Un término que ha ganado relevancia en los últimos años en el mercado de los teléfonos ha sido el del gaming. Después de todo, los videojuegos también tienen una presencia importante en el mundo de los teléfonos, no solamente para los usuarios sino también para los miles de desarrolladores que crean los juegos.

De esta forma, los consumidores también se han empezado a preocupar por cómo será el rendimiento del teléfono al momento de ejecutar los juegos más demandantes. Una experiencia llega de alta latencia, con cuadros por segundo muy bajos y una pobre respuesta puede arruinar por completo una experiencia de juego. Con esto en mente, vale la pena hacer un repaso por algunos de los elementos más importantes para tener la mejor experiencia en los videojuegos

Los internos y el chip

Como era esperado, las especificaciones de un teléfono son importantes, aunque su relevancia también depende de cada persona. Actualmente muchos juegos cuentan con la posibilidad de cambiar los ajustes gráficos para tener más fidelidad en las texturas y los modelos del juego. La gran mayoría de chips son capaces de correr un juego con todos sus ajustes en bajo, pero la experiencia no será la mejor.

Chips como el Dimensity 9000, 8100 o el recientemente lanzado 1300 son capaces de correr juegos intensivos como Call of Duty Mobile y Genshin Impact en gráficos medios o altos y manteniendo siempre los cuadros por segundo en 60 o incluso más por encima.

De la misma forma, siempre es recomendable tener por lo menos 6GB o más de memoria Ram, así como 128 GB de almacenamiento para no tener que lidiar con un teléfono sin capacidad para almacenar más juegos.

Eficiencia y refrigeración

Todo proceso intensivo que ejecutemos en el teléfono generará calor dentro del teléfono. Este calor vendrá principalmente del chip, aunque componentes como la batería y la memoria también tienden a generar un calor considerable. Justamente por esto es importante tener un teléfono eficiente y que también tenga un sistema de refrigeración adecuado.

Acá no estamos hablando de ventiladores, sino que un sistema pasivo que sea capaz de disipar el calor generado por el chip y que no sea molesto para los usuarios. Esto, por lo general, suele ser mencionado en las reseñas de teléfonos, lo que da una idea general de cómo será el comportamiento del teléfono en tareas más largas e intensivas.

De la misma forma, también es importante tener un chip eficiente. El Dimensity 8100, por ejemplo, está fabricado en un proceso avanzado de 5 nanómetros, lo que lo hace un chip eficiente energéticamente.

Batería y carga

Evidentemente, cada vez que utilizamos nuestro teléfono la batería se va a descargar. En este apartado es importante siempre buscar la mayor capacidad de batería siempre y cuando se mantenga en los límites necesarios para el usuario. El Pova 3 de Tecno, por ejemplo, tiene 7.000 mAh de batería que dura 2 días enteros y le sobre, pero es un teléfono de 6,9 pulgadas que tal vez es muy grande para algunas personas.

En ese sentido, recomendamos tener como base 4.500 mAh en el teléfono. Si bien la carga rápida de un teléfono es importante para no esperar de más, lo cierto es que la capacidad de la batería permitirá en últimas tener sesiones de juegos más largas en aplicaciones como PUBG o Call of Duty.

Pantalla y tasas

La pantalla es sin duda uno de los elementos más importante para cualquier persona. Sin embargo, es especialmente importante para los gamers ya que es el medio por el que más interactuamos con los juegos. La diferencia entre Oled y pantallas IPS tiene a ser más favorable para las Oled, pero en algunos casos también depende de la preferencia del usuario por encima de otros aspectos.

Es importante tener siempre una pantalla Full HD, es decir de 1.080p o más. De la misma forma, la tasa de refresco es especialmente importante en juegos en donde los tiempos de reacción deben ser muy bajos. 90 y 120 Hz se han popularizado bastante, aunque algunos teléfonos como el Motorola Edge 2022 ofrecen hasta 144 Hz gracias a su chip Dimensity 1050.

Un aspecto a veces poco discutido también es la tasa de muestreo de la pantalla. En términos simples, esta tasa se refiere a qué tan rápido responderá el teléfono a nuestros controles y movimientos. En este apartado recomendamos tener al menos 180 Hz en la tasa de muestreo.

Experiencias conectadas

En la actualidad, la mayoría de los teléfonos cuentan con conexiones inalámbricas. Si bien es difícil conectar un teléfono a un enrutador por medio de un cable, por ejemplo, lo cierto es que se pueden considerar otras opciones. El sonido por bluetooth es muy conveniente, pero para los gamers que busquen la mejor potencia los audífonos cableados ofrecen una menor latencia y a veces una mejor calidad.

De la misma forma, también es importante tener un ecosistema de dispositivos para mejorar la experiencia de juego. Una batería externa, por ejemplo, puede extender por mucho las sesiones de juegos, y acá recomendamos una que tenga por lo menos 5.000 mAh de capacidad.

Por último, también existen muchos accesorios de juego como controles, gatillos o mejoras en el enfriamiento del teléfono. Es importante que el teléfono escogido sea compatible con este tipo de accesorios para tener siempre la experiencia más completa y versátil.

Imagen principal: Unsplash