La primera vuelta de las elecciones presidenciales está cada vez más cerca. Con el paso del tiempo, los 7 candidatos que compiten por gobernar el país tienen menos oportunidades para convencer a los electores que son la mejor opción. Con el cambio climático y sus desafíos, Colombia –más que antes– depende de las políticas ambientales para su seguridad alimentaria y para garantizar el acceso al agua, entre otros asuntos vitales. El 29 de mayo se realizarán los comicios para la Presidencia, los cuales definirán si hay un ganador en la primera vuelta o si el país deberá elegir a su presidente en una segunda ronda.

Colombia es un país altamente vulnerable al cambio climático, ya que los efectos del aumento de las emisiones de carbono y de gases de efecto invernadero, la minería ilegal, la deforestación, la contaminación de ríos y mares, entre otros, impiden que el país avance en el desarrollo sostenible. Sumado a ello, nuestra nación es el país con más riesgos para los líderes ambientales.

Este no es un tema ajeno para aquel que aspire a gobernar el país, sino que debe ser un pilar de gobierno para el próximo inquilino de la Casa de Nariño, teniendo en cuenta los compromisos que el país firmó en los últimos años en materia ambiental. Para 2030, Colombia debe alcanzar la meta de reducir en un 51 % las emisiones de gases de efecto invernadero, así como proteger el 30 % de sus océanos.

Estas son las propuestas en medio ambiente y sostenibilidad de quienes aspiran a la presidencia. Entre los planes de gobierno se abordan temas clave como la conservación del agua, el reconocimiento de las comunidades indígenas y afro en la protección de los territorios, y mayores garantías para la seguridad de los líderes ambientales. También hay espacio para la transición energética, la transformación del sector ganadero y la economía circular.

(Haga clic en la imagen de cada candidato para ver sus propuestas)


Imagen principal: alejomiranda (Pixabay)