Si hay interacción humana, hay intercambio de información; si hay información, se puede medir, y si se puede medir, entonces se pueden tomar decisiones para ser cada vez mejores de manera más rápida y efectiva. Ese es el poder de la analítica, cada vez más presente en las organizaciones gracias a las nuevas tecnologías.

Pero, ¿quién lidera las herramientas, plataformas, estrategias, tácticas, técnicas y procesos que le son propias? Las carreras STEM –acrónimo anglosajón para hacer referencia a los estudios de Science, Technology, Engineering and Mathematics (Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas)– parecen ser las más demandadas para esta tarea.

Durante el evento ‘Mujeres que inspiran’, realizado este viernes 7 de junio por SAS Colombia, se hizo evidente una brecha de género en esta materia, a tal punto que hoy en día tan solo el 23% de la fuerza laboral STEM es ocupada por mujeres. Ellas, además, ganan alrededor de un 30% menos que sus homólogos masculinos.

Sin embargo, también se resaltó que, contrario a lo que sucede en muchas industrias, en el sector TIC la brecha salarial es mínima o no la hay, el porcentaje de mujeres está creciendo y las oportunidades laborales hoy son similares para hombres y mujeres.

Es por ello que SAS, –empresa líder en software y servicios de analítica empresarial, y uno de los mayores proveedores independientes en el mercado de inteligencia de negocios– reunió en este evento, celebrado en Bogotá, a mujeres que están liderando desde diferentes campos gracias a su trabajo con los datos. Porque la analítica, así como el conocimiento de las nuevas tecnologías, es un factor determinante para empoderarse en un mundo cada vez más exigente.

De acuerdo con Juliana Barreto, panelista invitada por su éxito como empresaria e inversionista de Shark Tank Colombia, un líder no tiene género. “Solo es algo de acción, conocimiento y ejemplo. Hay que generar confianza, conocer la historia, impulsar cambios. Mi invitación es que se valga que una mujer estudie carreras STEM (o cualquier otra)”.

Por su parte, Paola Restrepo, presidente ejecutiva de Fedesoft, coincidió con Barreto. Y a esta invitación se sumó Milla Delfino, gerente de comunicaciones de SAS Latam. Ambas recalcaron que mujeres y hombres tienen las mismas capacidades y propusieron generar más espacios corporativos en los que se dé la equidad de género:

Ana Patricia Sanabria, directora de Soporte a la operación de Claro Colombia, también tuvo la palabra: “Tanto la analítica como la tecnología hacen parte de la vida y hay que aprender a manejarlas. Tomarle el gusto y enamorarse de la tecnología, además de desarrollar capacidades de negociación y asertividad hacen parte de las cualidades necesarias para que las mujeres nos empoderemos en estos campos”, afirmó.

Asimismo, Adriana Molano, reconocida analista de tendencias digitales, y moderadora del panel central, hizo su aporte a la discusión:

“Tenemos que hacer entender a las mujeres que la tecnología es un medio donde todas las barreras se pueden volver transparentes… la gran apuesta es entender cómo la tecnología no solo es un instrumento, sino que genera unos escenarios de transformación y valor para los negocios y el desarrollo (sostenible)… la tecnología sí ayuda a cambiar los estigmas que hay y trae posibilidades”.

¿Y por qué las mujeres? ¿Y por qué la analítica?

“El empoderamiento de las mujeres no es un tema de género, es un tema de todos”, dijo Joaquín Uribe, vicepresidente de Tecnología y Productividad del Banco Popular durante su charla en el evento de SAS Colombia.

Su paso por el escenario también dejó las siguientes conclusiones:

  1. Una capacidad que en forma natural tienen las mujeres es que son gerentes de proyecto prácticamente desde que nacen. Son resilientes y analíticas.
  2. Hay que formar más mano de obra en analítica; los datos los usamos para predecir, prescribir. Ese framework lo maneja muy bien una mujer. 
  3. Al trabajar en analítica, no hay que perder el foco. A veces nos distraemos mirando los datos que parecen importantes, y perdemos los que realmente lo son. Para crear algo y dar respuestas en su empresa con la analítica uno tiene diferentes tipos de datos así que hay que permitir que los datos hablen y no tratar de que digan lo que uno quiere demostrar.

Ángela Sierra, gerente de Servicios de Abastecimiento de Bancolombia, también tuvo su espacio en el escenario, y uniéndose a lo dicho por Uribe, invitó a las mujeres a atreverse más, a hablar sin miedo de tecnología, a arriesgarse en estas transformaciones que están teniendo lugar.

Lo mismo hizo Adriana Márquez, economista y MSc Market Research and Data Mining. Ella recalcó que la equidad no se trata de masculinizarse: “Somos mujeres y ese es el rol que debemos tener en las mesas de trabajo… El reto es ser escuchadas… el empoderamiento no es un tema de género sino de capacidad, preparación y liderazgo”.

SAS, enseñando con el ejemplo

Más de la mitad de la fuerza laboral de SAS son mujeres, y una de las más importantes es Analaura Schurmann, Regional HR Director LA North.

Su paso por el escenario fue un momento lleno de inspiración, y dejó algunas importantes lecciones:

  • ¿Para qué sirve la analítica? Para tomar decisiones. Ojalá a todas las decisiones le pusiéramos analítica y no solo corazón.
  • ¿Qué hacer para que haya mujeres más empoderadas? Formar mujeres fuertes, formar hombres justos. Eduquemos hijos felices.
  • Tengamos vidas maravillosas para inspirar a otros. No hay mejor forma de hacer que la sociedad cambie que inspirar a otros. Hay que dar y agradecer; den lo más que puedan todos los días.