Cuando a Jaime Bejarano, el líder para Colombia de Red Hat, le pedimos que nos dijera lo primero que se le viniera a la cabeza al escuchar las palabras «jerarquía» y «organigramas», no lo dudó mucho antes de responder «anquilosamiento» y un carácter «conservador». Para el ejecutivo, que lleva 30 años en el mundo de la tecnología, los últimos 4 han sido de constante aprendizaje en un espacio en el que el código abierto (open source) es más que un área de la industria. Si se tratara de una campaña publicitaria de finales del siglo XX, podría decirse que el código abierto es ‘una forma de vida’.

Y aunque no fueron las palabras que usó Bejarano (seguramente son muy ochenteras para una empresa y un ejecutivo con una visión que apunta siempre hacia el futuro), pueden ser la manera más fácil de describir los atributos del código abierto que están presenten en el ADN de Red Hat, y que la hacen una compañía diferente a otras de la misma industria: «Lo que nosotros hacemos hoy en día como organización es producto de cómo las comunidades desarrollan el software, desarrollan la innovación y la comparten. ¿Qué características hay allí? Empoderamiento, liderazgo (y liderazgo por idoneidad), valentía para actuar, apertura, socialización, colaboración y cooperación. Nuestra organización se fundamenta en cuatro valores que tienen que ver con la apertura, la valentía, el compromiso y la responsabilidad de hacer que este modelo fluya y de contribuir a la sociedad«.

Jaime Bejarano fue uno de los invitados a Tecnologías al rescate de las empresas en Colombia, un evento realizado por Impacto TIC el pasado 10 de septiembre, en el que expertos de la industria hablaron sobre las diferentes herramientas que las compañías de cualquier sector y tamaño tiene para afrontar los momentos de dificultad que se viven actualmente y para acelerar su desarrollo en general.

En el discurso del líder de Red Hat en Colombia no solamente hay una crítica al concepto de jerarquía como se entiende en otros contextos y organizaciones, sino que también está la solución. Se trata de la redarquía. «Esta es una idea –explica– que viene tomando mucha fuerza y que yo no tengo duda de que las empresas la están considerando después de ver la realidad que estamos viviendo hoy en día«.

¿Qué es la redarquía?

La redarquía es un nuevo paradigma que traza un nuevo camino audaz para construir las organizaciones del futuro. Una nueva estructura organizativa pensada para un nuevo mundo interconectado. La redarquía complementa las estructuras organizativas heredadas del pasado y proporciona un enfoque sistemático para mantenernos competitivos cuando el cambio es discontinuo y el futuro es cada vez menos una extrapolación del pasado..

Para competir y ganar en un mundo de cambios acelerados, necesitamos una segunda arquitectura organizativa basada en la red, que permita a las organizaciones innovar, adaptarse e interactuar con la nueva realidad, y que complemente a la jerarquía para que esta pueda hacer, aquello que esta optimizada hacer.

Redarquia.net

En el día a día, explica Bejarano, este concepto se refiere a un tipo de gestión en el que se trabaja en grupos interdisciplinarios liderados por las personas más idóneas, que tienen el empoderamiento para tomar las decisiones y ejecutar.

«Cuando tenemos un proyecto, internamente hacemos reuniones para ver cómo evoluciona y cómo podemos seguir apoyando al cliente, y las personas que lideran esas reuniones no lo hacen por el rol o por el cargo que tengan, sino por el involucramiento y el liderazgo que tienen en el proyecto. Los demás que participamos, sin importar el rol, somos unos colaboradores del equipo para trabajar. A nivel global, hay cosas que realmente asombran. Aquí en la organización, la gente puede escribir un mail directamente al presidente de la compañía y él se lo responde, y puede poner en ese correo los temas que a bien estime; inclusive si tuviera una opinión o una aproximación diferente o distante, se plantean, se conversan, y no hay tabú ni temas intocables«.

Imagen: Red Hat.

Este ‘estilo de vida’, en el que se le da valor a la libertad para que la gente opine para mejorar las cosas, no suele estar presente en las organizaciones jerárquicas, en las que muchas veces se piensa o hay un un mito o un hábito de que las órdenes o las ideas vienen de arriba hacia abajo, explica Jaime Bejarano. Y añade que lo que casi siempre se ha comprobado el día a día del desarrollo es que muchas de las grandes ideas que transforman el mundo vienen desde abajo. «Porque somos los colaboradores que estamos en el campo los que tenemos el detalle de las cosas y podemos aportar una solución más limpia, más eficiente o más idónea. En ese sentido, creo que eso es algo que las organizaciones colombianas, que a veces son un poquito jerárquicas, deberían considerar«.

Trabajar en medio de esta cultura permite que los empleados de Red Hat estén satisfechos, pues para la empresa su experiencia es tan importante como la de los clientes. «Todas las organizaciones deberían tener en cuenta este concepto [el de redarquía], porque las empresas de hoy necesitan ser ágiles, y una estructura jerárquica y pesada a veces va en contravía de la agilidad. No siempre, pero muchas veces sucede«.

Los ‘desaprendizajes’ y los aprendizajes en el mundo del código abierto

El impacto de la redarquía en Red Hay y en Jaime Bejarano es el aprendizaje más grande que le ha quedado en los años que el ejecutivo lleva en la empresa. Gracias a ella ha entendido que la razón no la tiene el rol, sino la persona que tienen los argumentos sin importar cuál sea su cargo en la compañía.

«Aprendí también que la suma de las partes nos hace más potentes y más poderosos. Este modelo de open source saca lo mejor de cada uno de los que participan en él. Y hace más poderosa la innovación y la ejecución que si uno está en un modelo en el que hay 2 o 3 personas que tienen las responsabilidad de diseñar y crear, porque por muy buenas que sean, jamás tendrán la capacidad de miles y millones de personas que están trabajando en algo«.

Por eso, hoy, Bejarano está convencido de que contribuir y colaborar es fundamental para el éxito de las empresas: «Muchas veces estamos pensando en silos o en competencias, o en que somos competidores. Yo creo que hoy en día la realidad que estamos viviendo nos demuestra más que debemos ser cooperativos y colaborativos, y que si lo somos, todos vamos a ganar. Todos vamos a ser mejores«.

En cuanto a la industria del código abierto, el ejecutivo de Red Hat también ha debido enfrentar y superar mitos como el de la seguridad –estas tecnologías son tan o más seguras que otro tipo de tecnologías; son muy fiables porque están hechas por gente que no está en la tecnología por negocio, sino por pasión, y eso hace una gran diferencia en el producto que se construye–.

«También son productos muy estables y muy escalables. La capacidad de procesamiento es realmente muy, muy, muy robusta; no había visto en otros ambientes estas capacidades. Hoy en día sobre Linux diría que corren los principales core de los sistemas no solo en el país, sino en el mundo«.

Y otro mito que ha visto derrumbarse es el que afirma que las tecnologías de código abierto son solo para las empresas pequeñas: «Las empresas grandes son no solo son usuarios de estas tecnologías, sino que con sus decisiones generan seguidores. Las empresas grandes han adoptado las tecnologías de open source de una manera decidida, amplia, profunda, masiva, y pienso que en los mercados de negocios medianos y pequeños, el código abierto sigue siendo una gran opción. No solo en Red Hat, sino en todo el ecosistema de open source, las instalaciones han crecido más de 500 % en los últimos 4 o 5 años. Esa es una señal indiscutible de la aceptación, del crecimiento, de la tranquilidad y la confianza que todo el mundo está viendo, palpando en este tipo de tecnologías«.

«Más del 99 % de las principales empresas del país usan de una u otra forma el open source y cada vez de forma más intensa, y yo diría que en la mediana y pequeña empresa los porcentajes no son diferentes».

Jaime Bejarano, líder de Red Hat en Colombia
Jaime Bejarano y el código abierto, en pocas palabras

Aparte de asociar jerarquías y organigramas con anquilosamiento, Jaime Bejarano también respondió en forma rápida lo que le traen a la mente otros conceptos importantes en el mundo actual, en especial en el mercado de las tecnologías.

Transformación digital: La nueva manera de hacer negocios y de que las empresas sean y permanezcan vigentes.

Humildad: la mejor forma de aproximarse a los clientes, a los compañeros y al ecosistema. Estamos acá para servir.

Competencia: aliados, socios que sumados cocreamos para un ecosistema mejor.

Brecha digital: una responsabilidad de todos los que hacemos parte de esta industria para darles a nuestros jóvenes mayores oportunidades tanto en el conocimiento, en la instrucción de tecnologías nuevas, como en darles a los colombianos los mecanismos y los medios para que todos tengan acceso al mundo actual que en gran parte es digital.

Equidad de género: es una responsabilidad que todos tenemos porque en muchos temas creo que nosotros los hombres tenemos demasiado que aprender de las mujeres y creo que es algo en lo que tenemos que seguir trabajando, creo que se ha cerrado la brecha, pero todavía hay temas por mejorar allí.

Crisis: oportunidad.

Aquí puede ver la entrevista completa con Jaime Bejarano durante Tecnologías al rescate de las empresas en Colombia, en la que también habló de las tecnologías del Red Hat y de código abierto en general.