Durante ANDICOM, pocas conferencias tuvieron tanto alcance como la del presidente Gustavo Petro el día inaugural del evento. Si bien tocó temas como la historia del país y la necesidad de una educación TIC más integral desde el colegio, la conectividad y la fibra óptica también fueron temas destacados de su intervención.

Aunque el presidente habló de fibra óptica, que es ciertamente una necesidad en el país, Hughes y HughesNet en Colombia han apostado desde hace décadas por la conexión satelital en el país. La conectividad, después de todo, es difícil de lograr solamente por un medio es necesario utilizar tecnologías complementarias.

Más demanda y más conexiones

HughesNet, la división de Hughes en Colombia, actualmente registra un crecimiento constante después de la explosión que significó pandemia. Según Roque Lombardo, gerente general de HughesNet para Colombia y Ecuador, la compañía de Internet satelital actualmente conecta alrededor de 35.000 hogares y 140.000 personas, sin contar además con los sitios digitales del Ministerio TIC que son unos 45.000.

Según Lombardo, una realidad de la conectividad es que el Internet satelital, por fibra o móvil (4G o 5G) son tecnologías complementarias y no compiten directamente. El ejecutivo explica que, por ejemplo, unas redes celulares 4G pueden hacer uso de Internet satelital en regiones remotas, que luego llegan a lugares centrales en donde transmiten los datos utilizando redes de fibra.

hughesnet roque lombardo andicom

Este agnosticismo de redes ha significado también un crecimiento en la demanda para HughesNet y un nuevo abanico de requerimientos por parte de los usuarios. “Nos ha ido muy bien vendiendo clientes, pero el consumo superó las expectativas, y hubo 2 o 3 meses en donde tuvimos dificultad con el servicio”, dice Lombardo. Ya no es más el ancho de banda, sino también elementos como la latencia y pérdida de paquetes.

“Hemos acompañado el cambio de comportamiento, y en ese cambio de comportamiento aparecen nuevas tecnologías que también satisfacen otras necesidades de los clientes, por ejemplo, el gaming”.

Como reflejo de su éxito, la compañía afronta un «problema positivo», ya que prevé que sus 2 satélites lleguen a su capacidad máxima para 2023. Con esto en mente, la compañía planea el lanzamiento de su tercer satélite para la región el próximo año lo que duplicará la capacidad de Internet satelital en Colombia. “Toda esta demanda ha hecho que nuestros 2 satélites estén llegando casi a su capacidad, entonces el otro año lanzaremos otro satélite”, afirmó.

Sin embargo, estos nuevos comportamientos que explica Lombardo también han funcionado para cambiar la demanda de los usuarios. La tecnología satelital, antes concebida principalmente como un producto para consumidores, también está apuntando a entrar al sector de conectividad empresarial. Esto, evidentemente, también acarrea una serie de requerimientos y demandas que la compañía tendrá que solventar.

Más conectividad rural y empresarial

Daniel Losada, vicepresidente de ventas globales de Hughes, explica que la compañía desde su llegada a Colombia ha estado enfocada en ofrecer conexión en zonas rurales, no solamente como servicio hacia consumidores sino también trabajando con el sector gobierno, conectando escuelas y en general trabajando en reducir la brecha de conexión que existe en el país actualmente.

daniel losada hughes

De la misma forma, la compañía también se ha enfocado en ofrecer un paquete de conectividad mucho más completo para las operadoras de Internet móvil en el país. “Hemos integrado nuestros satélites y nuestra conectividad con esas mismas redes para que la operadora pueda llegar a diferentes sitios con una mínima cantidad de trabajo”, explicó Losada.

Tanto Lombardo como Losada están de acuerdo en una cosa: la demanda por conectividad ha crecido extremadamente rápido. “La demanda de conectividad es insaciable. Los modelos que hicimos hace 5 años nos ha tocado cambiarlos porque la gente está consumiendo mucho más”, dice Losada. La pandemia ha cambiado profundamente los hábitos de los consumidores, y muchos de estos hábitos están basados en la conectividad.

Sin embargo, para Hughes también ha sido importante poder expandirse hacia otros mercados en la región. La compañía, pese a ser el tercer proveedor de Internet empresarial en Estados Unidos, en Colombia tiene una presencia muy reducida en ese sector. Llegar a más consumidores significa también poder conectar más rincones del país, y los satélites se convierten en una opción real.

El ejecutivo explica que la compañía ha optimizado el proceso para permitir que las empresas puedan acceder a servicios satelitales de una forma más sencilla. “Todos nuestros gateways están ya conectados a las redes de fibra global, puedes llegar a todos los servicios de nube. Ya hemos hecho esa infraestructura”, afirmó.

Si bien el fin de la pandemia ha significado un retorno a la normalidad, algo también importante de mencionar es que la demanda por la conectividad sigue vigente. Esta demanda se ha movido hacia otros entornos y ahora el hogar deja de ser el centro de toda la conectividad. Ya sea en teléfonos, trabajo remoto y ambientes profesionales híbridos, lo cierto es que este cambio de paradigma en Internet llegó para quedarse. “Ya no es solamente el hogar, sino que hay un cambio. Es un movimiento del ancho de banda de un sitio a otro”, dijo Losada.


Imagen principal: Scott Evans (Unsplash)