Hoy, 16 de junio, es el Día Mundial de las Tortugas Marinas. Esta celebración tiene como objetivo generar conciencia en las personas sobre la importancia de estos animales y cómo su población está disminuyendo debido a diversas problemáticas.

Esta fecha coincide con el nacimiento en 1909 de Archie Carr, conservacionista de tortugas marinas. Su labor aportó al estudio y la protección de las diferentes especies, y obtuvo varios logros, especialmente desde Costa Rica, donde trabajó durante varios años.

Para entender la situación de estos animales basta con ver algunos datos: solo una de cada 1.000 tortugas que salen de los huevos sobrevive hasta la edad adulta, un número muy bajo en gran medida porque todos los individuos están expuestos a las consecuencias de las actividades del ser humano, especialmente estas:

anidación tortugas marinas
Nido de tortugas marinas. Foto: Jolo Diaz en Pexels.
  • Consumo de su carne
  • Tráfico de su caparazón y aletas
  • La basura, especialmente el plástico
  • Pesca con redes (quedan atrapadas)
  • Cambio de temperatura del agua

Debido a lo anterior, 6 de las 7 especies de tortugas marinas ya se encuentran en la Lista Roja de Especies Amenazadas de la Unión Internacional por la Conservación de la Naturaleza y los Recursos Naturales (UICN). Este es su estatus a la fecha según la organización:

Una mirada desprevenida podría hacer creer que las tortugas marinas son muy distantes del ser humano y que su pérdida no es tan grave. ¡No es así! Estas son fundamentales para los ecosistemas, debido a que son parte importante de las redes tróficas o alimentarias, al controlar el crecimiento de las poblaciones de crustáceos, medusas y esponjas, y además son alimento de otras especies como las orcas o los tiburones.

En otras palabras, su desaparición sería muy grave y alteraría el funcionamiento de los ecosistemas en todo el mundo y, en consecuencia, al ser humano.

Colombia puede aportar a este caso global, y ya hay tecnologías al rescate

De las 7 especies de tortugas marinas que existen en el mundo, se pueden encontrar 6 en Colombia (Verde, Laúd, Carey, Golfina, Boba y Lora). Aunque el país no está en el top 10 mundial en cantidad de tortugas marinas –debido, en parte, a una reducción de estas desde mediados del siglo pasado–, es de los que pueden aportar más en la conservación de la especie.

tortugas marinas
Tortuga marina. Foto: bphelan en Pixabay.

En el país y el mundo, afortunadamente, ya se desarrollan proyectos con diversas tecnologías que contribuyen a la conservación de las tortugas y evitar así que su población siga en declive.

Estas son algunas de las tecnologías que están salvando tortugas y ayudando así al planeta:

Drones: Son los más utilizados para recopilar imágenes aéreas e información para rastrear la anidación de las especies y cualquier actividad que esté causando el declive de la población, y así lograr tener un diagnóstico para realizar acciones pertinentes y más oportunas.

Transmisores satelitales: Están siendo utilizados para rastrear a las tortugas hembra productoras. Estos transmisores deben ser colocados en el caparazón de los individuos para que puedan ser rasteados por medio de mapas especiales.

Aplicación SEE Shell: Es la primera aplicación habilitada para todos los países del mundo para identificar con más de un 90 % de precisión qué productos están hechos de partes de tortugas y cuáles son falsos. Todo, por medio de fotografías que también están acompañadas de las coordenadas GPS respectivas, para rastrear y ubicar los puntos calientes de la venta ilícita.

Gran parte de la actividad humana se ha convertido en una amenaza para muchas especies como las tortugas marinas, y en particular el comercio de estos animales para fabricación de productos. Pero otra actividad humana, el trabajo por la conservación de estos, ahora es más efectiva y da mayores esperanzas de buenos resultados gracias a los avances tecnológicos.


Foto Principal: GerDukes en Pixabay