Cada día que pasa, la industria de la salud presenta nuevos retos y dificultades, y una prueba importante de esto es la pandemia global de COVID-19. Los profesionales de la salud deben poder contar en todo momento con las mejores herramientas para garantizar la mejor atención al resto de la población. 

Y es que, en cuanto a profesiones se refiere, pocas tienen más urgencia de nuevas tecnologías, tratamientos y desarrollos que la medicina. No solo tiene el potencial de curar algunas de las enfermedades más devastadoras, sino también de prevenir el brote de otras nuevas.

Y dentro de todas las tecnologías en desarrollo actual, pocas prometen tanto como la Realidad Aumentada. Sus aplicaciones en el mundo de la medicina no solo tocan a las personas, sino que también tienen el potencial de cambiar la forma en la que los médicos realizan sus distintas tareas 

Realidad Aumentada vs realidad virtual

Un concepto que lleva bastantes años sonando en el mundo de las tecnología es el de la Realidad Virtual. En pocas palabras, la Realidad Virtual está enfocada a crear una experiencia completa, con imagen, sonido, movimiento e incluso tacto. Este concepto ha sido popularizado en libros de ciencia ficción como Neuromante, de William Gibson, o Ready Player One, de Ernest Cline, y películas como Tron.

La Realidad Virtual, de esta forma, también ha intentado ganarse un nicho en la industria de los videojuegos. Sin embargo, dado que compañías como Facebook, Valve y Sony están a la cabeza del desarrollo, también se han dado desarrollos importantes en campos como medicina y entrenamiento de personal.

Una ventaja de la Realidad Virtual es que la inmersión total ayuda en entornos de entrenamiento y simulación, pero son difíciles de aplicar a situaciones reales. Es en este tipo de casos es cuando la Realidad Aumentada brilla, ya que permite ver lo que está sucediendo, pero con más y mejor información –y por lo tanto aumentada–.

Podemos pensar, por ejemplo, en un doctor que tiene un dispositivo de Realidad Aumentada, en el que solamente mirando al paciente puede acceder a hologramas con la historia médica, exámenes y radiografías que estén en el historial.

Microsoft y su apuesta con HoloLens

Una de las propuestas más fuertes del mercado –aunque ciertamente no la única– es HoloLens de Microsoft. Una particularidad es que, al ser un producto de Microsoft, también ofrece otros beneficios como la conectividad de Microsoft Azure y el soporte a largo plazo. 

Desde su concepción, HoloLens ha estado enfocado hacia negocios e industrias, con un uso más marginal por parte de consumidores individuales. Esta es una diferencia importante, ya que otros dispositivos de Realidad Aumentada –como la primera versión de Google Glass o Intel Vaunt– están pensados más para consumidores.

Para dar un ejemplo de su aplicación, en el Imperial College Healthcare NGS de Inglaterra se está utilizando para la asistencia de pacientes de COVID19 –nos dice Alonso Verdugo, Chief Medical Officer de Microsoft para Latinoamérica–. De esta forma, un médico puede tratar al paciente en persona, mientras que el dispositivo retransmite a través de un video en directo a la pantalla de un computador en una habitación vecina, lo cual permite a otros médicos realizar un diagnóstico completo, manteniendo la distancia de seguridad”.

Y es que la realidad aumentada no solamente ayuda a los médicos, sino también a los pacientes. En procedimientos quirúrgicos, por ejemplo, se pueden utilizar modelos creados para ilustrar la cirugía y que el paciente entienda mucho mejor qué es lo que se le va a realizar. Así mismo, los pacientes pueden utilizar estos hologramas para indicar qué dolores o signos los están aquejando y en qué partes del cuerpo. 

Imagen: Microsoft

De la misma forma, HoloLens 2 también está ayudando a la formación de personal médico, y han logrado implementar exitosamente su tecnología en las aulas que forman a los médicos del futuro. Incluso acá en Colombia, uno de sus ejemplos más exitosos nació de la colaboración con la Pontificia Universidad Bolivariana, en Medellín.

La soluciones ya existen en Colombia

La UPB implementó en el año 2018 el estudio del globo ocular a su materia de anatomía básica. Complementando el estudio de cadáveres, los hologramas de HoloLens pueden mostrar el ojo humano de una forma difícil de encontrar usando métodos puramente tradicionales.

Yo creo que la calidad gráfica de los HoloLens es muy alta”, explica Juan Camilo Suárez, docente de la facultad de medicina y psicología de la Universidad Pontificia Bolivariana y quien participó directamente en la creación. ”Yo lo he presenciado trabajando con el modelador 3D, los artistas, ingenieros y programadores. En el globo ocular de un cadáver se pierden todas las relaciones, se pierde el color, pero se mantiene la estructura que es el fundamento básico de enseñanza. Esto se complementa con el uso de HoloLens”.

Alonso de Microsoft afirma que cuando las personas utilizan esta tecnología [HoloLens], pueden visualizar el modelo del globo ocular dentro del cráneo, ver las capas del ojo y observar con detalle sus estructuras internas. «Así los estudiantes pueden comprender mejor el funcionamiento del órgano«.

El globo ocular fue un complemento de la ciencia básica de la anatomía porque en los laboratorios de anatomía es muy difícil de conseguir exactamente globos oculares. Fue por eso que priorizamos ese tema.  

Juan camilo Suárez, Universidad Pontificia Bolivarana

Un holograma en Realidad Aumentada tiene tanto detalle como para poder emular tejidos de tipo húmedo, la brillantez, el espesor, el diámetro, el color y la posición exacta de las arterias, según Juan Camilo. La flexibilidad permite que cada aplicación sea diseñada a la medida de las necesidades, y que los médicos puedan tener una visión más realista de nuestros cuerpos. 

El futuro médico será aumentado

Los conceptos que en el pasado parecían de ficción se están convirtiendo en una realidad cada día que pasa. La implementación de hologramas y de tecnologías que mejoran nuestras tareas se convertirá en una necesidad para los profesionales, sobre todo para el personal médico y otras profesiones de alto impacto.

Esto es especialmente importante para el sector salud y lo que será la salud digital, para que así podamos tener un futuro no solo más conectado, sino también una mejor calidad de vida y de bienestar.