Universidades verdes, una realidad que se abre paso en Colombia

Educación, Planeta, XML

universidades verdes-Educación en sostenibilidad

El mundo enfrenta escenarios de escasez de agua y cambio climático, y por ello la búsqueda de soluciones responsables con el medio ambiente y sostenibles con el desarrollo se ha venido convertido en tema crucial y de innovación en diferentes áreas. Ya las prácticas tradicionales no son suficientes: ahora, incluso en sectores como el de la educación, la sostenibilidad se convierte en protagonista por medio de las universidades verdes.

Las universidades verdes aparecen como una solución valiosa para promover prácticas como las del reciclaje, el uso de la energía solar como fuente energética alternativa y la gestión de residuos; es la educación, investigación y generación de soluciones para fomentar el desarrollo sostenible, entre otras.

En Colombia, el compromiso para fortalecer el desarrollo sostenible es evidente (o por lo menos desde la academia), las universidades están comprometidas con el medio ambiente y la educación en el tema. Prueba de ello es el reciente Foro de Universidades Verdes, una apuesta de la fundación Low Carbon City, que se realizó en Medellín y en el que participaron alrededor de 20 universidades.

El foro que se desarrolló el 17 y 18 de abril de 2018, reunió a panelistas nacionales e internacionales, como Julie Newman, directora de la Oficina de Sostenibilidad del MIT; Ian More, profesor de la Universidad de Stanford; Luis Gilberto Murillo Urrutia, ministro de Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible; Eduardo Behrentz Valencia, vicerrector de Desarrollo de la Universidad de los Andes; y Eugenio Prieto Soto, director del Área Metropolitana del Valle de Aburrá, entre otros, que expusieron sus y experiencias en relación con soluciones académicas para el desarrollo sostenible y el cambio climático.

Este espacio sirvió para conocer el trabajo que se adelanta desde las instituciones educativas, así como avances internacionales, casos de éxito locales, y en general para promover reflexiones, compartir retos y buscar soluciones, ya que hubo jornadas de talleres prácticos además de las conferencias.

La gestión del cambio climático no es sólo mitigación y adaptación. Debemos articular con las universidades programas de investigación social y desarrollo sostenible de manera diferencial y aplicada a nuestras realidades.

Alternativas digitales de educación ‘verde’

Más allá del foro y las universidades tradicionales, la educación sobre temas verdes se viene dando en diferentes presentaciones. Las plataformas de educación virtual van en crecimiento, ofreciendo una variedad de cursos con enfoques diferentes, así como recursos, convirtiéndose en una fuente casi que inagotable de conocimiento. Hay algunas mejores que otras, algunas gratuitas, otras de pago, y en general la elección dependerá de la investigación juiciosa que cada usuario realice.

Sin embargo, además de la academia y estas plataformas ampliamente conocidas, existen iniciativas desde el sector privado para promover y educar sobre sostenibilidad. Un caso es el de Bancolombia, que en alianza con Google, presentaron en marzo de 2018 la Escuela de Sostenibilidad. Se trata de una plataforma gratuita para proveer conocimiento sobre prácticas sostenibles, tanto ambientales como sociales y económicas.

La Escuela de Sostenibilidad tomó como escenario el islote de Santa Cruz, que con todas las posibilidades que Google Maps y Street View brindan, le cuenta al usuario historias del lugar, le ofrece clases, retos y preguntas para resolver y así graduarse. La plataforma también busca promover una reflexión, así como el cambio de conductas para generar un cambio desde cada persona, para fomentar el cuidado responsable de los recursos.


El sitio web de la Escuela de la Sostenibilidad, que está disponible en inglés y español, cuenta con imágenes de Google Maps, audios, videos y textos interactivos, que facilitan la apropiación de este conocimiento, y se convierte en una herramienta digital valiosa para la educación de sostenibilidad.

Universidades verdes de Colombia

En 2016 el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) suscribió un acuerdo de cooperación con la universidad de Ciencias Aplicadas y Ambientales (U.D.C.A) para crear la red de formación ambiental para América Latina y el Caribe y de ahí nació la Alianza de Redes Iberoamericanas de Universidades por la Sustentabilidad y el Ambiente, coordinada por la institución colombiana.

Por otra parte, existe un ranking internacional (aunque no es el que acapara titulares de prensa) de las universidades verdes, realizado por Green Metric, una iniciativa de la Universidad de Indonesia y que se ha convertido en la principal métrica. En ese listado las universidades colombianas se destacan en Suramérica, pues de 64 listadas 31 son colombianas. La universidad Autónoma de Occidente es la institución colombiana que encabeza la lista, siendo la tercera del listado regional, ocupa el puesto 67 en el mundo.

Esta universidad viene escalando posiciones (la Universidad Nacional era la que estaba a la cabeza), pero más importante, promoviendo el desarrollo sostenible desde sus instalaciones y ha sido premiada por su campus sostenible, que busca fomentar las buenas prácticas frente al uso del agua y la energía, el manejo adecuado de los residuos generados, jardinería orgánica y el empleo adecuado de insumos de trabajo.

El Campus Sostenible también promueve el desarrollo de proyectos de investigación en beneficio del medio ambiente como el tema de los biocombustibles, la eficiencia y el ahorro de energía y la calidad de aire local.

Ranking universidades verdes Colombia

Fuente: greenmetric.ui.ac.id. Green Metric evalúa anualmente la sostenibilidad ambiental de las instituciones de educación superior del mundo, y tiene en cuenta factores como la infraestructura, el uso de energía, el manejo de residuos, agua, los transportes sostenibles y la educación ambiental.

Como dijo el Ministro TIC, David Luna, en la VI Conferencia Ministerial de la Sociedad de La Información de América Latina y el Caribe, “solamente resolveremos nuestros problemas si lo hacemos a través de las tecnologías emergentes. No podemos desaprovecharlas”, esta escuela se convierte en un ejemplo donde se unen herramientas tecnológicas para un problema específico.

Sin embargo, no siempre se trata de lo último en tecnología pues desarrollos aparentemente sencillos llegan a tener mayor apropiación e impacto en las comunidades, como es el caso de los pozos de agua dulce en la Alta Guajira. Donde la sencillez es precisamente lo relevante, dado el entorno y las características de la comunidad.

Si bien es más lo que hay por hacer y el planeta, con la humanidad, está enfrentando desastres naturales como la extinción de especies, derrames de petróleo como el del pozo Lizama y la escasez de agua, solo por mencionar algunos, estas acciones, herramientas e iniciativas en cuanto a educación verde son más importantes que nunca.

Usar los recursos que tenemos al alcance para movilizarnos y generar un impacto positivo en el planeta es tarea de todos. Que Costa Rica sea un referente en el abastecimiento de energías limpias es un ejemplo a seguir, pero mientras llegamos a eso podemos comenzar por lo básico, educándonos y haciendo cambios desde el hogar, el trabajo, la academia y el día a día.

Periodista y capoeirista. Curiosa de los temas emprendimiento, música, deportes, el estudio sobre el periodismo, la comunicación digital y de cómo la tecnología es una facilitadora y una herramienta de transformación social.

Last modified: 15 Septiembre, 2018

Contenido anterior

Lo que no hacen algunos gobiernos o bancos lo hace Blockchain: ayudar a los refugiados sirios

¿Cómo lograr que las personas sin documentos de identidad legales o sin una cuenta bancaria entren en un sistema financiero legal, donde estos requisitos son imprescindibles para conseguir comida y...

Contenido siguiente

Empresas, Temas clave, XML

Las 5 industrias que más se beneficiarán con Blockchain

Las cadenas de bloques, Blockchain, se presentan como una oportunidad para que diferentes sectores puedan beneficiarse y por eso editores del MIT Technology Review recogieron las 5 industrias (aunque no las...