En el contexto de la Transformación Digital, muchos de los temas que se tratan están enfocados hacia el entorno empresarial y entornos profesionales. Debido a este foco especial, en ocasiones se puede llegar a pensar que esta transformación es una tarea de las empresas, incluso si la realidad es que este es un proceso que incumbe también a los países que quieran estar a la vanguardia de estos procesos. 

Con esta meta de liderazgo, Colombia se ha venido presentando como una opción atractiva dentro de la región, no solo por su posición geográfica, sino también por el nivel que talento que genera el país y por los esfuerzos para ampliar el alcance de la educación en materia TIC. Prueba de esto es que, hoy por hoy, Colombia tiene el cuarto mercado más grande de TI en América Latina.  

¿Qué tiene Colombia?

“Encontramos una economía buena y estable, una posición geográfica central de cara a nuestra expansión hacia el norte, el tamaño de la economía, el hecho de que ya teníamos socios en el país como Salesforce y Microsoft y la calidad de la gente”, explica Stephan Samouilhan, CEO Latam para Keyrus.

Keyrus es una compañía de origen francés enfocada a la consultoría en temas de datos, analítica y retos en la Transformación Digital. Pese a que la compañía lleva 15 años en la región –específicamente en Brasil– a Colombia entró en 2017, después de estudiar la posibilidad de expandirse hacia otros países. 

Al igual que Keyrus, cientos de compañías están poniendo sus ojos sobre una región con un potencial enorme: América Latina. Mientras que otros mercados empiezan a tener problemas de saturación, Latinoamericana tiene la ventaja de ser mucho más joven. En 2020, la penetración del comercio electrónico fue del 50 %, y el crecimiento de usuarios conectados fue del 29 %. 

El contexto de pandemia ha acelerado este crecimiento digital, e iniciativas como el día sin IVA funcionan para atraer más personas a entornos digitales. Stephan Samouilhan continúa: “Hicimos un benchmark y decidimos abrir una oficina en Colombia. Empezamos en Medellín, aprovechamos este hub con Ruta N y empezamos con un cliente llamado Línea Directa. Creamos un hub de gente muy inteligente, gracias al entorno tecnológico”.

De hecho, un cliente clave para Keyrus ha sido Alkosto y sus marcas asociadas, con el objetivo de mejorar su solución de comercio electrónico. Las empresas siempre buscarán establecerse en lugares que no solo sean claves, sino también ventajosos. Programas como Ruta N ofrecen incentivos importantes, y esto, combinado con el interés renovado en la región, tiene el potencial de posicionar a Colombia como un jugador clave. 

En este listado de los países más atractivos para contratar desarrollo de software, Colombia ganó 23 puestos y se ubicó en el top 20 global. Imagen: Tecla

¿Qué se necesita para la transformación?

La oportunidad existe, pero el país debe aprovecharla. Y para esto, es necesario que sectores como el del gobierno y el educativo trabajen en conjunto para que más empresas como Keyrus se queden en el país. Uno factor que puede ser decisivo es que exista todo un ecosistema tecnológico y digital. 

Si, por ejemplo, una empresa utiliza servicios en la nube de Microsoft Azure o de Amaon Web Services (AWS), seguramente sea fundamental que el país cuente con presencia oficial de dichas compañías para que pueda ofrecer soporte más especializado. A esto también se le suma el potencial del emprendimiento local, que al igual que en regiones como Silicon Valley y Shenzhen tienen la oportunidad de innovar.

«Uno de los grandes retos de esta transición a la nueva generación y de la situación a la que nos enfrentamos hoy es una mezcla entre la parte técnica y la parte funcional», explica Samouilhan. Esta doble funcionalidad no solamente aplica al sector empresarial, sino también a los talentos que el país debe estar nutriendo.

Es bien sabido que existe una importante brecha entre la demanda y la oferta de talento del sector TIC. El Ministerio TIC ha lanzado campañas para poder introducir 100.000 programadores al mercado en los próximos años, pero este proceso también debe estar acompañado por el sector educativo. De paso, también se deben apoyar las formaciones técnicas y tecnológicas, que según Samouilhan le aportan bases mucho más robustas a los futuros profesionales.  

Disfrutemos del cambio

Incluso con todo el trabajo por delante, uno de los puntos clave es entender también que el camino hacia la Transformación Digital no consiste en cumplir metas específicas. Como todo, este proceso de cambio debe ser tomado con calma, entendiendo que el camino que se recorre es tal vez más importante que la meta misma.

«Lo que hay que disfrutar es esta experiencia de aprendizaje, más que el objetivo en sí. Lo que realmente intentamos es abrir una cultura que acepte los cambios y la transformación y que aprendan de cualquier experiencia para subir de nivel», afirma el CEO de Keyrus. En temas digitales, Colombia va por buen camino, pero existen huecos de talento importantes que deben ser la prioridad para un país que quiere no solo entrar a la era digital, sino también liderarla.

Imagen principal: Christopher Burns (Unsplash).