Por Alejandro Ramírez, periodista especializado en temas económicos.

Una de las preocupaciones manifestadas por los participantes en el evento ‘TIC Made in Colombia’, realizado por Impacto TIC el pasado 11 de marzo, fue que mientras el gobierno hace esfuerzos para impulsar el sector de las tecnologías de las información y las comunicaciones con miras a convertir a Colombia en el Silicon Valley de América Latina, principalmente a través del Ministerio TIC, otras entidades y medidas adoptadas parecen ir en contravía de este propósito.

El llamado a la calma de Ignacio Gaitán, presidente de iNNpulsa –la agencia de emprendimiento e innovación del Gobierno Nacional– pareció dar un parte de tranquilidad y disipar las dudas al respecto. Hasta que el pasado 15 de abril se radicó en el Congreso el borrador del proyecto de reforma tributaria, presentado como la ‘Ley de Solidaridad Sostenible’, por medio de la cual se buscaba recaudar una cifra cercana a los 25 billones de pesos.

El texto de la reforma motivó las protestas contra las medidas dispuestas en él que desde hace cinco días tienen en vilo al país.

Ahora que el presidente Iván Duque anunció el retiro del proyecto del Congreso e invitó a trabajar en conjunto para la definición de una nueva reforma, es importante revisar las preocupaciones que habían sido planteadas, específicamente en materia TIC, antes del anuncio del mandatario, para no volver a caer en los mismos errores del pasado reciente.

IVA del 19 %, el golpe más fuerte

Sobre este debate nacional, Alberto Samuel Yohai, presidente de la Cámara Colombiana de Informática y Telecomunicaciones (CCIT), considera que si bien es cierto que en general se entiendía la necesidad por parte del Gobierno para buscar financiar a la nación en estos momentos difíciles por los que está pasando el país, veía con mucha preocupación que una parte de la estrategia del proyecto de ley de reforma tributaria incluía el encarecimiento de servicios y productos relacionados con las tecnologías de la información y las comunicaciones.

«Nuestras principales preocupaciones desde el punto de vista del sector de las TIC giran en torno a cómo esta reforma terminaría dificultando el acceso a la tecnología de diversas maneras. Desde los servicios, se dividen en dos tipos: los primeros relacionados con TI, como la provisión del hosting de páginas web, los servicios de cómputo en la nube, la adquisición de licencias de software y la creación de contenido digital. Hoy por hoy no están generando IVA, pero de aprobarse esta reforma tributaria empezarían a estar sujetos al 19 % de sobrecosto», adviertió Yohai a Impacto TIC, antes de que la propuesta de reforma fuera retirada del Congreso.

Así mismo, alertó que la segunda categoría de servicios que también se encarecería era la de las comunicaciones para el estrato 3 en materia de Internet y telefonía fija (hoy exentas) pues, con la reforma como fue planteada por el Ministerio de Hacienda, empezarían a ser gravados con ese mismo porcentaje.

«Desde la óptica de productos nos parece muy preocupante que en una pandemia donde seguimos teletrabajando y estudiando a distancia se vayan a encarecer productos de tecnología, como teléfonos móviles inteligentes, tabletas, laptops y PC. Hoy, estos equipos gozan de una exclusión del IVA, para aquellos que están por debajo del umbral, con un valor igual o inferior a 22 UVT, que son aproximadamente 798.000 pesos. Para efectos de PC y laptops, el umbral para no generar IVA es de 50 UVT, que son alrededor de 1.800.000 pesos». De haber sido aprobada la reforma, la totalidad de los equipos (independiente de su valor) habría generado el 19 % del IVA, señaló el directivo de la CCIT.

Nuevos gastos

Juan Carlos Suárez, CEO de Qenta, manifestó que aunque gran parte de la discusión de la reforma tributaria se centró en los elementos básicos de la canasta familiar y la declaración de renta de más personas, pasaron desapercibidos diversos elementos que impactan de gran manera al sector TIC en la forma en que funciona en la actualidad.

Para explicar esto, según anota, es bueno recordar que muchas de las empresas dedicadas a la tecnología y las comunicaciones están trabajando de forma remota y usando recursos tecnológicos simples, como el servicio de Internet en hogares, celulares, tabletas y computadores, entre otros, por lo que si se hubieran realizado modificaciones al IVA en el servicio de Internet o ponerlo a los equipos celulares y computadores, que en este momento están exentos, habrían sido un gasto más que las empresas TIC deberían empezar a asumir.

«Tal como está [estaba] planteada la reforma por el Gobierno Nacional, se podría ver afectada la competitividad de las compañías dedicadas al e-commerce, desarrollo de software y comunicaciones, entre otras, porque la base de su negocio (computadores e Internet) pasarían, en muchos casos, a estar 19 % más caros», advertía este experto.

Además, afirmó que hay que tener en cuenta que si se limita el acceso a la tecnología de la población colombiana, la demanda de servicios digitales podría reducirse, afectando seriamente el mercado, no solo por la compra de servicios sino por la imposibilidad de formar nuevos profesionales, tecnólogos y técnicos relacionados con el sector TIC.

En ese sentido, Gonzalo Rodríguez, docente del programa de Finanzas del Politécnico Grancolombiano, concuerda con que el IVA es el impuesto que más habría impactado el sector de las TIC. En cuanto al suministro de páginas web, servidores (hosting), computación en la nube (cloud computing) y mantenimiento a distancia de programas y equipo, confirma que cambiarían su condición de servicios excluidos de IVA y que serían gravados con el mismo porcentaje de ese impuesto. «Así mismo, la exclusión de IVA del servicio de Internet para el estrato tres sería suprimida», indica.

Por su parte, Milton Quiroga, gerente de Cyte, cree que hay varios elementos de la reforma tributaria radicada –y ahora retirada– en el Congreso que tenían un grave impacto en el desarrollo tecnológico de Colombia.

«La primera consecuencia es la más obvia y tiene que ver con que el IVA a los servicios relacionados con TI, que en efecto terminarán encareciendo estos servicios en un 19 %. Si además notamos que también se propone IVA a los servicios de comunicaciones, vemos un escenario muy complejo de desestimulación económica del sector TIC, justo en los momentos que por razones de bioseguridad debería ser impulsado o al menos no tocado», precisa el directivo.

Y, aparte, comenta que el puntillazo final específico a la industria del software tenía que ver con el Artículo 57 de la citada reforma, que equiparaba a la industria del software con «los beneficios o regalías provenientes de la propiedad literaria» y le imponía una retención en la fuente del 20 %.

Este último elemento de la propuesta –de acuerdo con Quiroga– muestra una desconexión completa entre lo que el Gobierno considera que es la industria del software y la forma real en que esta se “gana la vida”: “Al punto que no me extrañaría que las recientes marchas contra la reforma tributaria estuvieran encabezadas por algunos programadores de computadores”, recalca.

Soluciones alternas

De acuerdo con Juan Carlos Suárez, si el proyecto de ley hubiera continuado de esta forma, habría sido importante ver las posibilidades de generar exenciones o descuentos en impuestos de renta sobre la adquisición de tecnología (computadores, Internet, celulares), que fueran a ser usados para la formación de profesionales TIC o en el desarrollo de trabajos de empresas del sector. Y ese es el reto ahora que se va a trabajar en conjunto para plantear una nueva reforma.

Para él, la idea sería recuperar el 19 % de sobrecosto generado por IVA, principalmente, a través de la deducción en otras imposiciones tributarias que la empresa TIC o la persona natural deban asumir.

En tanto que el Presidente de la CCTI dice que definitivamente se presenta una oportunidad muy buena para que, por medio de la modernización de la economía colombiana en general, se pueda lograr una mayor competitividad en el país y que, para ello, lo que se tiene que hacer es facilitarles a los usuarios, empresas y entidades de gobierno –ya sean del orden nacional, regional y municipal– el acceso a la tecnología, en lugar de estarla encareciendo innecesariamente.

«La economía digital y su posibilidad de representar un mayor porcentaje del PIB del país va en función precisamente de poder contar con los impulsos necesarios de los países que realmente creen en sus bondades que, entre otras cosas, ayuda a formalizar la economía. Para eso, los servicios a los que hemos hecho referencia no deben estar sujetos a nuevos impuestos, ya que esto iría en detrimento del crecimiento de la economía digital también», enfatiza Yohai.

Así las cosas, el directivo piensa que se requiere una estrategia de país integral, relacionada con el fomento del buen uso de las tecnologías de la información y las comunicaciones para generar modernización, lo que lleva a la competitividad. «Esa estrategia integral no solamente gira en torno a los grandes esfuerzos que celebramos por parte del Ministerio de las TIC para ampliar la conectividad, sino que también debe estar integrada con las iniciativas de las demás carteras”, acota.


El punto de vista de Andesco

Durante un evento realizado por la Asociación Nacional de Empresas de Servicios Públicos y Comunicaciones (Andesco) el jueves 29 de abril (antes de que el proyecto de reforma tributaria fuera retirado del Congreso) la entidad emitió un comunicado relacionado con la manera como las dsiposiciones afectaban el sector TIC, entre otras cosas al no «considerar su calidad de transversalidad como motor de activación económica».

«Con el fin de cumplir las metas del Gobierno nacional en relación con el despliegue del Ecosistema Digital y para acelerar la reactivación económica es necesario que –específicamente–para el Sector TIC y TV se introduzcan los siguientes ajustes a la reforma presentada», señaló Andesco.  

  • Eximir de IVA al servicio de Internet fijo y móvil (en el caso móvil para planes de cualquier valor) y eliminar el impuesto al implementar un esquema de subsidios a las tarifas de clientes de estratos 1 y 2 de todo el país para garantizar el acceso a los servicios de televisión paga e Internet de banda ancha fija a la población menos favorecida, materializando así el objeto del artículo 310 del Plan Nacional de Desarrollo. 
  • Eliminación del régimen de renta presuntiva a partir del año gravable 2021 prevista en el artículo 188 del Estatuto Tributario. 
  • Descuento del IVA pagado en la adquisición de activos fijos reales productivos previsto en el artículo 258-1 del Estatuto Tributario 
  • Descuento del impuesto de industria y comercio (ICA) establecido en el artículo 115 del Estatuto Tributario. 
  • Eliminación del impuesto al consumo de servicios móviles de voz y datos 
  • Eliminación de los aranceles de aduanas para los equipos de conectividad e infraestructura de red. 
  • Tratamiento como bienes exentos de IVA a los dispositivos que actualmente están excluidos. 
  • Exención transitoria del IVA para la adquisición de bienes y servicios relativos a la infraestructura de telecomunicaciones. 
  • Reducción de los porcentajes relativos a los aportes y contraprestaciones económicas de los operadores del sector. 
  • Replanteamiento del impuesto de industria y comercio (ICA). Modificación de su naturaleza y mecanismos de recaudo. 
  • Fiscalización del cumplimiento de obligaciones correspondientes al impuesto de alumbrado público.