Cada día que pasa, más y más personas se conectan a Internet y empiezan a usar redes sociales u otro tipo de formas de interacción con otros usuarios alrededor del mundo. Y aunque Internet es esencialmente un espacio abierto a la libertad de expresión, lo cierto es que esta libertad no puede disfrutarse a costa del bienestar de los demás usuarios.

Por eso, al navegar en la red es fundamental saber aplicar normas de Civilidad Digital que permitan que la experiencia sea amena y positiva para todos los participantes.  Con esto en mente, Microsoft ha venido desarrollando desde el 2016 un reporte anual llamado ‘Índice de Civilidad Digital’ o ICD, que mide el tono de las interacciones en línea, lo que a la postre refleja el comportamiento de los usuarios.

La versión 2021 del IDC estará en línea desde el próximo 9 de febrero, pero durante el evento ‘Matoneo, fanatismo y noticias falsas: ¿Cuál es la salida?’, realizado por Impacto TIC el pasado 28 de enero, contamos con la participación de Jacqueline Beauchere, defensora global de la seguridad digital en Microsoft. Ella compartió con nosotros información relacionada con el informe de 2019, pero también nos adelantó datos muy importantes de las mediciones de 2020.

Cabe recordar que febrero es el mes de la Civilidad Digital, y que el 9 del mes se celebra el ‘Día mundial por un Internet más Seguro’. También es importante anotar que, en medio de la pandemia, la Civilidad Digital tiene el potencial para cambiar las interacciones de las personas, un aspecto contemplado en la nueva versión del estudio de Microsoft.

Lo que hemos aprendido

2020 estuvo marcado sin duda alguna por el estado de pandemia y los nuevos rigores que ha traído consigo. Debido a las medidas de aislamiento, más personas estuvieron conectadas al Internet, ya fuera por asuntos laborales o personales. Con este influjo de gente, el panorama de la Civilidad Digital en medio de la pandemia ha cambiado en algunos puntos importantes. 

Jacqueline Beauchere afirmó: «Todo lo que está pasando en nuestras vidas está tomando lugar en un ambiente bastante estrecho y definido». Las reglas de aislamiento nos obligan a estar más tiempo conectados, y esto puede tener un impacto importante en la percepción de las personas.  

Sin embargo, frente a la pregunta de si la Civilidad Digital mejoró, empeoró o se mantuvo igual en medio este ambiente de pandemia, el 52 % de encuestados en el mundo aseguró que las cosas se mantuvieron igual que antes. Incluso con la mayor cantidad de gente conectada, la percepción de civilidad no cambió.

A pesar de lo anterior, el estudio encontró que 1 de cada 4 personas en el mundo cree que la Civilidad Digital aumentó. “Tenían un sentimiento de que todos estamos en esto juntos, compartiendo cosas en línea y preocupándose los unos por los otros”, añadió Jacqueline.

La razón principal es que los encuestados ven a más personas ayudando a otras en línea, fomentando así un mejor sentido de comunidad para poder afrontar esta crisis que nos toca a todos. Incluso en medio de la crisis, los mejores aspectos salen a relucir.

La desinformación arrasa

Y aunque un 26 % de los encuestados consideró que la Civilidad Digital mejoró, también hay un grupo de personas que cree que desmejoró. Un 22 % reportó que la condición de aislamiento preventivo significó un empeoramiento de las interacciones en línea en medio de la pandemia.

El factor número uno fue la desinformación, o lo que se conoce comúnmente como fake news o noticias falsas. Esto es evidente, ya que la situación de pandemia ha dado pie a que muchos rumores falsos sobre tratamientos o las causas de la pandemia se propaguen rápidamente en las redes sociales. Seguido a este factor de riesgo, las personas están llevando sus frustraciones hacia entornos digitales, lo que desemboca en una percepción de menos tolerancia.

La intolerancia crece año a año

Según Jacqueline, este tipo de cambios son esperados cuando suceden cambios sociales tan drásticos como lo los que ha traído la pandemia. “Vamos a ver que los riesgos que siembran odio y división continúan creciendo a nivel global”, aseguró. 

Los discursos de odio, por ejemplo, aumentaron un 4 % a nivel global desde el 2016, pero alcanzaron un crecimiento de 2 % solamente en 2020. De la misma forma, la discriminación ha crecido un 5 % desde el 2016. De hecho, estos riesgos se encuentran en su pico más alto desde que Microsoft inició el estudio. La intolerancia, precisamente, es uno de los factores que más propician la incivilidad en Colombia.  

Colombia está rezagada

Tanto en los reportes de 2018 como en 2019, Colombia ha estado dentro de los 5 peores países del estudio en materia de civilidad digital. La percepción de incivilidad digital en el 2020 creció un 8 % hasta llegar a un 80 % en total, por delante solamente de Perú y Sudáfrica, con 81 % y 83 % respectivamente. 

Dentro de los factores que más llevan a la incivilidad se incluyen la política (45 %), seguida por la apariencia física (40 %) y la orientación sexual (37 %). Estos riesgos generalmente traen consigo dolor para las víctimas, dentro de los que el daño a la reputación personal y laboral son los riesgos más dolorosos de experimentar.

Afrontemos el reto

Para cerrar su la conferencia, Jacqueline nos invitó a tomar el control y a desafiarnos a nosotros mismos a tomar el reto de la civilidad digital. La regla dorada de tratar a todas las personas en línea con dignidad y respeto sigue siendo una de las más importantes y que debe guiar nuestras interacciones en línea.

Siempre debemos detenernos y pensar antes de publicar respuestas a cosas con las que no estamos de acuerdo. De esta forma, podremos empezar a fomentar una sociedad de respeto frente a la diferencias culturales y evitando los ataques personales que no contribuyen al sano debate. 

Por último, es importante también recordar que podemos apoyarnos los unos a los otros para hacer respetar los derechos propios y los de otras personas. Con estos consejos en mente, podremos luchar para que Colombia mejore en el índice global y todos los usuarios del Internet disfruten de una navegación segura y amena.