No hay duda de que la llegada de los teléfonos inteligentes cambió al mundo. Y es que existen pocas cosas totalmente disruptivas, que dividan la historia, que marquen un antes y un después. La rueda, Internet y, precisamente, los teléfonos inteligentes son algunos de esos casos, pues cambiaron la forma en la que se hace todo. La suma de dispositivos móviles y localización es una muestra de ello.

Si hablamos del aporte de las tecnologías móviles a otras industrias la lista puede ser de nunca acabar. Incluso se han creado nuevas industrias como el comercio móvil, juegos móviles, banca móvil, publicidad móvil, aplicaciones móviles y así sucesivamente. En alguna medida todos los sectores se han visto permeados, directa o indirectamente, por la movilidad.

En esta primera entrega de Muevan las Industrias –una sección en donde traemos casos de como la tecnología ha cambiado diferentes industrias– enfocada en dispositivos móviles, vamos a hablar de la localización. Cómo tener un teléfono inteligente, que se puede llevar a todos lados, que recibe y envía información todo el tiempo, afecta diferentes escenarios. Y para eso repasamos algunos casos en los que se pide ‘activar la localización’ del teléfono, no por capricho, sino como parte fundamental de un producto o servicio.

Primero algo de historia…. 

Si decimos que todos llevamos algo de tecnología militar en nuestros bolsillos, puede que se generen algunas caras de desconcierto. La verdad es que podemos estar cargando más de una, todas empaquetadas en el teléfono móvil. Pero nos referimos específicamente al GPS (Global Positioning System o Sistema global de posicionamiento), que fue desarrollado por el Departamento de Defensa de Estados Unidos y actualmente es propiedad de la Fuerza Espacial de los Estados Unidos, aunque no es el único actor: Beidou (35 satélites) es su homólogo chino; Glonass (24 satélites) es el ruso, y la Unión Europea tiene a Galileo (30 satélites).

De vuelta al GPS, el sistema cuenta con 31 satélites en operación que transmiten dos señales de radio denominadas L1 (uso civil) y L2 (uso militar). El uso civil de esta tecnología data de 2000, cuando el entonces presidente Bill Clinton eliminó la ‘señal selectiva’, un bloqueo que que limitaba su uso.

Luego de esto, el GPS se abrió paso para el uso comercial, lo que permitió que hoy los smartphones tengan este servicio, aunque no necesariamente todos sean GPS literal. Por ejemplo, Sony y HTC usan Glonass, como también lo hicieron los primeros modelos de Apple (el iPhone 4S, por ejemplo), mientras que los iPhone más recientes ya usan el sistema Galileo. Pero en general, los teléfonos móviles más modernos tienen compatibilidad con estos 4 sistemas de navegación satelital.

Dispositivos que usan Galileo
Más de 30 modelos ya usan el sistema Galileo y estos son algunos:

Apple: iPhone 8 Plus, iPhone 8, iPhone 10/X
BQ: Aquaris V Plus, Aquaris V, Aquaris X5 Plus, Aquaris X, Aquaris X Pro
Google: Pixel 2, Google Pixel 2 XL
Huawei: P10 plus, Mate 9 pro, P10, Mate 10 Pro, Mate 9
LG: V30
Mediatek: Meizu Pro 7 Plus, Meizu Pro 7
Motorola: Moto X4
Nokia: Nokia 8
Oneplus: Oneplus5
Samsung: S8, S8+, Note 8
Sony: Xperia XZ Premium
Vernee: Apollo 2

Fuente: Galileognss.eu.

Así han evolucionado industrias de servicios gracias a la localización a través de los dispositivos móviles 

¿Qué pasaría si hubiera un apagón y de repente no tuviéramos servicio de localización en nuestros dispositivos móviles? Colapso total. Aunque hay otros dispositivos que usan GPS (como los vehículos), la mayoría depende hoy del GPS en su smartphone (y en ciertos casos de tabletas y wearables como los smartwatch).

Foto: geocaching.smartlog.dk (Flickr)

Solo para dimensionar, se estimaba que en el mundo había 1.320 millones de vehículos (carros, camiones y buses) en 2016, y se pronosticaba que para 2036 llegaríamos a 2.800 millones. Del otro lado, se pronostica que la cantidad de dispositivos móviles crecerá a 16,800 millones en 2023.

Es más probable que los usuarios tengan al menos 1 dispositivo móvil en vez de un carro, u otro tipo de artefactos con GPS, o un dispositivo con servicio de GPS dedicado, como el de la foto.
Statistic: Forecast number of mobile devices worldwide from 2019 to 2023 (in billions)* | Statista
*En este caso, los billones son miles de millones. Tomado de Statista.

1. Servicios de emergencia

Ya sean bomberos, servicios médicos, rescatistas o cualquier otro que se venga a la cabeza, todos dependen de la localización, y poder saber exactamente dónde están los usuarios, gracias a sus dispositivos móviles, es decisivo y puede incidir en la vida o muerte.

Con el desarrollo de la tecnología se ha visto cómo el modelo de atención ha ido cambiando, ya no es el paciente el que va al hospital sino el hospital (o el servicio médico) el que va al paciente. Cuando hace un tiempo vimos los primeros videos del uso de drones en servicios de emergencia, los titulares se fueron precisamente por el lado del uso de estas naves no tripuladas, pero el teléfono acá es vital. No solo para contactar al servicio de emergencias, sino para que el dron sepa a dónde llegar.

«Tenemos tu ubicación, el drone ambulancia va en camino».

En salud especialmente, los dispositivos móviles como los relojes inteligentes también hacen parte de esta evolución. Porque además de la localización están midiendo los signos vitales y pueden generar alertas, por ejemplo, en caso de infarto, apoyándose en el uso tecnologías adicionales como la Inteligencia Artificial.

A los rescatistas, un teléfono en el bolsillo, con localización activada, les da pistas enormes. Recordemos que la localización no depende de la conectividad, precisamente porque usa tecnología satelital. Entonces sí, el GPS puede funcionar así no haya wifi o redes celulares.

En Israel, por ejemplo, trabajan en desarrollos como Res-Q-Cell (de Industrias Aeroespaciales de Israel, IAI), que localiza sobrevivientes atrapados, mediante la emisión de señales que activan sus dispositivos celulares, incluso cuando las redes celulares colapsan.

Otro ejemplo es el caso de los excursionistas que se pierden en montañas y otros parajes. José Ángel Berná, profesor del departamento de Física e Ingeniería de Sistemas y Teoría de la Señal, de la Universidad de Alicante, desarrolla su investigación sobre este tema: localizar a personas desaparecidas en lugares donde no hay cobertura móvil.

«Hemos diseñado una aplicación que puede incorporarse a cualquier smartphone y que, sin disponer de cobertura móvil, emite una señal wifi la cual actúa como baliza de socorro y puede alcanzar una distancia de varios kilómetros”, según le dijo a la Agencia Efe. Sin embargo no es uso comercial, está dirigida a los organismos de socorro.

2. Logística, envíos y mensajería

El sector económico del retail, que reune a empresas que comercializan productos de forma masiva y los entrega al consumidor final, depende en este punto de la historia de los dispositivos móviles, como teléfonos, tabletas y sensores. Aquí los actores más reconocidos son empresas como Amazon, Alibaba o Walmart, y sin ir muy lejos, Éxito o Carulla, que necesitan tener control de toda la cadena de suministro, desde la bodega hasta que  el producto llega a las manos del cliente.

Y el retail no es el único sector: también podemos incluir servicios de transporte independiente, como un Servientrega, DHL o similares; y también la mensajería. Lo importante es simplificar la logística y hacer seguimiento a través de la localización en los dispositivos móviles.

El Internet de las Cosas (IoT) aparece como una de las tendencias más importantes del sector, porque con dispositivos conectados y geolocalizados, en conjunto con otras tecnologías, se puede calcular el tiempo de desplazamiento y las rutas, lo cual sirve precisamente para optimizar tiempo, pero también para hacer rastreo tanto de los vehículos como de la mercancía. Y esto solo hablando de localización, porque si se abre el abanico a todas las aristas, sería un tema de no terminar. La tecnología móvil revoluciona esta industria de diferentes maneras.

En una encuesta realizada por GPS Shopper y comScore, citada por Beaconstac, el 27% de los clientes cree que la opción de ubicación es la característica más importante en las aplicaciones móviles de los minoristas. Es importante para los clientes saber dónde está su pedido y rastrearlo.

Por otro lado, hay tecnologías que permiten saber dónde están los clientes (en el caso de grandes superficies), que también incide en procesos comerciales. Aunque ese es otro capítulo.

Y antes de cerrar, los servicios de entrega no se refieren únicamente a los vehículos como los carros, barcos, aviones o trenes; las bicicletas y motos también han encontrado gracias a la tecnología móvil una forma de incrustarse aquí. Emprendimientos como Mensajeros Urbanos son ejemplo de esto.

3. Seguridad de seres queridos

En otros tiempos las madres pedían un sentido «avise dónde va a estar» para estar tranquilas y conocer el paradero de sus seres queridos. Hoy, el mensaje podría ser diferente, algo tipo «active la localización«. Y este caso es diferente de los ejemplos de rescate previamente mencionados.

Para los núcleos familiares y grupos sociales es importante saber dónde están las personas queridas. Durante la jornada de Paro Nacional en Colombia, repasamos la importancia de tener la localización activada en los dispositivos móviles. Existen aplicaciones específicas para configurar dentro del grupo familiar que permiten saber dónde está cada uno de sus integrantes.

Claro está, el uso de estas aplicaciones depende de la cultura familiar que exista. No se trata de espiar los movimientos, sino de tenerlas como una opción de seguridad y ‘parte de tranquilidad’.

4. Turismo

¿Cómo se defiende un turista hoy en día? Con su teléfono y su sentido de la orientación. Ya sea usando únicamente Google Maps o aplicaciones específicas, la espina dorsal es la localización.

Los usuarios hoy en día pueden seguir mapas (la exactitud de los mismos depende de varias cosas; precisamente, una de las necesidades por las que surgió Galileo fue la inexactitud del GPS en ciertas zonas) o encontrar recomendaciones de sitios de interés (restaurantes, museos, hoteles y demás) gracias a la ubicación.

De hecho, el GPS es un salvavidas cuando no hay conectividad. Un truco de los viajeros es hacer la investigación previa del lugar al que se dirigen desde un lugar donde haya conectividad. Por ejemplo, en el hotel se revisa la ruta del bus, se descargan las imágenes para el mapa y luego cuando salga y se quede sin conectividad, el GPS sigue funcionando, entonces puede ir rastreando su movimiento y saber cuando está en su lugar de destino (y bajarse del bus o dejar de caminar).

5. Juegos móviles

Esta es una de las industrias más jóvenes. Nació en 1994 con el Tetris, pero dio un salto cuando llegaron los teléfonos inteligentes y la conectividad. Pokémon Go no hubiera sido el éxito mundial que fue, si no hubiera sido por la localización (ok, tampoco hubiera generado tantos accidentes). En 2016 fue elegido por la revista Forbes como el juego más importante del año y se estima que logró  27 millones de usuarios solo en Estados Unidos durante ese año; y según Statista, la cifra se elevará a 67 millones en este 2020. En Asia se espera que pase de 84 millones de usuarios a 311 millones en el mismo período.

Tomada de: SensorTower.

¿Quién no recuerda ver jóvenes buscando pokemones por todos lados? Aunque el boom de su lanzamiento ya se disipó, sigue siendo un juego muy rentable, pues para finales de 2019 el popular título móvil alcanzó 3.000 millones de dolares en ingresos. El juego consiste en atrapar pokemones –como lo hacían sus personajes en la serie animada–, como lo explica el video a continuación. Además de la localización, la Realidad Aumentada fue una tecnología clave en el éxito del juego. Y ciertamente no es el único que usa estas tecnologías.

6. Delivery

Rappi, Uber Eats, iFood, Domicilios.com y servicios similares no existirían si no fuera por la localización y los móviles. Esta es una de esas industrias que sigue transformándose, propia de la época digital en la que nació. En el caso de Rappi no se puede definir únicamente como una aplicación de domicilios, pues también tiene algo de Fintech, comercio electrónico e incluso ingresa al sector de la salud con los nuevos servicios de entrega de medicina, diseñados para este segmento.

A pesar la popularidad del famoso unicornio –ya sea buena o mala– , en marzo de 2018 Domicilios.com era la aplicación más usada en Colombia, tenía el 75 % de los usuarios, mientras que el 25 % había descargado Rappi (Statista).

7. Servicios de transporte

Aunque en la letra pequeña no se definan como aplicaciones de transporte, esta es precisamente la industria en la que operan aplicaciones como Uber, Cabify, Beat o Didi, y ha sido tal el revolcón y la transformación que han traído, que han hecho que actores tradicionales como los taxis también se suban a este viaje, pues ahora cuentan con sus propias aplicaciones.

Si bien todas las aplicaciones tienen en común los carros, los cuales en algunos casos vienen con un GPS integrado, los que suelenusar es la localización a través del teléfono (no del vehículo). El usuario tiene una aplicación, el conductor otra y además se han venido agregando funciones como la posibilidad de compartir el trayecto con algún contacto (para aquello del ‘avise dónde va a estar’), ofreciendo diferentes servicios basados en la localización a través de los dispositivos móviles.

Foto de portada:  StockSnap (Pixabay)