fbpx

Las 4 preguntas clave que debe hacerse si quiere convertirse en líder

El liderazgo se puede considerar como la acción de influir en un grupo de personas para promover el trabajo en equipo en torno a un objetivo, de acuerdo con el portal especializado Economipedia. Esta acción es realizada principalmente por personas que son consideradas como lideres –por supuesto– o que directamente ocupan ese rol en una organización. Para el fundador de Tiger Academy, Amikam Yalovetzky, no se debe confundir el rol de líder con el rol de jefe y es importante hacerse unas cuantas preguntas para reconocer qué cualidades o características hacen falta para ser un gran líder.

Antes de hacerse esas preguntas, hay entender qué es un líder y qué es un jefe. El origen la palabra jefe proviene del latín caput, que significa cabeza. Amikam explica que el jefe no es jefe por estar a la cabeza, sino porque es lo único que usa. Por su parte, el líder también usa la cabeza y además otras cosas como el corazón, un área muy importante pues define qué tipo de líder se quiere ser.

Imagen de Jackson David en Pixabay

Crehana indica en su blog que los jefes son personas que ocupan cierto cargo o posición específica y por lo tanto obtienen estatus, poder y responsabilidades en una organización. Sin embargo, el hecho de que alguien ocupe una posición de liderazgo no significa que sepa ser líder. Los lideres, como destaca la plataforma de cursos en línea, son los que marcan pautas, ponen el ejemplo, hacen sugerencias constantemente y guían a su equipo de trabajo. En ese sentido, si es un jefe o un miebro del equipo y quiere convertirse en un gran líder debe prestar atención a las siguientes preguntas:

¿Por qué todavía no me reconocen como líder?

Si es un jefe pero no se considera un líder o su equipo de trabajo no lo ve como tal, lo primero que debe hacer es reconocer qué quiere para usted mismo, para su equipo, para su organización o su familia. Esa es la pregunta por la que hay que comenzar para convertirse en un líder. Tenga presente que no importa cuál cargo ocupe en su organización, incluso si es el más joven de la empresa puede llegar a ser un líder.

Amikam Yalovetzky afirma que ser líder no es solamente llevar adelante al equipo, sino también saber cómo mejorar procesos. El líder empieza por reconocer qué tipo de líder quiere ser y tiene que desarollar los 12 núcleos de liderazgo. En Tiger Academy se entiende que el liderazgo no se enseña, se desarrolla.

¿Qué debo tener si quiero ser un líder?

Desde el punto de vista de Tiger hay 4 pilares que debe tener un líder y que es necesario cuestionarse si se tienen o no. En caso de no tenerlos pregúntese qué hacer para conseguirlos. En caso de que ya los tenga, cuestiónese cómo hacer para no perderlos y pulirlos con el tiempo.

Amikam Yalovetzky destaca y explica en un artículo los 4 pilares, pero en resumen se trata de crear una estructura y procesos. Es importante que el líder establezca en dónde comienzan y terminan las responsabilidades de cada miembro de su equipo para evitar la típica confusión de ‘esto no me correspondía a mi’. También es clave tener unos valores y principios y definir qué no se acepta en temas de comportamiento propio o del equipo, hay que poner límites.

Es importante inspirar esperanza para hacerle ver al equipo que tienen oportunidades de crecimiento y desarrollo dentro de la organización, de lo contrario es posible que los colaboradores empiecen a buscar otro trabajo. Finalmente, hay que crear confianza ya que las buenas ideas no solamente las tiene el líder, sino todo el equipo.

¿Qué no debo hacer si quiero ser un líder?

El fundador de Tiger explica que básicamente son 2 cosas, las cuales también hacen parte de esos 12 núcleos fundamentales que todo líder debe tener. La primera es no tomar decisiones, ya que no decidir es la peor decisión. A veces por la cantidad de ocupaciones que se tiene en el día se plantea una idea o un proyecto nuevo, pero nunca se concreta y queda en el aire de manera indefinida y puede que nunca se lleve a cabo.

Hay que tomar decisiones y para ello se debe tener un proceso que establezca cómo tomarlas. Muchas veces el líder se pregunta quién debería tomar esta decisión y si se va a hacer de forma democrática o autoritaria. Lo cierto es que hay que decidir cómo decidir. Existen temas que quedan en las manos del líder y solo él o ella deciden, pero existen otros temas que se pueden compartir con el equipo. Es importante para un líder tener claro en qué temas tiene que decidir y cómo lo va a hacer. Además, debe entender que es muy difícil, tal vez imposible, que el 100 % de las desiciones que tome sean correctas.

La segunda cosa que no se debe hacer es no actuar. «Las decisiones no pueden quedarse en las salas de conferencia», expone Amikam. Para él se tiene actuar y crear un plan de acción que no necesariamente sea perfecto, pero que sí se pueden ajustar sobre la marcha. No se debe tener miedo de decidir y de actuar, son 2 comportamientos de antiliderazgo.

Imagen de Gerd Altmann en Pixabay

¿Cuál es el sentido que un líder debe tener más desarrollado?

«El sexto sentido», dice Amikam. Es imposible que sea un solo sentido el que se debe desarrollar, siempre son varios, o más bien son cualidades. Claramente una persona va a dominar unas cualidades más que otras, pero hay cosas básicas que un líder debe tener sí o sí. La primera es la integridad, pues lo peor que le puede pasar a un líder es que lo o la agarren con una mentira.

El segundo aspecto es el uso adecuado del diálogo y existen 3 formas de manejarlo: mal, bien y excelente. Cualquier líder debe manejar de forma excelente el diálogo para resolver problemas, confrontaciones o temas importantes sobre la mesa. El tercero es la disciplina o más bien «hacer lo que hay que hacer cuando hay que hacerlo, te guste o no», afirma Yalovetzky.


Imagen principal Robin Higgins en Pixabay