Cuando el pasado 25 de enero la Alcaldía de Bogotá dio inicio a la entrega de 100.000 tabletas con conexión a Internet a estudiantes de los colegios públicos de la capital para avanzar con las clases virtuales, críticos y detractores de la administración no tardaron en dar a conocer su descontento por la demora en un proceso que la propia alcaldesa, Claudia López, dijo que tenía que comenzar ‘ya’ en junio del año pasado. Aquí puede ver el video publicado en Twitter por el politólogo Edwin León, en el que presenta sus argumentos sobre el caso.

Las suspicacias se dispararon y el descontento fue mayor cuando se publicó la primera foto, en la que el equipo entregado a una estudiante parece tener una configuración que no es precisamente la más actualizada. Entonces se dijo que no solamente hubo retrasos en el proceso, sino que los equipos eran obsoletos.

En un contenido publicado en el sitio de W Radio el pasado 2 de febrero, la secretaria de Educación del distrito, Edna Bonilla, dijo que los los proveedores tuvieron dificultades con el proceso de importación, pero que los equipos se recibieron en octubre pasado, y que en noviembre se llevó a cabo su limpieza y la adecuación del contenido, que debe cumplir con los estándares previstos para su cometido.

Aun así, de octubre de 2020 a finales de enero de 2021 hay un trecho en el que la falta de noticias bien pudo justificar la ira de detractores. Sin embargo, tampoco tenía sentido esperar que el ‘ya’ de la alcaldesa en junio de 2020 significara que las tabletas iban a aparecer en la casa de los estudiantes el día siguiente, pues todos estos proyectos deben pasar por procesos administrativos y operativos que suelen tomar un tiempo.

Para resolver las dudas al respecto, Impacto TIC habló con Felipe Guzmán, alto consejero TIC de Bogotá, quien compartió pormenores del proceso, que es una parte fundamental del Plan de Desarrollo de la Alcaldía de Bogotá, que da un valor muy alto a la educación e incluye estrategias específicas para cerrar la brecha digital. La entrega de las tabletas, aclara Guzmán, no formaba parte del plan desde el comienzo, pero se incluyó para atender las necesidades generadas por la pandemia de COVID-19.

El funcionario aclaró, entre otras cosas, que la tableta que aparece en la famosa fotografía de la niña recibiendo el primer equipo no corresponde al grueso de tabletas adquiridas, la mayoría de las cuales fueron compradas por la Secretaría de Educación, pero que también se recibieron como aportes a través de la Donatón por los Niños, mediante la que se recolectaron dispositivos con una configuración mínima básica. (Cabe señalar que la mitad de estas tabletas donadas son usadas, y que cierto número de ellas no cumple las especificaciones mínimas esperadas al comienzo del proceso, por lo que los ‘afortunados’ niños que las reciban podrían quedarse con un equipo obsoleto en menos en un año).

Guzmán señaló que el proyecto no solo entregará tabletas a los estudiantes sino también cerca de 5.600 computadores portátiles, especialmente para niños en lugares sin acceso a Internet, que no podrían aprovechar la conectividad de las tabletas y se beneficiarían de tener contenidos precargados en los equipos. Estas son sus características y la distribución según la fuente de la que provienen:

Imagen: Secretaría de Educación de Bogotá.
Imagen: Secretaría de Educación de Bogotá.

El proceso de compra de los equipos se concretó en noviembre de 2020. En el sitio web de Colombia Compra Eficiente, la tienda virtual del Estado Colombiano, se pueden ver detalles de las 96.183 tabletas, adquiridas por medio de la firma Sistetronics Ltda.: son de marca Compumax y su configuración (la presentada en la imagen anterior) tiene un precio unitario de 586.528,01 pesos. El valor total de la compra fue de 56.414 millones de pesos, que no incluyen los demás costos del proyecto. El sistema operativo de con el que vienen cargadas las tabletas es Android 10.

El cronograma de entrega se ha desarrollado y continúa de la siguiente manera:

  • 25 al 26 de enero: 1.067 equipos recibidos en la ‘Donatón por los niños’.
  • 28 de febrero al 11 de marzo: 2.870 equipos donados por el Grupo de Energía de Bogotá.
  • 13 de marzo al 7 de abril: tabletas y portátiles comprados por el Distrito.
  • 12 de abril al 31 de mayo: tabletas y portátiles comprados por el Distrito.

En conclusión: aunque no se podía esperar que el ‘ya’ de la alcaldesa significara que en junio se entregarían las 100.000 tabletas, era ideal que estuvieran en manos de los niños antes del comienzo de su año escolar, así que sí hubo un retraso. En cuanto a las tabletas obsoletas, es falso, al menos en las más de 96.000 adquiridas para este proyecto.

La siguiente es la entrevista de Impacto TIC con Felipe Guzmán, en la que el alto consejero TIC de la capital comparte detalles del proceso, entre los que se destacan los análisis que adelanta la administración para que en el futuro los estudiantes y sus familias puedan mantenerse actualizados en tecnología sin depender de campañas de la Alcaldía:

Imagen principal: Alcaldía de Bogotá.