De la economía del aguacate a la del tomate: así es un ‘invernadero inteligente’ colombiano

Ciencia, Planeta, Slider

La tecnología y la innovación aplicadas al agro son realidades que vienen en distintas presentaciones. Algunas veces utilizan la robótica para automatizar los procesos de siembra y fertilización; en otras es la agricultura basada en datos, o también agricultura smart que gracias a sensores permite monitorear situaciones y establecer acciones; y en algunas más el Big Data y el software de gestión permiten al agricultor tomar mejores decisiones, y también están la biotecnología y la economía compartida, por mencionar tan solo algunos adelantos. En Colombia ya hay un lugar que reúne varias de estas innovaciones.

Se trata de uno de los invernaderos más inteligentes del país, el horticentro de la Universidad Jorge Tadeo Lozano, en Chía (Cundinamarca) que cuenta con tecnología que le permite automatizar y monitorear procesos como el fertirriego para cultivos y la medición de temperatura y humedad, apertura de ventanas y persianas del invernadero -según las condiciones climáticas como la radiación solar y las lluvias-.

Fotografías: Alejandra Zapata. Oficina de Comunicación Utadeo

Del invernadero inteligente, que cuenta con la más moderna tecnología de fertirriego en el país, se espera  que permita mejorar hasta cinco veces la producción en cultivos como el del tomate, que será la primera plantación a trabajar.

La construcción del horticentro finalizó en mayo, en el Centro de Bio-Sistemas Alberto Lozano Simonelli, y fue inaugurado en junio de 2018. Cuenta con un área de aproximadamente 200 metros cuadrados, que cuenta con dos compartimentos en los que puede haber aproximadamente 216 plantas en cada uno.

Detrás del cerebro del horticentro

Toda la operación se maneja desde el cuarto de control, el cerebro detrás del horticentro que está a las afueras del invernadero y que puede ser monitoreado y maniobrado remotamente.

Este cuarto de control tiene un sistema encargado del control de clima – la regulación de la temperatura y humedad del invernadero-, y otro que controla la correcta nutrición de cada planta, a partir de la mezcla de fertirriego (agua y fertilizante). Ambos sistemas funcionan gracias a un software especializado en el que se determinan las condiciones ideales de clima y nutrición para las plantas.

Fotografías: Alejandra Zapata. Oficina de Comunicación Utadeo

Carlos Bojacá, quien lideró este proyecto desde la Universidad Jorge Tadeo Lozano, explicó que “la tecnología y el manejo hacen que se pueda extender la vida útil de una planta mucho más tiempo de lo que lo hace un agricultor tradicional. Esto quiere decir, más producción sin renovar el cultivo”.

Además, desde el cuarto de control también se monitorea el comportamiento del invernadero y se miden variables como PH, humedad y temperatura. Esta información es captada gracias a los sensores internos en los cultivos y a una estación meteorológica, que registra temperatura, radiación solar, lluvia, velocidad y dirección del viento.

Sensores de PH. Fotografías: Alejandra Zapata. Oficina de Comunicación Utadeo

Para regular la temperatura, el invernadero tiene dos sensores: uno para medir la temperatura del aire y otro que  realiza un cálculo matemático para determinar la humedad relativa. Esos datos son enviados al centro de control que decide si es necesaria o no la apertura y dirección del techo y las ventanas.

En cuanto a la interacción con las plantas el fertirriego llega a cada una de ellas por medio de un gotero, generando una alimentación con agua y solución de fertilizante programada.

Fotografías: Alejandra Zapata. Oficina de Comunicación Utadeo

La importancia de este tipo de tecnología, es que además de automatizar procesos, los datos recolectados “le permitirán al especialista en agronomía o técnico de cultivos implementar estrategias para la aplicación de fertirriego, así como acondicionar el cultivo a su temperatura ideal”, explica la universidad.

En su primera fase el  invernadero capacitará a unos 300 productores de tomate de Boyacá y Cundinamarca, pero se espera que a partir del 2019 tanto agricultores como floricultores de todo el país sean partícipes del espacio. La idea es que este se convierta también en un espacio de investigación para el agro de Colombia.

La inversión total del horticentro fue de 100.000 euros aproximadamente (unos 340 millones de pesos), y la  financiación se dio en el marco del “Centro de Capacitación y Conocimiento Colombia” (CeCaCoCo) y el programa de cooperación del Gobierno de Holanda, en el que participan la Universidad Jorge Tadeo Lozano y firmas como Sáenz Fety y Horti Fresco.

Fuentes:

Horticentro de Utadeo, el invernadero más moderno de Colombia.

Utadeo y Holanda inauguraron el invernadero ‘inteligente’ más moderno de Colombia.

Last modified: 8 julio, 2018

Contenido anterior

Educación, Emprendimiento, Slider

De película: la historia del cine comunitario que con innovación transforma vidas en Ciudad Bolívar

Con una escuela de formación y una sala de cine autoconstruida, Ciudad Bolívar apropia de la tecnología y cuenta sus historias a través del cine comunitario...

Contenido siguiente

Planeta, Salud, Slider

Los 10 años de Bill Gates 2.0: el optimista que pasó de Microsoft a su fundación

No fue un capricho de momento, aunque sí una decisión que sacudió al mundo de la tecnología: Bill Gates dejaba Microsoft para dedicarse a salvar vidas. ...