El liderazgo femenino nunca será un tema del que esté todo dicho y por tal motivo es que se siguen encontrando, cada vez más, espacios para dialogar al respecto. Durante el Red Hat Forum Latinoamérica no hubo uno, sino dos paneles para compartir reflexionar, compartir, visibilizar, pero especialmente, para dar algunas pautas para quienes buscan luces en este camino.

Como bien lo mencionaron durante las charlas, el liderazgo que se necesita hoy no es abstracto, es bastante concreto y aplica a todas las personas.

¿Cuál es el liderazgo que se busca hoy?: Uno no egocéntrico

2020 será un año que generará infinidad de estudios, porque todo cambió de alguna manera. El liderazgo no fue la excepción: ¿cómo liderar en un escenario global de incertidumbre? El reto, según compartió María Laura García, miembro del Board y vicepresidente del comité ejecutivo, Voces Vitales Argentina, ha estado en un proceso de autoconocimiento en medio de esa incertidumbre.

«Creemos que para poder llegar a una sociedad igualitaria se requiere de una transformación cultural y por eso trabajamos a través de los líderes. Trabajamos con personas que impacten a su comunidad», explicó García, y esto lo hacen a través de 3 ejes:

  • El liderazgo de la persona, porque «no se puede ser líder de otro si no puedo liderarme a mí misma«. Y recalcó una vez más el autoconocimiento, de la mano de la comunicación (hacia sí mismos y hacia los demás).
  • Económico, para ser líderes (o lideresas), para poder avanzar «las mujeres tenemos que trabajar sobre la independencia económica«. No en vano una de las principales formas de violencias de género viene dada a través del factor económico.
  • La construcción en red, «no creemos en el liderazgo egocéntrico«. Lo que promueven son líderes que busquen impactar en su entorno, resolviendo problemas que conocen, que están en su comunidad y para esto, «todo lo que es construir en red es fundamental».

La transformación se hace entendiendo al otro, no expulsando al otro

En ese sentido, el liderazgo debe ser diverso. La visibilización es necesaria; esto no quiere decir que enmarcar temas dentro del género signifique que haya que partir cobijas. A lo largo de las charlas las invitadas reiteraron que si se habla de una transformación cultural se requiere de todas las partes: «no lo vamos a hacer las mujeres solas. Por más creativas que seamos, si no involucramos a los otros en esta construcción, no va a ser realmente una transformación cultural, será tan solo un cambio desde un lugar».

Para lo anterior es necesario hablar de diversidad, la cual no se limita al género. Es hablar de personas diversas, tan amplio como se pueda. En entornos tecnológicos hay otras discusiones, como por ejemplo que la tecnología sea creada por personas blancas, o personas de ciertos países con determinados contextos. Las perspectivas diversas son necesarias, así como el trabajo en red articula las transformaciones y todo lo anterior tiene que ver con la colaboración.

Y sobre la colaboración, Lorena Martín, quien lidera las actividades de Diversidad e Inclusión para Red Hat en Latinoamérica, compartió que una forma de fomentarla es a través del apoyo a comunidades; que hoy, más que nunca, es el momento para reinventar los negocios, repensar las formas como estamos haciendo las cosas y reactivarnos. «La innovación sin diversidad no se sostiene».

El talento no tiene género

Para empoderar y eventualmente liderar, hay que comenzar desde lo esencial, desde los niños y las niñas. Las participantes estuvieron de acuerdo en que no hubo referentes en su momento, que seguro los había, pero no eran visibilizados.

«El no tener muchas mujeres en esta industria viene desde la niñez, bloqueamos ciertos ‘juegos de niños’«, comentó Patricia Cuenca, gerente de Planeamiento de Procesos, Proyectos y Sistemas centrales de Swiss Medical, haciendo referencia a las actividades ‘de niños’ y ‘de niñas’, que ha alejado a niñas, jóvenes y mujeres de sectores como el de la tecnología.

Hoy, en otra etapa de sus vidas, saben y difunden que el talento no tiene género, el liderazgo no tiene género: «Desde el conocimiento lideramos y aportamos». También saben que están formando a nuevas generaciones, de niños y niñas, más transparentes e incluyentes.

Para pensar en el futuro, el deseo está en trabajar desde hoy:«Estamos criando a nuestras hijas, que serán las lideresas del mañana. Ellas serán niñas capaces, ellas no se van a asustar. Son niñas que se comerán el mundo con respeto, más allá de los géneros», compartió Magda Rodríguez, Senior Solution Architects Manager para una zona que cubre los países de la región Andina, de Centroamérica y el Caribe en Red Hat.

Referentes hay, todas las mujeres que reunió el Red Hat Forum Latinoamérica son muestra de ello. Todas trabajan en el sector de tecnología, ocupan cargos directivos, promueven el liderazgo femenino y la colaboración desde sus entornos.