Que su actividad online se convierta en un ingreso es una promesa seductora. Bien se trate de ver videos o de permitir que la gente ponga anuncios sobre ellos, el modelo de recompensas para los ciberusuarios hace parte de la vida en las redes sociales. Sin embargo, diferenciarse del modelo de reconocidos jugadores como YouTube, Twitch o incluso TikTok requiere de una estrategia con mucho músculo y mucho fondo.

Gustavo Vargas - Kwai
Gustavo Vargas, director de comunicaciones y PR de Kwai para América Latina.

Esa es la tarea que tienen Gustavo Vargas, director de Comunicaciones y PR de Kwai para América Latina, y su equipo en los hombros. En los últimos meses, el nombre de la aplicación se ha granjeado un espacio entre los colombianos, pero hay más que solo ‘monedas’ por referir a sus amigos.

Kwai es una plataforma de entretenimiento, con capacidad de creación y edición de contenido. Así como otras plataformas, es un espacio en el que se pueden compartir momentos de vida, mostrar el entorno social o apostarle a temáticas de entretenimiento, incluyendo segmentos como la cultura, la belleza o el humor.

El origen de la aplicación es Chino. En su tierra natal, la app tiene más de 379 millones de usuarios activos mensuales y es una plataforma de livestreaming y de e-commerce en expansión. Llegó a Latam como una aplicación independiente en 2018, con su arribo en Brasil, y desde allí han avanzado hacia América hispanohablante.

La aplicación, que tiene sede en Sao Paulo, ya está disponible también en México, Argentina y Colombia. Internacionalmente, Kwai tiene más de 150 millones de usuarios activos mensuales. Sin embargo, el mercado potencial de las redes sociales en la región es de 600 millones de personas

Es posible que su llegada al mercado sea recordada principalmente por su programa de incentivos por referidos. Por cada amigo que usted refiriese, Kwai le otorgaba unas ‘monedas’ simbólicas, equivalentes a un valor monetario, al igual que por ver algunos videos al día.

En conversación con Impacto TIC, Vargas es directo: el programa por el que la mayoría de personas conocen a la aplicación es temporal y es solo un incentivo de mercadeo, como las estrellas o los stickers que también usan otras empresas.

«Nuestro plan de referidos y los Kwai Codes no son un modelo para hacerse millonario. Si la gente piensa pagar deudas solo con eso se está equivocando. También hay que decir que no se trata de ningún modelo de pirámide. No hay un porcentaje por cada persona nueva que traigas y se trata de un modelo de premiación dentro de la app que acaba después de los primeros 10 días». Adicionalmente, hay que ser mayor de edad, tener una cuenta bancaria y en el caso de Colombia, ser residente nacional.

El algoritmo del pueblo

Según Vargas, en Kwai los creadores de contenido no crecen por la cantidad de seguidores que acumulan, sino por la relevancia de todos y cada uno de sus videos. Bajo esa idea, cualquier persona con una cuenta tiene potencial de ser popular y ser vista por miles, aunque solo lo siga un par de sus amigos.

Kwai

«El algoritmo les da el mismo espacio a todas personas», asegura el ejecutivo. Incluso, aclara que en el caso de Kwai un usuario encuentra 3 escenarios en la app:

  • El primero, donde sale lo que publican las personas a quienes sigue.
  • Luego, el de descubre, un contenido que «no es rankeado de ninguna manera».
  • Finalmente el contenido de ‘Para ti’, donde se ven publicaciones recomendadas, basadas en el gusto y las interacciones de ese usuario.

«A nivel de software nuestro algoritmo permite que todas las personas tengan la misma posibilidad de verse, no rankeamos por seguidores o si están pautando o no. Generamos un entorno de contenido más democrático, más inclusivo y que da paso a pequeñas comunidades», explica Vargas.

Aunque el enfoque indiscriminado que promete proviene de que las publicaciones en ‘Descubre’ aparecen de forma cronológica, Kwai sigue teniendo la pestaña de ‘Para ti’, con lo que el control entre ver lo que sugiere el algoritmo o ver lo que pasa en el instante sin que esté priorizado queda en manos del usuario.

Entonces, ¿de qué depende la popularidad en esta nueva red social?

Esta fórmula particular, que vendría a ser el motor de toda red social si la comparamos con un carro, premia la ‘interacción’ con el contenido en video individual. Es decir, alguien con muchos seguidores podría tener un video flojo, mientras que alguien con pocos podría producir un contenido en específico muy bueno.

Cuando la cantidad de visualizaciones aumenta y el tiempo de permanencia es bueno, el contenido empieza a ser considerado para aparecer en las ventanas de ‘Para ti’, buscando encajar con tendencias o preferencias de los usuarios.

Estas reglas, según explica Vargas, también aplican a los contenidos y transmisiones en vivo. En otras palabras, su streaming de videojuegos podría viralizarse en tiempo real si se trata de algo muy interesante, sin importar que usted sea un experto o no en el mundo de la influencia digital.

Hacia un ‘streaming 2.0’

Mientras que el esquema de incentivos por referidos o por ver videos puede durar meses, –aún está vigente en Colombia– pero no es el centro del negocio, ¿qué es lo que busca Kwai?

Según el ejecutivo, lo que se conoce como el streaming, en occidente, todavía no explora sus capacidades totales. Sin importar el jugador que elija, explica que los niveles de interacción que ha conseguido China con sus redes sociales endémicas son distintos.

«Hablamos de un streaming 2.0 o de la evoluación del streaming, porque a diferencia de los en vivos actuales es una alternativa capaz de integrar los elementos de un e-commerce», expresa Vargas. Esa es la dirección que quiere tomar Kwai.

Aunque no desestima la competencia, el plan incluye formar a los usuarios. A través de diamantes, o premios simbólicos, con un valor monetario, Kwai empezará a permitir micropagos para que las audiencias reconozcan el trabajo de los creadores. Con transacciones pequeñas, las comunidades podrían enviar corazones, mensajes y hasta donaciones.

Más adelante, explica Vargas, el sueño es convertir el espacio de livestreaming en una posibilidad de venta virtual. Aunque lo considera «maravilloso para economía», ciertamente acepta que «dependerá de la evolución del mercado».

Con una apuesta formativa y un programa de ‘profesionalización’ gradual propio de la app, la apuesta es que los creadores de contenido sean cada vez mejores. Eso es parte clave para la proyección de la app.

«El futuro de nuestra plataforma es ser un espacio de entretenimiento integral. Vamos a competir fuertemente con palataformas de streaming, con la idea de que el espacio de ocio enriquezca, que agregue valor», puntualiza.

El modelo arrancará con la creación de contenido y dirá el tiempo si después de presentarse con distintos actores en las industrias, Kwai logra una red de aliados para construir esa experiencia de usuario de e-commerce 2.0., en la que las transacciones de dinero sean tan sencillas como ver el contenido y darle un ‘me gusta’.

  • Linda Patiño es autora del libro ‘¿Qué Diablos hacen los Influencers?’.