El ambiente laboral está cambiando y muy rápido. Para hablar del trabajo del futuro hay que hacer algunas claridades de entrada. Por ejemplo, que no todo se reduce a teletrabajo, este es uno de varios modelos que se pueden encontrar; de igual manera, este termino no es sinónimo de trabajo digital y no hay una verdad única sobre cómo crear una estrategia de trabajo flexible, porque todo depende de cada compañía. Esto no es un copiar y pegar.

Un imaginario muy recurrente a la hora de pensar en el trabajo es el asociarlo con un espacio físico. En otra época era muy usual escuchar frases como «voy al trabajo», no había relación con la tarea como tal pero sí con el lugar, y ese es hoy uno de los mayores retos para abordar los cambios que se producen en los entornos laborales.

Retos y tendencias de tecnología

Durante el hangout que realizó Impacto TIC, Juan Manuel Gómez, director de ventas de soluciones de espacio de trabajo en Citrix Latinoamérica –empresa especializada en soluciones y tecnologías para el trabajo y la productividad empresarial– explicó que hay que entender que «el trabajo es lo que hacemos» y hay que generar las condiciones idóneas para hacerlo, si es posible, desde cualquier lugar. 

Conocer la organización y hacer un estudio juicioso es el primer paso. Hay que saber qué roles son susceptibles de flexibilizar o hasta qué punto, ya que hay algunos que tendrán mayor porcentaje de teletrabajo que otros, por ejemplo, y otros que definitivamente no puedan. Gómez pone el ejemplo de un restaurante: tiene que estar en el lugar físico pero aún así es un trabajo digital, al usar facturación electrónica.

Las herramientas son fundamentales para lograr estos modelos flexibles de trabajo, la tecnología es precisamente la que apalanca estos cambios y los facilita. Además de la conectividad para teletrabajar, hay que tener aplicaciones que permitan realizar una conferencia, para gestionar información, entre otras; y también son vitales la seguridad y la integridad corporativa.

Bancolombia es una de las organizaciones que mejor ha comprendido esto. Un banco que maneja información delicada de millones de usuarios en el país es uno de las líderes en este tema. De hecho, hay un área encargada para esto y Trinidad Londoño es la especialista en esquemas flexibles de trabajo en la entidad. Ella agrega que uno de los valores más importantes por estos días es la confianza, tienen que trabajar con personas en quienes confiar y que comprendan la importancia y lo retos de estos nuevos entornos laborales.

La experiencia del trabajo
Citrix y The Economist realizaron un estudio sobre el papel de la tecnología en la productividad en el que se abordan 3 puntos: Las tendencias desde el punto de vista del empleado, las empresas y cómo ven el entorno, y el contexto, cómo hacerlo realidad. El estudio está en español y lo pueden consultar aquí .

La cultura del trabajo del futuro

Aunque aún hay procesos culturales por adelantar, la cultura en el trabajo del futuro no es la misma. Una cosa es pararse desde el rol del empleado y otra, desde el empleador.

Del lado de los empleados, ellos ya no están buscando hacer carrera a largo plazo, escalar o vincularse con una empresa de ‘renombre’ que les dé un estatus, y no necesariamente buscan el mejor salario. El 51% de la fuerza laboral del mundo prefiere flexibilidad sobre un ingreso superior.

Del lado de las empresas están las que ya han comenzado a percibir las mejoras. Por un lado, está comprobado que mejora la productividad cuando un empleado está motivado y esa motivación viene precisamente de oportunidades como la flexibilidad del trabajo. Estar sentado 8 horas al días no se traduce en alta productividad.  

Por otra parte, como lo señaló Martha Sanabria, manager de IT en Hays, las empresas tienen la oportunidad de atraer y retener talento, porque aunque aún no se les pase por la cabeza a algunas personas, hay quienes rechazan un trabajo por no encontrar estas oportunidades de flexibilidad. Algunas empresas ya están ofreciendo estos ‘beneficios emocionales’ y son bastante llamativos para las personas. El hecho de poder pasar más tiempo en familia o simplemente tener la posibilidad de decidir cómo manejan su tiempo es de sumo valor.

Retomando las perspectivas desde las empresas, están también las que definitivamente no han abierto la ventada para darse cuenta del mundo que les rodea. Cambiar esquemas mentales sigue siendo uno de los mayores retos y aquí está todo por hacer. Por ejemplo, entender que el foco debería estar en trabajar por objetivos o cambiar los procesos de contratación (que aún siguen siendo poco flexibles).

La consultora Hays Colombia realizó un estudio en el que les recomendamos leer el apartado sobre el futuro de la contratación. Pueden descargarlo aquí.

Y es que estos cambios traen repercusiones en otros temas. En algo tan evidente como la salud (física y mental), y en otras cosas no tan visibles, como la  finca raíz. Hay precios que se están desplomando, porque eran zonas de ‘trabajo’, como el centro de Manhattan, pero que han perdido valor precisamente por los alcances de quedarse en casa y las posibilidades de la virtualidad. Y para no irnos muy lejos, ¿qué tal si en vez de discutir sobre el Metro de Bogotá se fortalecen estos modelos de trabajo? Si no son millones de personas los que necesitarán desplazarse a diario, ¿sería necesario un metro?

Un reto enorme es cambiar la mentalidad y la cultura, dentro y fuera de las empresas.

Hangout #ElFuturoDelTrabajo

Para conocer más del entorno actual, casos de éxito, modelos flexibles de trabajo y pautas, revivan aquí el hangout completo:

Foto principal: creado por Freepik (Freepik).