fbpx

#TopDeImpacto: la importancia de tender la cama y otros hábitos de productividad

Existen hábitos que, aunque no lo parezca, pueden tener un incidencia importante en su productividad diaria. Puede parecer que cosas tan sencillas como tender la cama no tienen un efecto real en la productividad, pero lo cierto es que sí. Para que estas pequeñas cosas beneficien su productividad diaria es importante que se conviertan en un hábito y para ello hay que comprender qué es eso. Según el portal de psicología Psicoadapta, un hábito es un comportamiento aprendido, no innato, que se logra mediante la repetición, y que se realiza de forma habitual y sin pensar mucho en ello.

Un hábito es un comportamiento casi automático que requiere de una disciplina si se quiere lograr que sea casi automático. En ese sentido, existen algunos comportamientos aprendidos que pueden ayudarlo a mejorar su productividad y a alcanzar esas grandes metas que se ha propuesto. Estos son 5 hábitos que parece que no influyeran mucho en su productividad, pero sí lo hacen.

Levantarse temprano

Para muchas personas, especialmente los noctámbulos, levantarse temprano puede llegar a ser un hábito muy difícil de crear. Sin embargo, es importante tener en cuenta que existen múltiples beneficios para las personas que han logrado implementar este hábito, sobre todo en términos de productividad. De acuerdo con LifeHacker, si se logra identificar la tarea más difícil del día y dedicarse a ella en la mañana, es más probable que logre llevarse a cabo. Laura Vanderkam, autora del libro ‘What the most successful people do before breaksfast’, descubrió que las personas más exitosas tiene rutinas matutinas bien definidas.

Photo by Somnox Sleep on Unsplash
Imagen de bruce mars en Unsplash

Los beneficios de levantarse temprano incluyen un mejor aprovechamiento del tiempo, mayor felicidad e incluso mejor sueño. Aún así, uno de los beneficios más importantes de este hábito es la definición de objetivos. Según Cristoph Randler, biólogo y profesor de la Universidad de Tübingen en Alemania, las personas que madrugan son mejores para definir objetivos a largo plazo. El académico realizó una encuesta entre 367 estudiantes y descubrió que los más madrugadores dedicaban más tiempo a definir objetivos a largo plazo para sí mismos que aquellos que se levantaban más tarde.

Tender la cama

Es común que en el ejército se exija a los militares tender la cama perfectamente de tal forma que si se tira una moneda sobre la ella, rebote. Este hábito puede parecer insignificante para la productividad y en el caso del ejército puede pasar como un simple requerimiento para mantener el orden del alojamiento. Lo cierto es que muchos expertos en productividad resaltan la importancia de tender la cama como un hábito que puede ayudar a lograr grandes metas. Como dijo el almirante de la marina de Estados Unidos William McCraven a sus estudiantes: «Si quieres cambiar al mundo empieza por tender tu cama».

Photo by <a href="https://unsplash.com/@somnoxsleep?utm_source=unsplash&utm_medium=referral&utm_content=creditCopyText">Somnox Sleep</a> on <a href="https://unsplash.com/s/photos/wake-up?utm_source=unsplash&utm_medium=referral&utm_content=creditCopyText">Unsplash</a>
Imagen por Somnox Sleep en Unsplash

Tender la cama y hacerlo bien es el primer logro del día. Esta simple acción da un sentimiento de haber cumplido con la primera tarea del día y brinda motivación extra para realizar las demás tareas. Amikam Yalovetzky, fundador de la escuela de productividad y desarrollo personal Tiger Academy, rescata que si no se logran hacer las cosas sencillas bien, como tender la cama, va a ser muy difícil poder cumplir con las tareas más complicadas.

Por su parte, el periodista estadounidense Charles Duhigg rescata en su libro ‘El poder de los hábitos’ que diversos estudios muestran que las personas que tienden su cama en la mañana son más productivas, más felices y más capaces de adherirse a un presupuesto. Según Entrepreneur, tender la cama en la mañana aumenta las posibilidades de tomar mejores decisiones durante el resto del día y eleva la sensación de control. Y ¿usted tiende la cama todos los días?

Comer bien

Dicen que la comida más importante del día es el desayuno, ya que brinda energía necesaria para toda la mañana. No solo el desayuno es importante, sino todas las comidas, y es todavía más importante que esas comidas sean saludables. Una investigación realizada por Brigham Young University, Health Enhancement Research Organization y el Center for Health Research analizó el comportamiento de más de 20.000 empleados de 3 empresas diferentes de Estados Unidos. Se encontró que aquellos empleados que seguían dietas poco saludables tenían un 66 % más de probabilidades de ser poco productivos.

Aunque no lo parezca, lo que come puede llegar a influir en su productividad, pues una dieta saludable disminuye la probabilidad de enfermarse desde cosas simples como una gripa hasta cosas más complejas como obesidad, hipertensión arterial o colesterol alto. Si busca cumplir con sus tareas prioritarias es importante que su estado de salud le permita trabajar en aquello que es importante, incluso una gripa lo puede dejar por fuera del juego unos días. Según este estudio, aquellos trabajadores con antecedentes de enfermedades como las ya mencionadas tienden a ausentarse con mayor frecuencia y a un rendimiento menor.

Photo by <a href="https://unsplash.com/@louishansel?utm_source=unsplash&utm_medium=referral&utm_content=creditCopyText">Louis Hansel</a> on <a href="https://unsplash.com/s/photos/healthy--diet?utm_source=unsplash&utm_medium=referral&utm_content=creditCopyText">Unsplash</a>
Imagen de Louis Hansel en Unsplash

La clave de este hábito es tener una dieta que no se base en 3 comidas, sino en 5. Algunos expertos recomiendan que la dieta debe contener suficiente cantidad de calorías como para compensar el gasto que conlleva la actividad, y es todavía más importante consumir suficientes calorías si realiza actividades con alto gasto energético. No obstante, las necesidades de calorías, vitaminas, minerales y fibra son diferentes según el tipo de trabajo y la persona. Lo recomendable es consultar a un médico sobre su caso particular.

Mantener el espacio de trabajo ordenado

El trabajo desde casa se ha vuelto muy común en tiempos de pandemia, aunque en muchas compañías ya se está retornando a la presencialidad con modelos de trabajo híbridos o totalmente presenciales. Sea desde casa o en la oficina, el hábito de mantener limpio el espacio de trabajo es muy importante para aumentar la eficiencia en la realización de sus tareas. Es importante realizar de manera eficiente aquellas tareas prioritarias, ya que estas conducen a metas más grandes y con ello a la productividad.

Para Amikam Yalovetzky, ser productivo es irse a dormir y saber que cumplió con aquellas tareas prioritarias. La productividad se trata de hacer algo que esta relacionado con algo más grande, y mantener el espacio de trabajo ordenado puede ayudarlo a ser más eficiente con aquellas tareas que son prioritarias. Tenga en cuenta que la productividad es la suma de energía más tiempo, y ninguno de estos es ilimitado. Piense en toda la energía y el tiempo que puede ahorrarse si mantiene su espacio de trabajo ordenado.

Imagen de Jiradet Inrungruang en Pixabay
Imagen de Martin Vorel en Pixabay 

Tenga presente que el espacio de trabajo también aborda el espacio virtual, bien sea el de su computador, teléfono celular o ambos. Así como se debe ordenar el espacio físico y eliminar las distracciones, también se debe ordenar el virtual. Dedíquele unos minutos a ordenar el escritorio y las carpetas de su computador, eso le facilitará mucho la vida.

Escuchar música

Este es un ejemplo claro de aquellas cosas que no parece que influyen en la productividad, pero sí lo hacen. De acuerdo con un estudio de la Universidad de Winsdor, en Canadá, escuchar música en el trabajo tiene un impacto positivo en el rendimiento de los trabajadores y la calidad de su trabajo. Este estudio se realizó en 2005 y analizó a 41 hombres y 15 mujeres que ejercían como desarrolladores de software.

Los resultados indicaron que el rendimiento de los trabajadores y la calidad de su trabajo fueron más bajos sin música, mientras que el tiempo dedicado a una tarea tuvo la percepción de ser más largo cuando se eliminó la música. Las respuestas narrativas revelaron que escuchar música genera un cambio de humor positivo y una percepción mejorada mientras se trabaja.

Imagen de Jiradet Inrungruang en Pixabay 

Esta investigación no es la única que muestra los beneficios de escuchar música mientras se trabaja. La encuesta Source Vision Critical 2012 realizada por empresas del Reino Unido determinó que la música puede motivar a los trabajadores, aumentar su moral y crear un mejor entorno de trabajo. De hecho, el 65 % de las empresas encuestadas indicó que la música en el lugar de trabajo aumenta la productividad. En una encuesta similar, pero realizada a trabajadores, se encontró que el 58 % afirmó revisar más rápido la ortografía e ingresar datos cuando escuchaba música pop. La cuestión con esto es ¿qué tipo de música hay que escuchar y en qué momentos hacerlo?


Imagen principal por THE 5TH en Unsplash