fbpx

¿Qué es la tasa de muestreo en los teléfonos y cómo afecta mi experiencia?

En el mundo de los teléfonos inteligentes, uno de los aspectos más importantes es la pantalla o el display. Además de temas como el tipo de pantalla, contraste y tamaño, en el último par de años la industria se ha movido también a tener tasas de refresco por encima de los 60 Hz, que antes eran considerados el estándar de toda la industria.  

Esto ha llevado a que muchos fabricantes ahora tengan tasas de refresco de 90 o 120 Hz, que en cuentas resumidas significan una experiencia mucho más fluida en la mayoría de aplicaciones. Sin embargo, al mismo tiempo, y respondiendo a las demandas los usuarios más exigentes, muchos fabricantes también han empezado a notar la relevancia de la tasa de muestreo.  

Entendiendo la tasa de muestreo 

La tasa de muestreo –que en inglés se conoce como sample rate– es un elemento atado a la pantalla de nuestros teléfonos. En una definición básica, la tasa de muestro es el número de veces que la pantalla puede registrar el toque del usuario. Esta tasa es por lo general medida en 1 segundo, y también se utiliza la medida en Hertz o Hz para indicar la frecuencia.  

Explicando un poco mejor, las pantallas de nuestros teléfonos se refrescan constantemente para poder registrar el toque del usuario. Aunque la tasa de refresco y la tasa de muestreo suenan parecidas, lo cierto es que cada una se refiere a cosas distintas. Mientras que la tasa de refresco se refiere las imágenes que muestra la pantalla, la tasa de muestreo se refiere a qué tan frecuentemente la pantalla ‘siente’ y registra los toques del usuario. 

Entonces, una tasa de muestreo de 60 Hz significa que cada segundo la pantalla verifica 60 veces el toque de los usuarios. Hablando en medidas de tiempo, esto se traduce a que cada 16,6 milisegundos la pantalla verifica si el usuario está tocando la pantalla. Sin embargo, a medida que los display se vuelven de más calidad, los fabricantes también han ido aumentando la tasa de muestreo.  

Una tasa de muestreo de 120 Hz reduce en la mitad el tiempo que teléfono registra los toques de usuario a una vez cada 8,33 milisegundos. Esto, en últimas, se traduce a una experiencia más sensible y que responde mejor en la interacción con el usuario. La tasa de muestreo está limitada por el chip que use el teléfono, y es algo importante para tener en cuenta.  

MediaTek, por ejemplo, ha incluido en su chip Dimensity 1200 una tasa de muestreo de hasta 360 Hz que se puede ver en teléfonos como el Realme GT Neo, que seguramente podrá satisfacer todas las necesidades de incluso los usuarios más demandantes.

Imagen: MediaTek

Hablemos del ‘lag’ 

En el lingo de tecnología, el lag se refiere a cuando hay un tiempo muy largo entre el momento cuando toco la pantalla y cuando el teléfono responde. En juegos en línea, por ejemplo, puede que el usuario quiera que su personaje salte, pero debido al lag el personaje toma algunos segundos (o décimas de segundo, pero que parecen eternas) antes de saltar en el juego. 

Aunque es común hablar sobre el lag que se produce en juegos línea cuando no hay una buena conexión de Internet, el lag o la latencia también es un asunto fuera de la conexión. Pensemos, por ejemplo, que por más rápido que sea nuestro teléfono, siempre habrá un tiempo de respuesta entre el momento cuando tocamos la pantalla y el momento cuando el teléfono responde.  

Esto se debe a que, incluso en milisegundos, el teléfono debe detectar nuestro toque, llevarlo al chip del teléfono, procesar la información y luego mostrarla en pantalla. El reto de los fabricantes y de empresas como MediaTek es, entonces, poder reducir esta latencia lo más que se pueda. Esto, principalmente, para que el usuario tenga una experiencia con menos lag y con más fluidez.  

Con todo esto en mente, podemos ver que aumentar la tasa de muestreo de la pantalla es una forma relativamente simple para poder tener una experiencia más fluida. Si el teléfono está registrando las interacciones más rápidamente –como a 360 Hz cada segundo–, entonces todo el procesamiento por parte del chip se puede hacer más rápido y se tiene un equipo que responde mucho mejor.    

¿Más es mejor? 

En términos generales, para los usuarios que quieran la mejor experiencia y que sea más fluida, una mayor tasa de muestreo será muy beneficiosa. Para los usuarios amantes de los videojuegos, la tasa de muestreo se traduce también a juegos que responden mejor en general y que en ocasiones puede ser la diferencia entre ganar o perder la partida.  

Para teléfonos con chips MediaTek, la tecnología de HyperEngine permite que muchos teléfonos –como aquellos con los chips Helio G85– tengan hasta 240 Hz de tasa de muestreo. De la misma forma –como ya lo mencionamos antes–, los chips de la línea Dimensity tienen tasas que llegan hasta a los 360 Hz, un número bastante alto y que no se ve a menudo en el mercado.  

Aunque la tasa de muestreo no es un tema del se hable bastante, lo cierto es que es uno de esos detalles que hacen la diferencia entre una experiencia que se siente lenta y otra que se siente ágil, rápida y siempre con la mejor respuesta. Así las cosas, y con tecnologías como esta, los teléfonos alcanzan siempre nuevos horizontes para los usuarios. 


Imagen principal: Onur Binay en Unsplash  

Sebastián Romero Torres
Filósofo de formación y geek empedernido. Amante de los videojuegos, la tecnología, la música y el espacio.

Contenidos relacionados