabulario Tecnologías de la Información ISO/IEC 2381 como la «capacidad de dos o más unidades funcionales para procesar datos cooperativamente«. Aunque ese término puede ser utilizado en distintos campos, en el contexto de las tecnologías empresariales esto se aplica a los distintos procesos implementados que tiene cada empresa. 

Poniendo un ejemplo sencillo, pensemos en una empresa que tenga implementado servicios web para computadores pero que también cuente con una aplicación móvil. Interoperabilidad se refiere a la capacidad de que estas dos plataformas sean capaces de comunicarse la una con la otra, y que puedan, por ejemplo, conectarse a la misma base de datos para tener información unificada y evitar fragmentación.   

Uno de los puntos más importantes es el software. –dice Hernán Nahuel Neirotti, gerente de Marketing de Schneider Electric–. Es fundamental para asegurar la interoperabilidad y la escalabilidad de mis empresas. La implementación puede ir desde hacer monitoreo al usuario o al partner que presta el servicio al usuario para saber prevenir, por ejemplo, una posible caída del sistema gracias a los datos recolectados«. 

La interoperabilidad, por otro lado, también contempla sistemas que no son necesariamente compatibles los unos con otros. Dando un ejemplo sencillo, puede que la implementación de mis servicios IoT no sea compatible con mi proveedor en la nube. Llegar a la interoperabilidad en este tipo de casos requiere de más tiempo y trabajo, pero es fundamental dentro de los conceptos clave de la Transformación Digital si lo que se quiere es una cohesión entre los servicios.  

3 ventajas de la interoperabilidad: 

Información cohesiva: Los sistemas de la información que operan de forma aislada son identificados y la información redundante es localizada para tener una comunicación más fluida entre ellos. 

Más adaptabilidad: Los sistemas que obtienen información se conectan entre ellos y transfieren los datos que han detectado automáticamente, adaptándose más rápido a los cambios.  

Más productividad y control: Los datos almacenados se relaciona directamente con la producción y es manejada de forma que está disponible y es accesible por más usuarios y más fácilmente.  

Fuente: Nexus Integra 

Uno de los puntos más importantes es el software de una compañía. Imagen: Shahadat Rahman en Unsplash

Flexibilidad 

Mientras que la escalabilidad se refiere a la capacidad que tiene un sistema para crecer o decrecer, la flexibilidad se refiere a la cantidad de opciones que posee. Puede suceder que, por ejemplo, una recolección de datos tenga campos secundarios que no son fundamentales para la operación de mi empresa. Esta maleabilidad es uno de los conceptos clave de la Transformación Digital más importantes.  

La capacidad para poder alterar los datos que alimentan la analítica de mi empresa para que se adapten a nuevos requerimientos es una de las habilidades que más se deben buscar. En un mercado tan cambiante, lo normal es que existan nuevos requerimientos o elementos que deban ser monitoreados e integrados. 

Un estudio del año 2018 de la firma Gartner explica: «Sus mejores prácticas van a cambiar como consecuencia del mercado, la competición y los hábitos de los usuarios. Esto no se hace una vez y ya. Usted tiene que cambiar sus mejores prácticas mirando a sus KPI (Key Performance Indicators o indicadores de rendimiento) seleccionados«.  

Calidad  

Por último, pero no menos importante, encontramos la calidad. En este punto no nos referimos a ningún tipo de calidad en particular, sino a calidad que pueda ser transversal a todos los servicios y tecnologías implementadas por la empresa.  

Esto puede ir de la mano también con el proveedor de servicios empresariales. La decisión no debe ser tomada a la ligera, ya que una elección errada en, por ejemplo, el tipo de servicios en la nube puede llevar a que los sistemas tal vez no sean tan ágiles como podrían ser. 

No es solo invertir en tecnología, se debe acompañar de un cambio cultural y nuevos perfiles que permitan apropiarse de las nuevas tecnologías y de esa manera monetizar las inversiones, –explica Carolina Navarrete, de Movistar Empresas–. En el interior de cada una de esas verticales tenemos una cantidad de soluciones destinadas a los diferentes sectores económicos y para todos los tamaños de compañías«. 

Hoy más que nunca, en un contexto de recuperación y redefinición de la economía, las tecnologías pueden usadas para potenciar los procesos que ya existían, optimizar y reducir costos. Aunque estos 5 conceptos clave para la transformación digital están lejos de ser los únicos, sí son algunos de los más importantes para tener en cuenta. 

Así las cosas, se podrá decir que las tecnologías tendrán un papel importante en el rescate de las empresas.

Sebastián Romero Torres
Filósofo de formación y geek empedernido. Amante de los videojuegos, la tecnología, la música y el espacio.

CONTENIDOS RELACIONADOS

CONÉCTESE

22,038FansMe gusta
3,045SeguidoresSeguir
18,800suscriptoresSuscribirte

CONTENIDOS DE ESTE ESPECIAL