En sus 17 años de vida, al igual que una persona, la plataforma de origen argentino Taringa ha pasado por altos y bajos. Paralela a sitios en inglés como 4chan o SomethingAwful, logró posicionarse durante la segunda mitad de la década del 2000 como uno de los sitios más visitados de toda Latinoamérica, llegando en el 2013 a posicionarse en el top 5 regional de redes sociales. En tráfico, Taringa era segunda en Argentina, solamente superada por Facebook.

Muy rápido, logró consolidarse en un mercado emergente en esa época: los memes. Con redes sociales que apenas surgían, Taringa pudo diferenciarse por ser la red social de origen latinoamericano y que mejor entendía el mercado.  

Después de superar problemas legales en 2011 y una filtración de 28 millones de cuentas en 2017, hoy por hoy Taringa tiene un tráfico reducido y concentrado principalmente en su país de origen. El sitio fue adquirido en 2019 por IOVLabs, aunque sigue bajo el mando de Matías y de Hernán Botbol, quienes han estado al frente desde 2006. 

Recientemente se lanzó la versión 8 de su sitio web, con la cual sus desarrolladores marcaron un inicio importante hacia la integración de tecnologías como bitcoin y blockchain. En Impacto TIC habamos con Matías Botbol, cofundador y CEO de Taringa, sobre los planes de la compañía, la moderación del sitio y sus expectativas.  

Impacto TIC: Taringa empezó como una red social y se ha ido transformando un poco en los últimos años hacia la implementación de soluciones basadas en criptomonedas y blockchain. ¿Cómo ha sido este cambio a través de los años? 

Matías Botbol, cofundador y CEO de Taringa.

Matías Botbol: Ha sido un desafío bastante grande. Un poco lo que estamos buscando con la nueva versión es romper un poco el paradigma de lo que está pasando con las redes sociales, en el que básicamente los usuarios son quienes construyen el valor, pero todo ese valor termina quedándose en manos de las empresas. Este valor por lo general se acaba transformando en revenue para las empresas. 

Nosotros, desde el principio, siempre lo que estamos buscando con Taringa es que sea un ecosistema, un entorno justo con quienes forman parte. Nosotros entendemos que justamente si una plataforma como la nuestra puede crecer, es gracias a la participación de todas las personas. Y un poco esto fue lo que buscamos en su momento, con la integración con Bitcoin.

Lo que nosotros queremos lograr –y es lo que venimos trabajando con este proyecto–, es poder acercar estas tecnologías a gente que no necesariamente tengan los conocimientos técnicos para poder obtener el valor que tiene toda la tecnología blockchain, y a nosotros nos empieza a permitir poder devolverle a los usuarios el valor que generan dentro de nuestra plataforma. 

Impacto TIC: ¿Cuál dirían ustedes que es el objetivo principal detrás de todo este desarrollo de la versión 8 de Taringa?

MB: Tenemos un objetivo a largo plazo, que es justamente ir descentralizando cada vez más Taringa y que cada vez tengan mucho más poder las personas que participan dentro de la plataforma, con diferentes roles que pueden obtener. Poder lograr ese objetivo es casi como una utopía, por decir de una manera, y falta un montón de cosas que tienen que ir pasando a nivel de tecnología. Lo que hicimos fue empezar a partirlo en pedazos y armar un roadmap para ir logrando ese gran objetivo de a poco. 

El objetivo general de todo esto es justamente devolverles el valor a los usuarios. En esta etapa lo que estamos haciendo es implementar primero la lógica económica, que si bien no está en esta primera etapa basada en blockchain, lo que sí estamos armando es toda la lógica de cómo podría funcionar esa economía interna dentro de la plataforma, empezar a desarrollar del lado de producto, que es toda la parte de la integración de lo que sería como una wallet, de las lógicas de cómo los usuarios obtienen el Taringa Coin. Después estamos desarrollando una sección dentro de la plataforma que se llama Taringa Store, donde los usuarios pueden utilizar esos Taringa Coins. 

También vamos a empezar a integrar videojuegos y sistemas donde los usuarios puedan interactuar más con esa nueva moneda y a partir de ahí, empezar a armar una lógica económica mucho más distribuida. En paralelo, vamos también a empezar a integrar la parte con tecnología blockchain cuando el producto ya lo tengamos más aceitado y esté funcionando mucho mejor. 

Impacto TIC: ¿Cómo está Taringa en cuanto a usuarios? ¿Se mantiene estable o ha crecido en medio de la pandemia?

MB: Dentro de todo, está bastante estable. Nosotros estuvimos poniendo foco en este último tiempo no tanto en aumentar la cantidad de usuarios, sino que estuvimos un poco metidos para adentro, empezando a pensar y repensar el producto. 

Ahora que lanzamos la nueva versión la repercusión fue superpositiva entre los usuarios. Empezamos a ver que todo lo que nos imaginábamos está funcionando como pensábamos que podía funcionar. Siempre hay cosas que vamos a ir mejorando, pero en general cumplió con nuestras expectativas, así que de ahora en adelante vamos a empezar a trabajar mucho más fuerte en el crecimiento de la plataforma. 

Impacto TIC: Hace algunos años, Taringa era casi como un pionero de los memes acá en América Latina, un poco parecido a lo que fue 4chan en 2004 y 2005, y también trajo ese sentimiento de crear contenidos a toda la región. ¿Taringa todavía se considera este sitio creador de contenidos y de memes? 

MB: Sí, creemos eso y también queremos fortalecer eso. La tecnología blockchain ofrece muchas cosas relacionadas con esto porque, como vos decís, en general Taringa siempre fue un gran creador de memes sobre tendencias, e incluso en Argentina hay un personaje muy conocido llamado Ricardo Fort que se transformó en una especie de ícono popular a través de los memes que empezaron en Taringa.

Hay muchas cosas culturales que se empezaron a generar y que incluso se siguen dando de diferentes formas. Una de las cosas que queremos empezar a integrar en un futuro es lo que tiene que ver con los NFT. Estos creadores de contenido de alguna manera pueden empezar a tener autoría de los memes que se empiezan a generar y empezar sacarles provecho a todas estas nuevas tecnologías relacionadas con la generación de contenido. 

La esencia de lo que vos planteás es lo que estamos queriendo mantener y que los usuarios, esos grandes creadores de memes, se vean de alguna forma recompensados por su creatividad y por haber creado un contenido original.

Impacto TIC: Taringa es una plataforma que se enfoca hacia los usuarios. Esta es una espada de doble filo, porque esta apertura también significa que se pueden ver comentarios, por ejemplo, de corte antivacuna o que se vuelven bastante tóxicos. ¿Esta nueva versión tiene algo planeado para combatir esto? 

MB: Nosotros tenemos protocolos generales de lo que tiene que ver con las reglas del buen uso de la plataforma, es un desafío desde el día cero. Al principio, toda esa moderación era manual, y era mucho más complicada de manejar o de controlar porque es imposible a nivel humano estar revisando cada comentario. En los últimos años estuvimos trabajando en sistemas de moderación automática que nos ayudan a tener mucho más control sobre eso.

Obviamente siempre hay margen de error porque no hay sistema perfecto y no lo tienen ni siquiera los gigantes de las redes sociales, pero tenemos sistemas que nos ayudan a moderar toda la parte de lo que son las imágenes con Inteligencia Artificial en las cuales nosotros podemos detectar cuando alguna imagen contiene un desnudo, violencia, sangre y ese tipo de cosas. Así mismo, nosotros tenemos un equipo de moderación que está atento para cuando la Inteligencia Artificial no detecta algunas cosas.

Hacemos lo mismo con los sistemas de texto. Tenemos también sistemas de Inteligencia Artificial que nos ayudan a detectar cuándo hay comentarios agresivos, cuándo hay cosas que no cumplen con nuestras políticas. Con el tiempo, eso lo fuimos mejorando un montón, pero obviamente es algo que hay que trabajar constantemente porque es muy difícil tener un control absoluto. 

Es parte de nuestro desafío constante evitar que estas cosas pasen, y tratamos de ir mejorando día a día.

Impacto TIC: Relacionado a esto, un elemento que diferencia a Taringa es que es más irreverente que otras redes sociales, incluso más juvenil en el sentido de rebeldía. ¿Cómo ha sido equilibrar esa irreverencia en Taringa con la moderación que menciona? 

MB: Nunca está la balanza en el punto justo. Uno está todo el tiempo encontrando cosas y siempre se corre, porque por un lado, si uno es demasiado abierto empiezan a pasar cosas que la verdad están fuera de lugar. Pero si uno se pone demasiado estricto, el usuario también se siente demasiado censurado. Entonces siempre es un gris que hay que tratar de tenerlo lo más claro posible.

Tenemos diferentes técnicas para poder lograr esto, como que las personas que sean muy agresivas tal vez ellos vean sus comentarios, pero el resto de la comunidad no lo vea, como un shadowban

Hay diferentes cosas que vamos haciendo para tratar de mantener esa balanza, pero no es fácil porque cada persona tiene una opinión subjetiva en un punto, y a veces no es una cosa matemática en la que uno puede decir esto está bien o esto está mal. Es difícil tener a todo el mundo contento, obviamente. 

Impacto TIC: Pensando en esta nueva versión, ¿cuáles son los obstáculos más grandes que debe superar Taringa de aquí a un par de años?

MB: Por un lado, está toda esta implementación tecnológica, que es un desafío más interno de nuestro equipo de producto y desarrollo, y también un poco la parte que tiene que ver con blockchain. Otro desafío que siempre tenemos es esa meta de estar reconvirtiéndonos, ir encontrando lugares donde podemos diferenciarnos del resto de las plataformas sociales. 

De alguna manera, el resto de las empresas o plataformas que son como nosotros o con las que competimos suelen ser gigantes. Eso de alguna forma los hace más lentos o hay cosas que no pueden llegar a hacer. Por ejemplo, Facebook quiso empezar a funcionar en el mundo del blockchain y tuvo un montón de impedimentos legales y no se lo permitieron. Nosotros siempre estamos buscando la forma de reconvertirnros y encontrar estas nuevas dinámicas para ser diferentes al resto.

También está la gran dificultad de poder transmitir estos nuevos cambios a los usuarios, que los entiendan, que los incorporen, y seguir manteniendo una comunidad activa.

Impacto TIC: Para ir cerrando, ¿cómo se ve el futuro de Taringa de aquí a 2 o 5 años? 

MB: Nuestra expectativa es seguir integrando más tecnología blockchain, seguir creciendo en usuarios, empezar a masificar y empezar a implementar lógicas económicas que tengan que ver con las finanzas descentralizadas. Empezar a darles a las personas que no están bancarizadas la posibilidad de tener una nueva manera de manejarse económicamente. Empezar a ser cada vez más abiertos y más descentralizados, y que los usuarios tengan más control sobre nuestra plataforma que el que tenemos nosotros. 

Por el lado de producto, estamos viendo cómo mejorarlo para que sea cada vez más usable, todavía tenemos mucho que trabajar desde el lado mobile. Todo esto, además, con todos los desafíos de ser una red social. 

Imagen principal: Taringa